Andalucía vacunará a 135.000 docentes y seguirá la semana próxima con los policías

Las dosis se han empezado a aplicar a los profesores de Jaén y Granada, independientemente de las mutuas que tengan

Una mujer se vacuna en el Palacio de los Juegos Mediterráneos de Almería
Una mujer se vacuna en el Palacio de los Juegos Mediterráneos de AlmeríaCarlos BarbaEFE

Tras los residentes y trabajadores de los centros de mayores, los ancianos de más de 80 años, sus cuidadores y el personal sanitario, el proceso de vacunación contra la covid continúa en Andalucía con otros dos colectivos que están en contacto con grupos que pueden suponer un riesgo: docentes y policías. En Jaén y Granada ya se han empezado a administrar las dosis a 135.000 docentes y la próxima semana se inicia el proceso con los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, incluida la Policía Local. El consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, aseguró que la vacunación se llevará a cabo con independencia de las mutuas que tengan cada uno de ellos, y se administrarán dosis del preparado de AstraZeneca a todos los menores de 55 años, un proceso que «durará varias semanas porque necesitamos que nos envíen más vacunas».

Bendodo destacó el esfuerzo de la comunidad educativa para que los centros escolares andaluces sean lugares seguros e incidió en que, pese a que el pasado septiembre el PSOE «intentó boicotear» la vuelta al cole, hay más de 7.000 colegios y «el número de aulas cerradas es mínimo» en la actualidad.

Además, detalló que 117.000 mayores de 80 años ya han recibido la vacuna en la comunidad, y más de 23.000 ya han completado la pauta (dos dosis).

Respecto a la evolución de la pandemia, manifestó que la cifra de andaluces hospitalizados, que es de 2.338 personas, «baja cada día» y «se aleja» del pico alcanzado hace unas semanas, cuando Andalucía llegó a rozar los 5.000 ingresados.

A ello se une que la tasa de casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días ha descendido hasta los 279, frente a los cerca de 1.000 de hace unas semanas, que era «una situación de alerta». «Son datos positivos, esperanzadores, que ni mucho menos nos tienen que llevar a relajarnos o abandonar la responsabilidad», subrayó Bendodo.

El consejero señaló que si el Gobierno central «quiere cumplir su compromiso» de que el 70 por ciento de la población esté vacunada antes del verano, debe aumentar el número de vacunas que envía a Andalucía, y pasar de las 100.000 a la semana a 500.000.

Por su parte, CSIF apremió a la Junta a que establezca un calendario para la vacunación prioritaria también del personal docente de más de 55 años, compuesto por 20.000 profesionales en Andalucía. El sindicato informó de que a estos docentes, de acuerdo a las recomendaciones vigentes, no se pueden vacunar con la dosis de AstraZeneca, que sí va a ser administrada al profesorado más joven.

La administración educativa ha confirmado a CSIF que ni embarazadas ni madres en periodo de lactancia serán vacunadas de momento, según indicaciones de Sanidad, mientras que los pacientes de enfermedades crónicas, inmunodepresivas u oncológicas lo harán por prescripción de su médico.

CSIF valoró que la administración autonómica haya decidido dar preferencia a los docentes en la vacunación frente a la covid como colectivo de alto riesgo de exposición al contagio, si bien demanda certidumbres sobre cómo se procederá con el colectivo docente mayor de 55 años, que también debe ser vacunado.

De otro lado, UGT consideró «imprescindible» incluir en el plan de vacunación al colectivo de personas que padecen discapacidad intelectual y trastornos mentales entre los grupos «prioritarios». La central indicó que este grupo de población dependiente, permanentemente atendido por sus familiares y por los profesionales sociosanitarios en centros específicos de educación, ocupacional y asistencial, se encuentra «en un riesgo extremo de contraer la enfermedad».