Un 28F en el que ya no se exige dignidad, pero se pide esperanza

Moreno apela a un andalucismo «moderno» y reclama a la UE y al Gobierno de Sánchez «efectividad» en el reparto de vacunas que permitan dejar atrás la «pesadilla» covid

Thumbnail

«Es la primera vez que vengo a Sevilla en un año», «nos daba un poco de reparo, por el virus ése, pero es un día importante» o «había que estar» son algunas de las frases que se han escuchado hoy a las puertas del sevillano Teatro de la Maestranza, en el que se ha celebrado el acto institucional de entrega de las distinciones de Hijo Predilecto y las Medallas que concede la Junta con motivo del Día de Andalucía. No ha habido bulla, como ha marcado el coronavirus.

Dentro, el presidente del Gobierno autonómico, Juanma Moreno, ha intentado que la esperanza cobrara vida, pese a ser consciente de que era el 28F «más triste» de la historia. De hecho, se le ha quebrado la voz y ha tenido que interrumpir momentáneamente su discurso cuando ha confesado que él, como muchos, ha padecido «la angustia del familiar enfermo, el desánimo del amigo con el negocio cerrado» o «la tristeza por la soledad» de los mayores. A esa negrura ha contrapuesto la «luz» de los profesionales de la sanidad, cuya labor ha sido fundamental durante la pandemia. Ha tenido palabras además durante su intervención para otros colectivos como los docentes, los científicos e investigadores, los agricultores, los responsables de los lugares de encuentro que son los bares o los jóvenes. Grupos, todos ellos, que han sufrido de algún modo con fiereza los efectos del incansable coronavirus.

Pero hay que avanzar, por eso Moreno ha hecho una apelación a «la confianza» en que se puede ganar el futuro porque «nadie» como el «valiente» pueblo andaluz «sabe levantarse después de caer». «Somos mujeres y hombres tenaces que siempre hemos resistido ante el infortunio», ha proclamado, para encadenar su convicción en que la «pesadilla pasará» y los andaluces estarán ahí, «cargados de esperanza», para seguir adelante cuando lo haga.

De hecho, les ha pedido que sueñen con «ser la tierra próspera» que la región puede ser, con ser «el referente de oportunidades y bienestar de toda España», con ser, en definitiva, los «líderes» de su «entorno». «Soñemos y hagamos el sueño realidad», ha invitado. E incluso ha anunciado que trabajan en «un nuevo paquete de ayudas económicas, que será el más importante aprobado por cualquier comunidad» hasta ahora, según ha afirmado, ligado a los sectores de la restauración, la hostelería y el comercio, aunque no ha dado más detalles. Pero nada de eso será posible, sin las vacunas contra la covid, que constituyen «hoy por hoy», la «única solución real», ha reconocido. En ese punto ha reclamado a «la Unión Europea y al Gobierno de la Nación diligencia y efectividad en la distribución» de las dosis inmunizadoras necesarias para «iniciar de una vez por todas esa ansiada recuperación» social y económica. «Sin vacunas no hay recuperación posible, no la hay», ha recalcado.

En línea con lo expuesto antes, ha dicho que la ciudadanía «lleva un año de sacrificios», ha sido «generosa en el esfuerzo» y ha acatado «la estrategia común de sus administraciones», pero ha matizado que hoy, «cuando la solución está ya al alcance de la mano», exige «prontitud y capacidad». «Ningún otro asunto, ningún debate ni disputa pueden distraer» a «quienes tienen la responsabilidad», ha advertido. Ha dejado claro que el Ejecutivo regional velará por «el interés de todos y cada uno de los ocho millones y medio de españoles» que habitan «al Sur de Europa». La Junta pretende llegar al verano con el 70% de la población vacunada para recobrar «de una vez por todas» cierta normalidad. Y buscará luego «contar con la lealtad y los fondos de Europa y de España» para «hacer algo que es absolutamente imprescindible: reconstruir uno por uno todos los sectores económicos más dañados, reanimar el empleo y sacar adelante ese nuevo modelo de desarrollo y bienestar que Andalucía está edificando», ha resumido Moreno.

El presidente ha tirado de poetas y ha citado a Cernuda y Lorca en una alocución en la que ha incrustado alabanzas para los galardonados con las Medallas de Andalucía y para Raphael, como Hijo Predilecto. Cuando se ha referido al Parlamento regional, sobre el que ha recaído la distinción Clavero Arévalo, ha apuntado que con esa medalla en concreto se reconocen «los valores del andalucismo en permanente renovación», uno «nuevo», con «acento», que «construye un camino propio» que «reafirma» la «esencia» y la «historia» de la comunidad. «Reivindicamos un andalucismo moderno, con mirada de futuro y vocación de liderazgo», ha condensado, porque «Andalucía ya no es la tierra que reclamaba dignidad en 1980», ha rematado. Moreno ha escarbado en esa idea para sumar que tiene «raíces profundas en el amor a lo nuestro», pero «con la vocación universal que siempre tuvo Andalucía». Una «aparente contradicción» que, a su juicio, encarnan algunos de los distinguidos ayer como Pepe de Lucía o el dúo humorístico Los Morancos.

El popular no ha querido cerrar sin recordar que la región actual, «innovadora» y vigorosa, sigue siendo un territorio solidario y «comprometido» con España, dispuesto a «hacerla mejor». Un propósito para el que «todos los andaluces son indispensables». Antes de arrancar el acto, le pusieron el foco en un tuit en el que el presidente de la Nación, Pedro Sánchez, felicitó el día a los andaluces, y le respondió que «el Sur» tendía «su mano» para superar la crisis.

Un acto con aforo limitado por la pandemia
El acto institucional de entrega del título de Hijo Predilecto de Andalucía y de las medallas de la comunidad que otorga el Gobierno regional con motivo del 28F ha vuelto a armarse este año en el Teatro de la Maestranza de Sevilla. Ha sido una gala con aforo reducido por el coronavirus, pero a la que han asistido invitados como el ex presidente de la Junta José Rodríguez de la Borbolla, quien se ha sentado junto a la también ex presidenta y ahora líder de la oposición, Susana Díaz.