El salto de Hervías de Cs al PP, un envite al pacto andaluz

La salida del senador por Andalucía abre aún más la crisis en el partido naranja y puede tener repercusiones en la Junta

Continuación del pleno en el Senado
El ya exsenador de Ciudadanos, Francisco Hervías, se ha pasado a las filas del PPÓscar Cañas Europa Press

La moción de censura contra el Gobierno del PP en Murcia presentada por el PSOE y Cs solo podía significar el principio de un terremoto de mayores dimensiones en todo el territorio. Y Andalucía, que limita con la comunidad murciana, no iba a ser menos. Este sábado el exsecretario de organización de Cs y senador por designación autonómica por Andalucía, Fran Hervías, anunció su dimisión y su inmediata incorporación a las filas del PP. El alcance del movimiento todavía tardará en materializarse, pero deja tocado a Cs en su nueva estrategia de acercamiento a los socialistas para diferenciarse de las posturas ultra conservadoras.

El fracaso en las elecciones catalanas –donde ha pasado de ser primera fuerza a tener representación residual– ha animado a los críticos con la nueva dirección que encarna Inés Arrimadas a saltar del barco, no sin antes asegurarse un puesto en el PP. Desde hace meses el ruido interno en Cs es abrumador, también en Andalucía donde su líder, Juan Marín, venía afrontando los envites de un sector crítico cuya máxima representante es la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, Rocío Ruiz. Hervías era precisamente otro de los principales detractores internos de Marín, que paradójicamente fue quien abrió a principio de año el debate sobre una posible fusión con los populares de cara a las próximas elecciones andaluzas –previstas para dentro de dos años, si la convulsión política no adelanta las fechas–.

Hervías, cosas de la política, mantiene un fuerte nexo con Cs, por su compañera de partido y esposa –acaban de ser padres–, Virginia Salmerón, que fue diputada en el Congreso aunque perdió el acta en las últimas elecciones. Su destino profesional está a la vez ligado y desligado de Cs: fue designada adjunta al Defensor del Pueblo Andaluz, a propuesta de su partido, pero este cargo implica renunciar a la militancia. Catalán de nacimiento, Hervías formaba parte de Cs desde sus orígenes en Cataluña y fue una figura clave en la dirección del partido durante la etapa de Albert Rivera. Su baja la hizo pública a través de un comunicado en Twitter, alegando desavenencias con la actual cúpula. Este paso añade más presión a la celebración hoy en Madrid del comité ejecutivo, del que forma parte Juan Marín y que de momento –como muchos críticos con la dirección nacional– no se ha pronunciado sobre la última réplica del terremoto en su partido. La crisis en el partido naranja no se ciñe ya a un solo territorio ni a pugnas internas, sino que se ha convertido en una cuestión de supervivencia que está haciendo tambalearse los cimientos de la formación y su onda expansiva puede alcanzar al Gobierno andaluz por las deslealtades entre partidos.