Arrestan a tres supuestos pederastas e intervienen 20.000 archivos en Granada

La Policía ha realizado tres actuaciones contra la pornografía infantil en la provincia

Varios agentes de la Policía Nacional en Granada
Varios agentes de la Policía Nacional en Granada FOTO: POLICÍA NACIONAL EN GRANADA POLICÍA NACIONAL EN GRANADA

Tres supuestos pederastas han sido detenidos por la Policía Nacional en tres actuaciones relevantes contra la pornografía infantil llevadas a cabo en la provincia de Granada durante el primer trimestre de 2021, que han supuesto la intervención de alrededor de 20.000 archivos. Según ha informado este sábado la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Oriental en un comunicado, las investigaciones las han desarrollado agentes especializados de la Brigada de Policía Judicial quienes se han incautado los archivos con contenido pedófilo compartidos por internet a través de redes sociales.

El inicio de las indagaciones partió del Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados, una organización no gubernamental radicada en Estados Unidos que ayuda a menores y familias desde distintas ópticas, además de servir de enlace con las autoridades nacionales para la comunicación de los datos aportados por las grandes plataformas de internet. Éstas escanean los contenidos alojados y compartidos en sus aplicaciones en busca de archivos ilegales y, en la última década, se han recibido alrededor de 100 de estas comunicaciones.

El primero de los investigados fue un hombre de 64 años residente en Granada que ha sido detenido por compartir sesiones de videollamada de contenido sexual con menores extranjeros, a cambio de recargas de teléfono móvil, transferencias de ciertas cantidades de dinero o distintas promesas. Tras pasar a disposición de la autoridad judicial, ésta decretó su ingreso en prisión, mientras que los agentes continúan realizando gestiones sobre este asunto, como suele suceder con este tipo de investigaciones que conllevan un minucioso trabajo hasta la identificación del productor, distribuidor o consumidor de contenidos pedófilos, partiendo de unos simples datos de conexión.

El objetivo final es la incautación de los dispositivos informáticos de los investigados para confirmar su participación en los hechos, a través tanto de un primer análisis como de posteriores informes periciales más complejos. La pasada semana los investigadores practicaron un registro en Loja, domicilio en el que resultó detenido otro hombre, de 36 años, con antecedentes policiales por abuso sexual a menores, sobre quien pudieron constatar que compartía contenido pedófilo en grupos de esta temática a través de una conocida red social.

El tercer y último operativo de importancia se ha llevado a cabo en Maracena, donde los especialistas han incautado miles de archivos de vídeo descargados a través de un conocido sistema de compartición de archivos. Los investigadores continúan realizando pesquisas para comprobar si el detenido, un hombre de 44 años, los compartió a través de la misma u otras plataformas.