Moreno ve en Espadas un «gran rival», pero aún debe convencer al PSOE andaluz

Rodríguez Salas mantendrá por ahora la coordinación de los diputados andaluces en el Congreso porque moverlo sería la “declaración de guerra” que Díaz no quiere

En la imagen, los socialistas Juan Espadas y Susana Díaz
En la imagen, los socialistas Juan Espadas y Susana Díaz FOTO: Jesús Prieto / Europa Press

Hay supuestos halagos que, dependen de para quien, pueden ser ásperos como la cabeza de una cerilla quemada. El presidente del Gobierno andaluz y máximo dirigente del PP-A, Juanma Moreno, se ha referido hoy al socialista Juan Espadas, alcalde de Sevilla y futurible aspirante a liderar el PSOE-A, aunque no ha confirmado aún oficialmente su intención de serlo, como un «más que digno adversario», como un «gran» rival. «Seguro que me lo va a poner muy difícil», ha deslizado, para destacar que es un político que «no ha entrado en la confrontación ni en los decibelios del ruido» y que mantiene «una corrección institucional» en la que ambos creen. Ha relatado que el pasado sábado tuvo con él una conversación «cordial» en la final de la Copa del Rey de fútbol que se celebró en el Estadio de La Cartuja de la capital hispalense, de la que no ha dado detalles, pero sí ha insistido en una idea: Espadas tiene «un enorme potencial».

Fue también Moreno quien, cuando afrontó en el Parlamento su primera sesión de control al Gobierno que dirige, en febrero de 2019, recomendó a la ex presidenta de la Junta y teórica competidora de Espadas por las riendas del PSOE-A, Susana Díaz, que le echara un vistazo al «Manual de Resistencia», el libro de Pedro Sánchez, ya que le iba a hacer falta para aguantar los cuatro años que enfilaba entonces en la oposición. Y, lo haya leído o no, lo cierto es que Díaz, de momento no sólo resiste, sino que está convencida de que hay batallas que hay que dar y no está dispuesta a cejar en su empeño por revalidar la Secretaría General del PSOE-A, para ser la próxima candidata a la Presidencia de la Junta, se encuentre enfrente a Espadas o a quien sea. En ese escenario, había quien daba por hecho que tras el reciente cese de la delegada del Gobierno central en Andalucía, Sandra García, cuyo nombramiento formó parte de la tregua a la que Díaz llegó con Sánchez, iban a apear a José Antonio Rodríguez Salas de la coordinación de los diputados andaluces en el Congreso, ya que formó parte de aquel mismo entente cordial. Pero, fuentes del entorno de Díaz han negado hoy a LA RAZÓN que esto se vaya a producir por ahora, puesto que «no hay motivo». Otras fuentes socialistas han apuntado que moverlo «sí sería ya una declaración de guerra», porque saben que está «arropado» por Moncloa, cuando la estrategia de la socialista pasa por recalcar que ella «no quiere pelearse» y es, sin embargo, «el objeto de los ataques». Tal vez sí tomara buena nota del «Manual de Resistencia» al fin y al cabo. Más allá de Díaz, hay quien, dentro del propio PSOE, sigue sin ver tan «claro» como Moreno el «potencial» ganador de Espadas y no «apostarían una mano» a que «acabe siendo el candidato a la Junta». Habrá que esperar para saberlo.

Bendodo no tiene “tan buen concepto” del alcalde de Sevilla
El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, ha asegurado sobre la figura del alcalde de Sevilla, Juan Espadas, como potencial candidato del PSOE a la Presidencia de la Junta en las elecciones autonómicas de 2022, que no tiene “tan buen concepto de Juan Espadas”, una afirmación que ha sustentado en el hecho de que “hay cosas que mejorar en esta ciudad”. El titular de la Presidencia ha recomendado al PSOE, tras considerar que “tiene la oposición atragantada”, la transición de “ser oposición a ser alternativa”. “Son dos cosas muy distintas”, ha matizado.