Economía

Airbus apunta al cierre de Puerto Real para no mantener dos factorías en Cádiz

Los trabajadores temen que hoy se anuncie la decisión tras el comité europeo de la compañía

Los trabajadores de Airbus de la planta de Puerto Real (Cádiz) se concentraron a las puertas de la factoría. EFE/Román Ríos
Los trabajadores de Airbus de la planta de Puerto Real (Cádiz) se concentraron a las puertas de la factoría. EFE/Román RíosRomán RíosEFE

Toda Andalucía y especialmente Cádiz mira hoy hacia Toulouse. La ciudad francesa acoge este miércoles la reunión del comité europeo de Airbus, con el cierre de la factoría de Puerto Real planeando sobre él. Los trabajadores llevan semanas protagonizando protestas para evitar que el persistente rumor se haga realidad. El temor a que se anuncie una decisión que entonces sería irreversible ha ido acrecentándose al mismo ritmo que los apoyos de compañeros de otras plantas, como las dos de Sevilla, Illescas o Albacete.

La tensión ha ido acrecentándose conforme se acercaba la fecha clave. Las protestas de Puerto Real se saldaron con la detención y puesta en libertad con cargos ayer de cuatro integrantes del sindicato CGT, según ha confirmado uno de los afectados. Pase lo que pase, mañana hay convocado un comité de interempresas en el que se sentarán a dialogar la compañía y los empleados. En previsión de que el cierre se confirme, el viernes hay convocada una huelga a la que están llamados todos los trabajadores de Airbus España.

La aeronáutica cuenta con cuatro plantas en Andalucía (Tablada y San Pablo, en Sevilla, y en Cádiz otras dos, en Puerto Real y El Puerto de Santa María), que emplean a más de 3.450 trabajadores –equivalente al 27% del empleo de la compañía en España–.

Respecto al previsible anuncio, fuentes de Airbus no han querido pronunciarse sobre si finalmente se hará tras la reunión del comité europeo. Las mismas fuentes se han limitado a señalar a LA RAZÓN que «la factoría de Puerto Real se encuentra en una situación crítica. Antes de esta crisis, ya se enfrentaba a un reto difícil debido al cese de la producción del A380» y la pandemia de la covid-19 «la ha agravado seriamente». Desde la compañía insisten en que «estamos trabajando en la mejor solución posible» pero «a la luz del contexto actual, consideramos difícil mantener dos centros de producción en la región de Cádiz». Unas manifestaciones que confirman las intenciones de poner fin a la actividad en Puerto Real, a falta solo de ponerle fecha.

Protesta de los trabajadores de Airbus en Puerto Real (Cádiz) FOTO: Román Ríos EFE
Jornada clave para el empleo en Airbus FOTO: Román Ríos EFE

Desde CGT, Tomás Núñez, delegado en la factoría gaditana, criticó el camino emprendido por Airbus para abocar al cierre definitivo a una industria que da trabajo en torno a trescientas familias entre empleos directos y de la industria auxiliar interna. «Lo normal es que con el acuerdo que hay con el Gobierno no se produjera un anuncio de cierre», aseguró. Según Núñez, la decisión tampoco se habría comunicado a los accionistas de la compañía en la junta celebrada la pasada semana. Desde CGT denuncian que Airbus haya iniciado maniobras de deslocalización ofreciendo «traslados encubiertos» a los empleados para ocupar puestos de trabajo en la planta de El Puerto de Santa María o en la de San Pablo, en Sevilla. Según el sindicato, solo cinco personas han aceptado voluntariamente trasladarse. No obstante, Núñez señaló su temor a que la complicada situación en Cádiz empuje a otros compañeros a aceptar esta salida: «Nos están empujando al cierre», lamenta.

Por parte de Airbus mantienen que se está «buscando la mejor solución posible que mantenga la carga de trabajo en España y que la maximice en Andalucía». En todo caso, insisten en que «estas soluciones tendrán que ser dialogadas y estar alineadas con nuestros interlocutores sociales y las instituciones nacionales y locales, con quienes trabajamos estrechamente».

El Gobierno español posee un 4,16% de Airbus y de él depende parte de la carga de trabajo que recibe en su división de Defensa. Este punto es clave porque Puerto Real es una de las tres fábricas de la parte civil del negocio que todavía hay en España y cuya producción ha sufrido una dura caída con el derrumbe de los vuelos turísticos comerciales por la pandemia. Se anuncie hoy o no, la decisión de asestar este duro golpe a la industria aeronáutica andaluza parece estar tomada desde hace meses por parte de la compañía francesa.