La esperanza en unas notas

«La ciencia es lo único que nos puede sacar de la pandemia, ahí se encuentra el recorrido futuro de la humanidad», recalca Fahmi Alqhai (Sevilla, 1976)

Fahmi Alqhai
Fahmi AlqhaiLa RazónKiko Hurtado

Hay mucho ruido en nuestros días, un estruendo que colmata todos nuestros sentidos. En el barullo de los días suena la viola de gamba de Fahmi Alqhai sacando retazos de melancolía al tiempo que nos toca. Aunque su mundo navegue por partituras de otros siglos, posa la mirada en certeza de que la ciencia será lo único que saque al ser humano de este atolladero llamado Covid-19. «La ciencia es lo único que nos puede sacar de la pandemia, ahí se encuentra el recorrido futuro de la humanidad», pero desde lo espiritual queda evidente que el hombre necesita del bálsamo de la música para ver el sol cada día, de la experiencia y liturgia de un concierto en directo. Podemos vivir sin atún y sin cerveza, pero no sin la liturgia de escuchar en vivo el lamento y la alegría de los instrumentos, y sabe que todas las aguas volverán a su cauce con un poco de paciencia. «Todo volverá, nunca una pandemia cambió el modo de vivir de los hombres, quizás cambiar ciertos puntos de vista. Saldremos con cosas aprendidas, pero el ritmo de la vida de las personas volverá a ser el mismo». Como artista y como ser humano, Fahmi en los meses de encierro se reencontró con su familia, con su ser y con las ganas de tocar. «De repente, me vino la bella sensación que tenía cuando era joven y lo disfrutaba con cada concierto». Un momento para escuchar, para estudiar con el tapiz de fondo de la música coral alemana para niños con los que templaba el ánimo a sus hijas. Bach y Brahms para salvarnos del abismo, sacándole notas a la vida, templando el arco ante la nada.