Economía

Airbus alcanza las cien entregas de su avión de transporte militar A400M

La flota mundial del avión ha alcanzado también el hito de las 100.000 horas de vuelo, desempeñando misiones en todo el mundo para las ocho naciones clientes de este aparato de Airbus

El A400M se ensambla en Sevilla
El A400M se ensambla en SevillaJulian StratenschulteAP

Airbus ha entregado su avión de transporte militar A400M, que se ensambla en Sevilla, número cien al Ejército del Aire español, su décima unidad, ha informado este martes el fabricante europeo en un comunicado.

El avión, con matrícula MSN111, voló el 24 de mayo desde Sevilla hasta Zaragoza, donde tiene su base la flota española de A400M.

En la misma semana, la flota mundial de A400M ha alcanzado también el hito de las 100.000 horas de vuelo, desempeñando misiones en todo el mundo para las ocho naciones clientes de este aparato de Airbus.

Todos los operadores han tenido la posibilidad de utilizar el avión de manera intensiva en misiones de emergencia relacionadas con el covid-19, así como de realizar operaciones conjuntas y de cooperación, ha señalado Airbus.

Según el fabricante, “todos estos hitos demuestran con claridad la madurez del programa A400M en todos los ámbitos”.

NUEVAS CAPACIDADES

Recientemente, el A400M realizó “con éxito” una importante campaña de ensayos en vuelo para certificar el reabastecimiento en vuelo de helicópteros en coordinación con la DGA (Dirección General de Armamento francesa), alcanzando la mayoría de sus objetivos de certificación, incluyendo el primer repostaje simultáneo de dos helicópteros.

El A400M ya es capaz de desplegar hasta 116 paracaidistas mediante el lanzamiento simultáneo desde las puertas laterales con apertura automática de paracaídas o con saltos simultáneos desde la rampa con apertura automática de paracaídas o en caída libre, de día y de noche.

Asimismo, se han desarrollado ensayos en España en colaboración con el equipo de pruebas de paracaídas de la Real Fuerza Aérea del Reino Unido para ampliar hasta los 7.600 metros (25.000 pies) la altitud para la apertura automática del paracaídas y hasta los 11.582 metros (38.000 pies) la altitud para la caída libre.

El avión también se sometió a pruebas adicionales para incrementar su capacidad de lanzamiento aéreo, utilizando múltiples plataformas de extracción con paracaídas (23 toneladas), en los que participaron Francia y España.

El A400M también logró un nuevo e importante hito con sus vuelos de certificación de su capacidad de vuelo automático a baja cota para condiciones meteorológicas instrumentales (IMC, por sus siglas en inglés).

Se trata de una primicia en un avión de transporte militar, ya que se basa en sistemas de navegación y en bases de datos del terreno y no necesita un radar de seguimiento del terreno.

De esta forma, el avión es menos detectable en zonas hostiles y menos vulnerables a las amenazas cuando realiza operaciones en entornos de riesgo.