Vox cumple con su amenaza contra el Gobierno andaluz y boicotea la ley de salud pública y la ley del suelo

El partido de Abascal aumenta la presión para un adelanto electoral tras la acogida de 13 menas llegados a Ceuta haciendo una “pinza” con su abstención ante la enmienda de Adelante Andalucía contra la Lista

La presidenta de la Cámara, Marta Bosquet (i), junto al portavoz parlamentario de Vox y secretario tercero de la Mesa, Manuel Gavira (d), y el secretario segundo, Andrés Manuel Gonzalez, del PP
La presidenta de la Cámara, Marta Bosquet (i), junto al portavoz parlamentario de Vox y secretario tercero de la Mesa, Manuel Gavira (d), y el secretario segundo, Andrés Manuel Gonzalez, del PPJulio MuñozEFE

Por los pasillos se hablaba ya de una nueva «pinza» –la política hace extraños, aunque involuntarios, compañeros de viaje– esta vez de Vox y Adelante Andalucía (Podemos e IU) contra el Gobierno de PP y Cs. El grupo de Santiago Abascal en Andalucía cumplió su amenaza de retirar el apoyo a la Junta tras la acogida de trece menores llegados a Ceuta, en lo que Vox califica como «una invasión». El adelanto electoral, ahora sí, se cierne sobre la legislatura andaluza. Se trata de la primera vez que se aprueba una enmienda a la totalidad en la Cámara andaluza desde la ley de Presupuestos de 1995, esto es, la llamada legislatura de “la pinza” entre PP e IU que acabó con un adelanto electoral de Chaves.

Vox subió la apuesta tras su órdago, como venía amenazando. El nuevo portavoz de la formación, Manuel Gavira, ya avanzó que habría «espectáculo». La retirada del apoyo de Vox supone la primera derrota legislativa de envergadura de PP y Cs en el Parlamento. La negativa a apoyar la Ley de Salud Pública, para suplir la inseguridad jurídica con el fin del estado de alarma, era previsible en cierto modo, ya que Vox se viene mostrando en contra de las restricciones. La abstención a la enmienda de Adelante contra la Ley del Suelo sí tumba uno de los proyectos clave del Gobierno del cambio y abre el melón a un posible adelanto electoral. El presidente andaluz, Juanma Moreno, venía defendiendo que mientras contara con apoyos la prioridad es «vacunar, vacunar y vacunar». El cambio de escenario puede precipitar la decisión. La abstención de los once diputados de Vox en la votación sobre la enmienda a la totalidad que Adelante Andalucía presentó contra la Ley de Impulso a la Sostenibilidad del Territorio en Andalucía (Lista) posibilita que la izquierda sume 50 votos y deje en minoría a PP y Cs (que cuentan juntos con 47 diputados).

El vicepresidente del Gobierno andaluz, Juan Marín, junto al diputado de su grupo Carlos Hernández (i)
El vicepresidente del Gobierno andaluz, Juan Marín, junto al diputado de su grupo Carlos Hernández (i) FOTO: Julio Muñoz EFE

Hasta la fecha, el Gobierno andaluz ha aprobado tres presupuestos en dos años y medio con Vox y una reciente rebaja fiscal. Vox, tras los incidentes de Ceuta, aseguró que no apoyaría nada que no tuviera ya firmado. «Es incompatible la exigencia de unas elecciones anticipadas por parte de nuestro grupo con la tramitación de esta ley. Tras las elecciones podrá haber otra correlación de fuerzas para entendernos mejor», señaló el anterior portavoz de Vox, Alejandro Hernández, sobre la Lista. Vox había apoyado previamente la norma en fase de decreto como un «proyecto clave». La enmienda de Adelante se basa en el retorno «al ladrillo y al urbanismo salvaje» y el grupo de IU y Podemos señaló que recordaba a «la ley del suelo de Aznar». La norma de la consejera Marifrán Carazo venía a simplificar hasta 235 trámites legales.

Previamente, Vox rechazó también un decreto con 2,5 millones en ayudas a entidades locales pequeñas. El vicepresidente Juan Marín avisó: «Este Gobierno va a seguir trayendo decretos al Parlamento aunque no salgan adelante». Alejandro Hernández especificó contra la Ley del Suelo que Vox «coincide en la argumentación formal con Adelante» pero «no en el fondo porque» su formación «tiene ideas en las antípodas de las ideas comunistas». Vox aludió a la «situación de falta de confianza con el Gobierno”. «En circunstancias normales se podría corregir vía enmienda pero en el actual ambiente de incumplimiento generalizado no hace posible la tramitación tranquila de la norma», señaló Alejandro Hernández. Aunque la Junta recordó que las cuentas de 2022 no serán indispensables por la posibilidad de prorrogarlas, la legislatura andaluza, en medio de la pandemia y el nerviosismo (cambio de hora en la votación incluido e incluso llamadas a Madrid en los pasillos) se abre en canal.