Moreno reprocha a Vox su intención de “tumbar” el Gobierno andaluz y le pide “volver a la responsabilidad”

Tacha de “incongruente” al partido de Abascal tras alinearse con la izquierda para rechazar dos leyes

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, a su llegada a la sesión de control al Gobierno andaluz
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, a su llegada a la sesión de control al Gobierno andaluz FOTO: Julio Muñoz EFE

Todas las miradas estaban puestas hoy en el cara a cara entre el portavoz de Vox, Manuel Gavira, y el presidente de la Junta, Juanma Moreno, en el Parlamento andaluz. Un enfrentamiento que evidenció la distancia entre el partido de Abascal y el PP a tenor de la crisis migratoria originada en Ceuta y tras tumbar el socio externo del Ejecutivo autonómico dos iniciativas importantes en materia de salud y urbanismo. Durante el intenso cruce de acusaciones entre ambos, Moreno aseguró que si Vox “quiere tumbar el Gobierno, estará pensando en los intereses de su partido y no en el de los andaluces”, toda vez que matizó que Gobierno andaluz no tiene competencias para controlar los flujos migratorios.

En su planteamiento inicial, Gavira recordó que el actual acuerdo presupuestario, en el punto 23, se especifica que Ceuta y Melilla “son ciudades hermanas”. “Ceuta ha sufrido una invasión”, remarcó, no sin antes señalar que Andalucía “ha sufrido, sufre y va a sufrir una presión migratoria sin precedentes”. Junto a ello, lamentó que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “ha dado la batalla por perdida” y ha augurado que “entrarán en España 200.000 personas cada año”.

Moreno, por su parte, remarcó que la política migratoria “debe ser una cuestión de Estado” y que el Gobierno central tiene las “competencias exclusivas” en esta materia. La comunidad autónoma, por tanto, sólo tiene competencias en los ámbitos de la “integración y participación” de los migrantes. Un argumento que esgrime la Junta tras el reparto de los menores no acompañados -a Andalucía le toca acoger 13- es que “nos obliga la ley”. Moreno recordó esta obligación y añadió otros dos aspectos: “Tenemos principios morales y humanitarios”.

En la réplica, Gavira deslizó que en Almería “están entrando terroristas” y reprochó al presidente que los gobiernos “cumplen las leyes y también los acuerdos”. También criticó que a los agricultores andaluces se les exigen muchos requisitos para vender sus productos y muy pocos cuando se importan de terceros países y que el puerto de Tánger “le está poniendo la pierna encima al de Algeciras”. Con todo, el portavoz de Vox proclamó que “somos un partido responsable y queremos seguir siéndolo” e instó a Moreno a “liderar otro tipo de políticas que están en los acuerdos”. “Vamos tarde, estamos perdiendo muchas batallas y se trata de que no perdamos la guerra”, señaló, además de reprochar que “para hacer lo que hacían otros gobiernos, tiene socios de sobra”.

Moreno, de su lado, recordó que la inmigración preocupa al 1% de los andaluces, frente al 70% que piensa más en el paro y la crisis. Junto a ello, censuró que Vox tumbara en la Cámara con su abstención la nueva ley del suelo. “Le parece mejor mantener la normativa socialista y alinearse con la izquierda”, subrayó, una postura que tachó de “incongruente”. “Para muchos de sus electores ha sido una profunda decepción”.

El ruido electoral cobra ahora más fuerza y el presidente andaluz no obvió este eco. En una respuesta al portavoz popular José Antonio Nieto, Moreno instó a “olvidar los debates internos y los objetivos electorales” y remarcó que el Ejecutivo de PP y Cs “está preparado para estar a la altura de lo que demandan los andaluces, que es vacunar y situar la economía a la altura que le corresponde”. “Nos queda año y medio, así que tiempo habrá de coger el altavoz electoral”.

En su turno de intervención, el portavoz socialista, José Fiscal, ahondó en las consecuencias del distanciamiento de Vox con el Gobierno de coalición e insistió en que el Ejecutivo “tiene las manos atadas por la ultraderecha”. “Usted gobierna pero no manda”, reprochó a Moreno. El presidente, por su parte, aseguró que “el problema es que no tenemos oposición” y se preguntó dónde ha estado el PSOE-A durante la pandemia. “No le va a restar ningún voto apoyar alguna medida de este Gobierno”, concluyó.