Cine

“Para Berlanga el erotismo era la libertad más absoluta”

Guillermina Royo-Villanova presenta “Tamaño Natural” en los encuentros literarios de LA RAZÓN

Pepe Lugo y Guillermina Royo-Villanova, en la Fundación Cajasol de Sevilla
Pepe Lugo y Guillermina Royo-Villanova, en la Fundación Cajasol de Sevilla FOTO: Kiko Hurtado La Razón

Guillermina Royo-Villanova ha acudido hoy a la capital hispalense para cerrar los encuentros literarios del ciclo “Cinco autores, cinco protagonistas” que organiza LA RAZÓN y Fundación Cajasol. Durante el acto, moderado por el delegado de LA RAZÓN en Andalucía, Pepe Lugo, la autora ha presentado su último libro –publicado por la editorial Renacimiento– “Tamaño natural. El erotismo berlanguiano”, un recorrido por las fantasías eróticas del emblemático director de cine y guionista Luis García Berlanga.

La escritora ha compartido con los asistentes cómo llevó a cabo este ensayo berlanguiano y ha señalado algunas de las claves para entender de qué forma vivió el autor a lo largo de su vida en torno al cine, sus relaciones y el mundo del erotismo. “En el libro encontramos la historia de cómo se le fue de las manos, a dónde llegó y cómo terminó”, ha explicado la autora, en referencia a la época en la que el mismo Berlanga comienza a autoproclamarse “erotómano”. Guillermina ha insistido en que Berlanga, a través de la provocación, perseguía que la sociedad normalizara el tema tabú que suponía el erotismo porque para él “significaba la libertad absoluta” y su normalización sería “síntoma de que nos encontramos en una sociedad sana”, ha sentenciado.

Pepe Lugo y Guillermina Royo-Villanova, en la Fundación Cajasol de Sevilla
Pepe Lugo y Guillermina Royo-Villanova, en la Fundación Cajasol de Sevilla FOTO: Kiko Hurtado La Razón

Por otro lado, Guillermina ha asegurado que “Berlanga pensaba que la mejor herramienta para el erotismo era la literatura” y que, a pesar de que tuvo que “apoyar a toda una industria, el porno no le gustaba nada”. Respecto al término “berlanguiano”, un adjetivo que aceptó la RAE, la autora ha afirmado que “ahora se entiende mejor el universo Berlanga porque en la sociedad actual se está perdiendo la capacidad de reírnos de todo”, algo que nunca dejó de hacer el cineasta durante toda su vida, incluso cuando sorteaba “la censura franquista”, ha matizado.

Durante el coloquio la autora ha explicado cómo concebía Berlanga a la mujer, a la que consideraba “un ser superior”, ha desgranado las claves para entender la “misoginia berlanguiana” y ha compartido con el público algunas de las anécdotas y experiencias que vivió Luis García Berlanga y que ahora se encuentran recogidas en el libro.