La reacción contra el riesgo sísmico tiene agujeros en el ámbito local

El Gobierno andaluz apunta a la «conveniencia» de armar planes municipales de actuación en puntos como Granada

Destrozos causados en una vivienda tras uno de los  terremotos que tuvo epicentro en Santa Fe, en Granada
Destrozos causados en una vivienda tras uno de los terremotos que tuvo epicentro en Santa Fe, en GranadaÁlex Cámara / Europa Press Europa Press

Tiembla, llama, tiembla, sal, tiembla, espera, teme. Verbos como éstos se han conjugado a menudo en varios municipios de Granada desde que en diciembre de 2020 un enjambre sísmico, al que se han asociado miles de terremotos, hiciera flotar en la incertidumbre a sus vecinos. El diputado andaluz Jesús Fernández, del Grupo Parlamentario de Adelante Andalucía, preguntó al Gobierno regional por las acciones llevadas a cabo en materia de seísmos desde el comienzo de la legislatura, después de que el mencionado fenómeno se desperezara varias veces, y le ha contestado el consejero con competencias en la materia, el titular de Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo. De acuerdo a su respuesta, consultada por LA RAZÓN en el número 587 del Boletín Oficial de la Cámara autonómica (BOPA), desde la Dirección General de Emergencias y Protección Civil se trabaja en el borrador de un nuevo Plan Territorial de Emergencias de Andalucía (PTEAnd), que constituirá «el ‘plan marco’ para el desarrollo y la actualización del resto de los planes de emergencia», entre los que se incluye el ligado al riesgo por terremotos.

Se trabaja en un nuevo Plan Territorial de Emergencias de Andalucía que sirva de marco para el ligado al peligro por terremotos

Más allá de ese documento, Bendodo ha trasladado al parlamentario regional que «la primera respuesta ante el terremoto que se produjo el pasado 23 de enero en la provincia de Granada», que afectó en esencia a «los municipios de Atarfe y Santa Fe», fue precisamente «la activación en preemergencia» del plan en vigor vinculado al peligro sísmico. Junto a ello, «el Instituto de Emergencias y Seguridad Pública de Andalucía, ha venido impartiendo actividades formativas dirigidas a la capacitación del personal técnico de gestión de emergencias y voluntariado de protección civil, incorporadas a la programación anual del mismo, abordando distintos aspectos preventivos y de intervención ante sismos y sus efectos», a la luz de lo expuesto por Bendodo. Además, la consejería que capitanea firmó el 4 de marzo, «un nuevo convenio con la Universidad de Granada», en concreto con el Instituto Universitario de Investigación Andaluz de Geofísica y Prevención de Desastres Sísmicos, «dirigido a fomentar el intercambio de información, experiencia, conocimientos y la colaboración en las actuaciones para el desempeño de sus respectivas funciones y competencias relativas a la planificación, preparación, información y respuesta ante situaciones de emergencia sísmica». Entre las acciones a desarrollar de forma conjunta destaca la cooperación para «la implementación de las redes de datos (Red Sísmica de Andalucía y Red de Movimiento Fuerte de Andalucía), seguimiento y evaluación de la actividad sísmica», así como la «caracterización de los escenarios en áreas potencialmente afectadas con especial referencia a elementos singulares (patrimonio histórico, infraestructuras esenciales, etc.)».

El consejero recuerda también que se han reforzado salas del 112 Emergencias Andalucía en Sevilla, Málaga y Granada con la finalidad de «atender a los alertantes y poder trasladar de forma más ágil las incidencias a los operativos». A lo desgranado suma la elaboración de un documento «de preguntas y respuestas de interés para la población», de dos guías, «una infantil y otra para adultos»; y la producción de «diversos audiovisuales sobre recomendaciones y formas de proceder que han sido divulgados a través de las redes sociales o jornadas formativas».

Con todo, de cara al futuro, el Ejecutivo regional tiene la intención de incrementar «la promoción de la necesidad de elaborar por parte de los ayuntamientos de los municipios afectados los planes de actuación local ante el riesgo sísmico». En ese sentido, Bendodo apunta que «se está realizando un programa de colaboración y apoyo técnico a los mismos» para «acelerar la elaboración, aprobación y homologación de dichos planes». La Junta admite que, «aun cuando la asistencia a la población del área afectada ha estado garantizada en todo momento», resulta «conveniente» que los municipios realicen «una planificación especial ante el riesgo sísmico en su ámbito territorial». Las entidades locales contarán para lograr ese objetivo «con la colaboración» de la consejería, según afirma su titular en el mencionado texto, a través «del apoyo técnico de los servicios centrales» y del de las «delegaciones del Gobierno de la Junta de Andalucía».