Mercamálaga: cuatro décadas y una pandemia

El primer mercado mayorista de Andalucía oriental incrementó la entrada de mercancías casi un 20% el primer año de la covid

Mercamálaga, referente en Andalucía oriental
Mercamálaga, referente en Andalucía orientalLa RazónLa Razón

Es el primer mercado mayorista de Andalucía oriental y atesora una importante trayectoria en el ámbito de la comercialización de frutas, hortalizas, pescados y mariscos, a partir de una plantilla que ha pasado de un censo de en torno a los 250 trabajadores en sus inicios, a superar 1.300 empleos en la actualidad. No en vano, Mercamálaga ofrece una serie de servicios e infraestructuras que la convierten en la referencia de los mercados mayoristas de Andalucía.

En el año 2020, la entrada de mercancías alcanzó las 290.708 toneladas, con un casi 20 por ciento de incremento respecto del ejercicio precedente FOTO: La Razón La Razón

Fue inaugurado tras una inversión de mil millones de las antiguas pesetas –seis millones de euros– sobre una superficie superior a los 350.000 metros cuadrados e inició su actividad como Sociedad Anónima, cuyo accionariado estaría integrado por el Ayuntamiento de Málaga, la Empresa Nacional Mercasa, algunos mayoristas privados y la Cámara de Comercio de Málaga, que se incorporaría más tarde, bajo el régimen de concesión administrativa como empresa mixta. A lo largo de estas cuatro décadas, ha desarrollado un papel fundamental y clave en el crecimiento y la consolidación de los mercados mayoristas.

A día de hoy, opera a partir del modelo de Unidad Alimentaria, que combina el mercado mayorista al uso con empresas de apoyo; es por ello por lo que en sus instalaciones, se dan cita gasolineras, cafeterías, instalaciones cárnicas, espacios de alquiler de vehículos industriales, una fábrica de hielo, o la sede del Banco de Alimentos de la Costa del Sol, Bancosol, entre otras actividades complementarias. De hecho, en Mercamálaga están instaladas más de un centenar de empresas de las que 54 son mayoristas de frutas y hortalizas y otras 24 de pescados, mientras que el resto realiza actividades complementarias de distribución o de atención a usuarios. La facturación estimada durante el pasado 2020 por las empresas instaladas en la Unidad Alimentaria alcanzó la cifra de 682 millones. En 2020, la entrada de mercancías alcanzó las 290.708 toneladas, con un casi 20% de incremento respecto del ejercicio precedente; no en vano, durante toda la pandemia, sus empresas continuaron garantizando el suministro a todos los mercados de la capital y provincia, además de las tiendas de minoristas a las que abastece en la provincia.

Nave de frutas de Mercamálaga. Salvador Salas FOTO: mercamálaga foto salvador salas

Hasta su configuración actual, se pueden distinguir tres etapas: la primera va desde la inauguración en el año 1981 hasta 1986 y en ella se produce una total consolidación de la actividad comercial de frutas y hortalizas, que se ve facilitada por las nuevas infraestructuras disponibles, que permitieron a los comerciantes ampliar su oferta de productos.

En una segunda etapa, entre los años 1986 a 1995 el crecimiento sostenido en el Mercado de Frutas y Hortalizas generó la necesidad de los mayoristas de disponer de espacios de almacenamiento para atender la demanda de sus clientes e incrementar sus capacidades logísticas. Así, los mayoristas solicitaron la construcción de nuevos almacenes donde incorporar sus cámaras frigoríficas, avanzando hacia una nueva cultura empresarial.

Nave de fruta de Mercamálaga. Salvador Salas FOTO: mercamálaga foto salvador salas

La tercera etapa, desde 1995 hasta la actualidad: la Delegación del Gobierno, el Ayuntamiento de Málaga y la Cofradía de Pescadores acordaron solicitar a Mercamálaga la construcción de un mercado de pescado de destino o segunda venta. Su entrada en funcionamiento se realizó en 1995 con la inauguración del mercado de pescados y mariscos, que dio a la Unidad Alimentaria un impulso definitivo.