Moreno sobre las nuevas medidas: «Al covid le gusta la fiesta a rabiar»

Alerta de que ahora el ocio nocturno «es el gran dinamizador» de los contagios

El ocio nocturno está en el punto de mira en Andalucía
El ocio nocturno está en el punto de mira en AndalucíaMaría José López / Europa Press Europa Press

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, admitió ayer que los datos de la pandemia en la comunidad son preocupantes pero «no son alarmantes» y señaló que el ocio nocturno no controlado es «el gran dinamizador» de los contagios porque «al covid le gusta la fiesta a rabiar». Moreno, que presidió la reunión del grupo parlamentario del PP, manifestó que «al covid le sienta muy bien la fiesta, le gusta la fiesta a rabiar, le encanta la movilidad, eso de los abrazos y besos, disfruta en esos ambientes».

De este modo, pidió que se intente «disgustar» al virus y por ello se ha decidido pedir el toque de queda de 2:00 a 7:00 horas en los municipios con más de 5.000 habitantes y más de 1.000 casos de tasa, además de pedir a los ayuntamientos que cierren parques y playas desde las 23:00 horas para evitar botellones y concentraciones.

La intención de la Junta es que cuando acabe el ocio nocturno reglado nadie pueda «irse a un parque, a una casa, a una nave industrial o a fiestas espontáneas», dijo Moreno. También recordó que Andalucía tiene una tasa de incidencia «a la cola» de las comunidades, pero aún así está sufriendo un ascenso importante de los contagios «que está precipitando también la subida en las hospitalizaciones», algo que preocupa al Gobierno andaluz.

Sin embargo, «los datos no son alarmantes, una cosa es que nos preocupen y otra cosa que generamos una alarma general», señaló Moreno, quien recordó el «altísimo» porcentaje de población con una dosis (73%) y que más de la mitad de la población tiene las dos, un «escudo» que hace que la mortalidad sea mucho menor en estos momentos.

De otro lado, criticó la decisión del Gobierno central de levantar el estado de alarma «de manera precipitada» en mayo y de eliminar la obligatoriedad de la mascarilla en exteriores en junio, a la vez que volvió a reclamar que se cuente con las comunidades para llevar a cabo este tipo de medidas.

Por su parte, el candidato del PSOE a la Presidencia de la Junta, Juan Espadas, aseguró que estas medidas «se tendrían que haber tomado antes» y abogó por aplicar también el toque de queda en municipios con menos de 1.000 casos de incidencia. Tras reunirse con el delegado del Gobierno en Andalucía, Pedro Fernández, señaló que las medidas, como el toque de queda de 2:00 a 7:00 horas, «se quedan un poco cortas para la situación que tenemos de crecimiento de contagios» y abogó por implantar la limitación de movilidad de madrugada «en un umbral de menos casos, para no llegar a los 1.000». «Quizás es un límite muy alto, hay muchos municipios que cada vez se acercan más a esa cifra», señaló.

Por su parte, Fernández remarcó que la Junta, como autoridad sanitaria, cuenta con «herramientas suficientes» como para conseguir que se baje la tasa de contagios y pidió evitar la «confrontación permanente» con el Estado. No obstante, mostró su «colaboración» para intentar doblegar la curva.