El turismo veraniego deja el paro en niveles anteriores a la pandemia

El desempleo en agosto se redujo en 32.000 personas, casi la mitad en el sector servicios. Andalucía vuelve a tener menos de 800.000 parados

El turismo vuelve a ser uno de los motores de la economía. María José López/ Europa Press
El turismo vuelve a ser uno de los motores de la economía. María José López/ Europa PressMaría José López Europa Press

El relanzamiento del turismo en verano ha propiciado que el paro en Andalucía bajase en agosto en 32.102 personas (un 3,8%) y ha devuelto los niveles de desempleo a los registros previos a la pandemia, de principios de 2020, hasta situar el total en 796.394 personas. Casi el 60% (472.408) son mujeres. La tendencia es positiva por ahora: es la comunidad donde más bajó el paro en agosto y desde marzo ya son más de 205.000 las personas han abandonado las listas del Sepe. En un año, de agosto a agosto, el desempleo cayó en Andalucía en 161.333 personas (16,8%). En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, durante el pasado mes se redujo en 4.543 personas, pero el total de cotizantes (3.161.806) es un 4,4% más que hace un año (+133.902).

Todas las provincias registraron una caída mensual, lideradas por Huelva (6,9% y 49.297 desempleos) y Málaga (5,1% y 146.198). A más distancia, Almería (4,5% y 64,320 desempleados), Cádiz (4,1% y 140.339), Granada (3,8% y 82.999), Sevilla (2,8% y 191.387); Jaén (2,1% y 51.043) y Córdoba (1,8% y 70.811). En el balance interanual, de agosto de 2020 a agosto de 2021, el paro bajó en 34.866 personas en Sevilla, en 34.449 en Málaga y en 26.350 en Cádiz. Entre todas las provincias de España, sólo Barcelona (-68.232) mejora estos registros. Detrás andan Granada (-19.527), Córdoba (-14.929), Almería (-13.330), Jaén (-9.775) y Huelva (-8.107).

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, explicó que el dato de agosto «anima a seguir con el plan de reformas, bajando impuestos y reduciendo trámites para que Andalucía sea la locomotora económica de España».

El sector servicios, animado por la campaña turística, fue la estrella de agosto, con una bajada de 13.403 personas respecto a julio. También ayudaron el colectivo sin empleo previo (-9.717) y la agricultura (-8.952). En industria hubo una caída leve (-966) y en la construcción, una subida también pequeña (+936).

El buen comportamiento general también sacó a 5.862 trabajadores de ERTE (hay 35.353 en total) y generó la formalización de 303.005 contratos (195.641 en el sector terciario), más que en ninguna otra comunidad. Ahora bien, con una «elevada temporalidad». Así son el 95% de ellos (289.008), como lamentó CSIF-A.

La patronal andaluza admitió que los datos son «esperanzadores» e implican «una línea ascendente en la recuperación económica», pero también alertó del riesgo del incremento de los costes de producción por la subida del precio de la energía y las materias primas y de los efectos de la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Los sindicatos celebraron la evolución del paro y defendieron el incremento inmediato del SMI. La secretaria general de UGT-A, Carmen Castilla, apeló a la «empatía» de los empresarios favorecidos por las medidas económicas y se preguntó «qué empresa no se puede permitir ahora una subida de 20 euros al mes» para trabajadores con salarios bajos. Su homóloga en CCOO-A, Nuria López, incidió en que «la patronal ya no tiene excusas para oponerse a la subida del SMI».

CSIF Andalucía se felicitó por la bajada y reclamó reforzar servicios públicos esenciales como la educación y la sanidad a través de la creación de empleo público. El presidente, Germán Girela, destacó que Andalucía acaparó casi el 39% de la bajada en toda España, pero recordó que «las mujeres siguen siendo las más perjudicadas» y pidió «políticas de fomento de empleo con perspectiva de género».

El tono más crítico correspondió al presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Andalucía, Rafael Amor, que lamentó el descenso de 732 autónomos en agosto. «Las perspectivas de otoño están cubiertas por un paño gris», proclamó.