Andalucía plantea que los docentes sin vacunar no impartan clase y se sometan a test diarios

Acuerdo de la Junta con los sindicatos para aportar más de 200 millones en refuerzos de profesores en la educación pública

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno(i), y el consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda durante el acto de la firma del acuerdo entre la Consejería de Educación y los sindicatos de la educación pública en el Palacio de San Telmo.EFE/ Raúl Caro
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno(i), y el consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda durante el acto de la firma del acuerdo entre la Consejería de Educación y los sindicatos de la educación pública en el Palacio de San Telmo.EFE/ Raúl Caro FOTO: Raúl Caro EFE

Los profesores sin vacunar, para evitar el contacto con los alumnos, se dedicarán a tareas diferentes a la docencia, según anunció el presidente de la Junta, Juanma Moreno, en una entrevista en Canal Sur Radio. Moreno señaló que «la inmensa mayoría se han vacunado, en un porcentaje altísimo afortunadamente; y aquellas personas que no se han vacunado nosotros lo que hemos pedido es desplazarlos a otras tareas en las que no tengan contacto directo con los alumnos y al mismo tiempo que se monitorice de manera diaria». ¿Qué quiere decir esto? «Que tienen que hacerse un test todos los días que vayan a su puesto de trabajo», detalló Moreno. El propio presidente andaluz señaló que él mismo este miércoles se pondrá la vacuna, después de haber contraído la enfermedad. Quedan alrededor de 800.000 andaluces pendientes de la administración de la dosis. Moreno también confía en que «cuanto antes» comience la vacunación de los menores de doce años, una decisión que compete tanto al ministerio de Sanidad como a la Agencia Europea del Medicamento. Moreno se quejó del «poco espacio» constitucional para establecer una vacunación obligatoria a falta de una normativa básica específica del Gobierno, principalmente para tener capacidad de decidir que aquellas personas que trabajan con grupos de población vulnerables, como los ancianos de las residencias que se niegan a vacunarse, se sometan a diario a un test. En Andalucía hay 662 trabajadores de centros de mayores en esta situación. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía tumbó parte de la orden de Salud para hacerles pruebas, algo que apoya la Fiscalía y que la Junta ha recurrido ante el Supremo. La Junta hará un estudio de seroprevalencia en las residencias para ver qué nivel de inmunidad tienen tras siete u ocho meses y si es precisa una tercera dosis de la vacuna.

El presidente de la Junta asistió también a la firma del acuerdo entre la Consejería y los sindicatos de la educación pública, celebrado en San Telmo. Durante el acto, tomó la palabra el consejero Javier Imbroda, que señaló que este curso «el principal refuerzo se llama vacunación y eso hace que se racionalicen todos los recursos». El titular de Educación destacó que para el curso 2021-2022 se movilizarán unos 7.000 profesionales. Imbroda también se refirió a la polémica por la limpieza en los colegios con la Covid. El consejero recordó que «la limpieza de los colegios corresponde a los ayuntamientos» y «en IES, conservatorios y residencias escolares corresponden a la Junta». «Cada uno debe asumir sus competencias», reclamó. Imbroda defendió que «la educación es un bien fundamental», por lo que su objetivo es «alejarla de las luchas ideológicas y partidistas».

Según la Junta, el acuerdo con CSIF, ANPE y UGT supone un incremento de la plantilla docente pública en 4.600 nuevos maestros y profesores. El convenio va a suponer un incremento en recursos humanos de más de 200 millones, que se sumará al esfuerzo en inversión en sustituciones por bajas docentes, con un aumento de un 61% en lo que va de año, hasta los 300 millones. Durante la pandemia, según la Junta el gasto extra en Educación es de 1.100 millones. Escuelas de Calor, por su parte, criticó que el curso comienza «con la misma carestía de recursos humanos y materiales».