Andalucía necesita 7.000 fisioterapeutas en el SAS para acercarse a la recomendación de la OMS

La ratio ahora mismo es de un profesional por cada 10.000 habitantes, al nivel de países como Namibia y diez veces por debajo de lo que aconseja la Organización Mundial de la Salud, según denuncia CSIF-A

Los presidentes del Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía, Juan Manuel Nieblas, y CSIF-A, Germán Girela, durante la firma de un acuerdo de cooperación
Los presidentes del Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía, Juan Manuel Nieblas, y CSIF-A, Germán Girela, durante la firma de un acuerdo de cooperaciónCSIF-A

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado este miércoles la escasez de fisioterapeutas en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), así como la “casi nula” contratación de efectivos durante la pandemia de coronavirus, y ha calculado que Andalucía necesita unos 7.000 profesionales más para aproximarse a la ratio recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ahora mismo hay poco más de 800 profesionales, al nivel de países como Namibia (155 para una población de 2,4 millones) y a años luz de Alemania o Francia, a pesar del “papel fundamental” que juegan en el tratamiento de los pacientes con Covid-19 y del fuerte incremento de la demanda de sus servicios, que es patente desde hace años.

Con motivo del Día Mundial de la Fisioterapia, que se ha celebrado este 8 de septiembre, el presidente del Sector de Sanidad de CSIF Andalucía, Victorino Girela, ha reivindicado la necesidad de incorporar a más profesionales “porque antes ya eran imprescindibles y ahora han adquirido más relevancia si cabe por su rol con los casos más severos de pacientes con coronavirus”. De hecho, se trata de uno de los colectivos de sanitarios con más contagios por su contacto directo con víctimas de la enfermedad. “La fisioterapia respiratoria es fundamental para pacientes ingresados en UCI y para la rehabilitación de secuelas respiratorias, cardiocirculatorias y neurológicas en pacientes que superan la enfermedad”, ha apuntado Girela.

Según los datos del sindicato, el SAS sólo hizo once contratos durante los seis primeros meses de pandemia y esa tendencia ha continuado desde entonces. La proporción en Andalucía es de un fisio por cada 10.000 habitantes y la OMS recomienda uno por cada 1.000, así que la comunidad debería contar con unos 7.000 profesionales más. En este sentido, CSIF-A califica como “insuficiente” la oferta de 80 puestos (14 de promoción interna y 66 de acceso libre) en el concurso-oposición convocado este mismo año por el SAS para cubrir plazas básicas vacantes en desarrollo de las Ofertas de Empleo Público para 2018, 2019, 2020 y 2021.

“Se limitan a cubrir la tasa de reposición, pero no se crean plazas nuevas. Esta escasez genera retrasos injustificables en la atención sanitaria y la aplicación de tratamientos, saturación en centros de salud y, en resumen, la imposibilidad de ofrecer un servicio de calidad al usuario, que en muchas ocasiones recurre a la asistencia privada”, ha advertido Girela, que aboga por potenciar la fisioterapia, en atención hospitalaria y en primaria, y por valorar la labor de estos profesionales con pacientes de neonatología, alteraciones de la deglución, urinaria, neurocirugía o quemados, entre otras especialidades. También valora su trabajo en las UCI, donde su presencia era inexistente hace unos años.

Los problemas son generalizados en toda la comunidad, con especial incidencia en el organigrama de los fines de semana. En Cádiz, dos fisios con contrato eventual se reparten los sábados y domingos. En Málaga se han hecho tres contratos para hacer las tardes y, los fines de semana, la UCI y la UCI Covid. En Córdoba hay cuatro profesionales, sobre todo en fisioterapia respiratoria en la unidad de trasplantes. En Almería, como excepción, la plantilla ha aumentado de 27 a 48 fisioterapeutas. En Huelva, los profesionales hacen turnos de doce horas entre semana y cuatro los fines de semana para ictus, hospitalizados y UCI. En Sevilla o Jaén no se han hecho contratos, mientras que en Granada o Almería están en proceso o en negociaciones.

En uno de los grandes hospitales andaluces, el Virgen del Rocío sevillano, la plantilla de Fisioterapia “no sólo lleva cuarenta años sin aumentar, sino que ha disminuido porque algunas plazas se han amortizado”, ha detallado Girela. Además, al contrario de lo que ocurre en otros centros, los profesionales ni siquiera disponen de material adecuado y “se valen de sus manos, su espalda y su buena voluntad”.

“No se cumplen ni el Estatuto de Andalucía ni la Ley de Salud. No todos los andaluces tienen la misma posibilidad de recibir los servicios que ofrece la cartera de servicios del SAS”, ha lamentado CSIF-Andalucía, que precisamente acaba de firmar un acuerdo con el Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía (ICPFA) para “la formación y el perfeccionamiento” de los trabajadores y los futuros profesionales a través de cursos, seminarios, jornadas o conferencias. El acuerdo, con una vigencia de dos años, ha sido sellado por el presidente de la Unión Autonómica de CSIF, Germán Girela, y el del ICPFA, Juan Manuel Nieblas.