La Ley andaluza del flamenco impulsa su inclusión en el sistema educativo

El Gobierno de PP y Cs inscribirá este arte en su globalidad como bien interés cultural de Andalucía tras contar ya con la declaración de patrimonio inmaterial de la Humanidad

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo. EFE/ Raúl Caro.
La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo. EFE/ Raúl Caro.Raul CaroEFE

El Gobierno autonómico ha autorizado la tramitación del anteproyecto de ley del flamenco en Andalucía que lo fomenta como elemento singular de la cultura andaluza e impulsa el conocimiento de este patrimonio en las diferentes etapas de la enseñanza no universitaria.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, la consejera de Cultura, Patricia del Pozo, ha informado de que un pilar de la nueva ley es favorecer el flamenco en la enseñanza no universitaria con su inclusión en los contenidos curriculares para promoverlo “como elemento propio y genuino del patrimonio andaluz”.

Además, en colaboración con la Consejería de Educación y Deporte, en dichas etapas educativas se desarrollarán actividades relacionadas con el flamenco, así como la elaboración de un plan de formación anual para el profesorado en esta materia.

También se impulsará la investigación del flamenco en el ámbito universitario y en el Espacio Europeo de Educación Superior con la colaboración de universidades, conservatorios y la posibilidad de crear cátedras de flamencología.

“Este apartado es clave para preservar, conservar y fomentar el conocimiento y el legado del flamenco en todas las etapas educativas y, sobre todo, entre los más jóvenes”, ha destacado Patricia del Pozo.

Otras novedades de este proyecto de ley son que la creación de un registro voluntario para que las entidades ligadas al mundo del flamenco se pueden inscribir, la regulación del régimen jurídico de las peñas flamencas y la inscripción del flamenco en su globalidad como bien interés cultural de Andalucía -ya cuenta con la declaración de patrimonio inmaterial de la Humanidad-, ha explicado Del Pozo.

Además del fomento del flamenco, la ley busca también estimular la creación y el asociacionismo, garantizando la conservación, la recuperación y la puesta en valor del conjunto patrimonial del flamenco en todas sus manifestaciones, ha explicado la consejera.

La Ley marca las competencias que tanto el Consejo de Gobierno como la Consejería competente y las entidades locales tienen en los objetivos de fomentar, preservar, conservar, difundir y proteger el flamenco y crea instrumentos para ello como el Plan General Estratégico, que será aprobado por el Ejecutivo andaluz y que marcará las acciones, prioridades y necesidades básicas del flamenco para lograr los objetivos principales de la Ley.

Para ordenar, promocionar y planificar las actividades y entidades con incidencia en materia de flamenco, la Ley crea el Registro Andaluz de Flamenco, de carácter público y dependiente de la Consejería, cuya finalidad será servir como instrumento administrativo para el conocimiento, publicidad y ordenación de los profesionales y entidades que desarrollen actividades relacionadas con el flamenco en Andalucía.

La consejera ha sostenido que trata de una Ley clave para esta tierra, cuna del flamenco, que a su vez constituye la principal seña de identidad de la cultura andaluza, que la distingue ante el resto del mundo y que además es Patrimonio de la Humanidad.

La iniciativa responde al compromiso del Gobierno andaluz con este arte y su protección, y también da respuesta a dos mandatos parlamentarios (Proposición no de Ley de septiembre de 2016 aprobada por la mayoría de la Cámara y una Declaración Institucional del Pleno del Parlamento en diciembre de 2020), así como a lo establecido en los artículos 37 y 68 del Estatuto de Autonomía.