El secreto de la Alhambra para haber sobrevivido a cinco terremotos

El monumento es uno de los más conocidos en toda España y cuenta con multitud de curiosidades

Vista de la Alhambra y Sierra Nevada desde el barrio del Albaicín
Vista de la Alhambra y Sierra Nevada desde el barrio del Albaicín FOTO: Picasa | turgranada.es Alicia Romay

España cuenta con infinidad de lugares dentro de sus fronteras que son auténticas maravillas en el mundo. Cada año miles de turistas tanto españoles como extranjeros deciden visitar los miles de lugares que nuestro país esconde, algo que ha llevado a España a ser una de las naciones con mayor presencia en este ámbito.

Cada año millones de turistas visitan España en busca de muchos de los atractivos que el país ofrece. Así, gracias a las múltiples ofertas turísticas existentes España ha conseguido consolidarse como uno de los referentes en cuanto a vistas se refiere, muy por encima de otros países cercanos.

La historia o los monumentos suelen ser uno de los principales reclamos del país que junto al sol y la playa conforman una variada oferta turística. El país cuenta con miles de puntos que visitar en busca de curiosidades únicas como el hecho de ser una de las naciones con un mayor número de Patrimonios de la Humanidad.

Uno de los monumentos más emblemáticos de nuestro país es la Alhambra. Conocida por la mayoría de los habitantes españoles y gran parte del resto del mundo, el palacio ubicado en Granada es una de las maravillas que guarda nuestro país.

La roja

La Alhambra se levantó sobre la colina de la Sabika, uno de los puntos más elevados de Granada. Sus promotores buscaron una situación estratégica favorable para defender los dominios y, además, ser un símbolo que demostrase el poder que suponía la construcción.El edificio podía observarse desde cualquier punto de la ciudad, hecho que otorgaba a la construcción ser reconocida por todos los habitantes.

El origen de esta construcción se remonta a una simple fortaleza creada en el siglo IX llamada “AlHamra”, es decir “La Roja, por el color de la tierra empleada para su construcción. Una vez instaurada la dinastía Nazarí en Granada se empezaron a realizar distintas obras de gran calado para transformarla en el complejo que hoy conocemos.

Así, cuando Muhammad I trasladó su corte a la colina se llevaron a cabo nuevas modificaciones para convertir el lugar con el paso de los años en un Palacio.Gracias a largos periodos de paz se consiguió ampliar el lugar con nuevas obras como los Baños Reales o el Palacio del Portal que dieron a la Alhambra un esplendor sin igual.

Con el paso de los años, cambios de dinastías incluidas, la construcción siguió creciendo hasta 1492 cuando la toma por parte de los Reyes Católicos ese mismo año puso fin a ocho siglos de presencia árabe en la Península Ibérica.

De esta forma la Alhambra sufrió distintas adaptaciones para acomodar el sitio a los reyes cristianos y su corte. Los palacios fueron decorados con emblemas reales y se substituyeron las mezquitas por iglesias, algo que supuso un gran cambio.

La Alhambra fue importante para todos los monarcas posteriores y su legado ha llegado hasta hoy en día. El monumento es uno de los más visitados en toda España aunque su historia podría haber cambiado para siempre si no fuera por su curiosa forma de construcción que le ha permitido sobrevivir a cinco terremotos.

Peligro sísmico

Granada se encuentra dentro de un enjambre sísmico que supone un riesgo real aunque la Alhambra ya ha sido capaz de soportar más de un terremoto. Con el paso de los siglos han sido hasta cinco grandes seísmos los que han sacudido la construcción que se ha mantenido en pie gracias a una serie de curiosidades que la protegen.

Una de las particularidades que esconde el famoso monumento granadino es la gran belleza de sus planos constructivos y ornamentales. Estos se basan en la utilización de las proporciones áureas y pitagóricas, algo que según algunos expertos puede haber sido clave durante los terremotos.

La Alhambra se encuentra dentro de una zona especial donde el gran movimiento sísmico de la zona parece dar una tregua aunque durante los años hasta cinco grandes terremotos hayan comprometido el lugar.

El Cerro de la Sabika mencionado anteriormente como uno de los primeros puntos donde se empezó a construir la Alhambra encierra una formación geológica especial. Creado gracias a sedimentos detríticos gruesos y cantos heterométricos redondeados ha conseguido convertirse en una excepción en la zona.

Vista del patio de los Arrayanes de la Alhambra
Vista del patio de los Arrayanes de la Alhambra FOTO: Miguel Ángel Molina EFE

La zona es tan especial que incluso encierra oro en sus entrañas, algo que los romanos ya trataron de explotar siglos atrás. Pero lo especial del lugar es el suelo y sus bondades que han conseguido que la Alhambra se mantenga en pie tras todas las adversidades sísmicas.

El suelo resulta, así, el segundo elemento clave del monumento para sobrevivir a los terremotos pero no es el último. Gracias a los muros de más de un metro y medio de profundidad la Alhambra ha conseguido perdurar en el tiempo y, aunque los movimientos sísmicos hayan provocado desperfectos cuenta con un buen estado.