Cádiz se apunta al «boom» de la energía solar

Jerez albergará grandes plantas fotovoltaicas mientras crece la demanda para el autoconsumo

La instalación de placas fotovoltaicas para el autoconsumo se ha multiplicado por la escalada de precios de la electricidad
La instalación de placas fotovoltaicas para el autoconsumo se ha multiplicado por la escalada de precios de la electricidad FOTO: La Razón La Razón

Con más de 3.300 horas de luz al año, Cádiz, cuarta provincia española donde la presencia del astro rey es más acusada, podría convertirse a medio plazo en uno de los mayores «graneros» de energía solar de todo el territorio nacional. Las cuantiosas inversiones previstas para la construcción de grandes plantas fotovoltaicas en municipios como Jerez de la Frontera y el continuo incremento de instalaciones para autoconsumo tanto en viviendas privadas como en empresas harán de la provincia un paraíso de las renovables. Y, todo ello, en un momento clave, cuando el mercado eléctrico se encuentra inmerso en una desbocada escalada de precios.

Entre los grandes proyectos destaca el que, bajo el nombre comercial de Sigma, va a desarrollar en los próximos meses la empresa petrolera Repsol. Esta iniciativa empresarial, que contempla la construcción de cinco parques en el entorno de la pedanía de Torrecera –núcleo de poco más de 1.200 habitantes que se localiza a 20 kilómetros de Jerez–, contará con una potencia total de 204 megavatios, convirtiéndose en la más destacada de Cádiz. Declarado de interés estratégico por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía por su «especial relevancia para el desarrollo económico» y con todas las licencias municipales para su próxima ejecución, el proyecto contempla tres grandes parques con una potencia instalada de entre 47,9 y 50 megavatios cada uno y otros dos de 29,45. El proyecto, que convertirá a Jerez en referente de las energías renovables, será realidad gracias a una inversión de 107 millones de euros y, durante la construcción de sus parques, generará casi 800 empleos.

No obstante, estos no son los únicos proyectos que maneja Jerez, ya que a las instalaciones, 13, que cuentan ya con el visto bueno de la Junta de Andalucía, se unen otras 12 que podrían ver la luz en los próximos meses. Los últimos proyectos autorizados han sido los de las sociedades Loki Solar, de 46 hectáreas y con un presupuesto de algo más de 11 millones de euros, y el de Koramu Sigma, de 665 kilovatios de potencia. Asimismo, a final de febrero obtuvo el visto bueno la tercera de las cuatro plantas de Magtel, de 50 megavatios.

Cabe destacar que a las plantas de Jerez se unen otras en la provincia, como es el caso de las tres impulsadas por Soltec de la mano de Statkraft en el municipio de San José del Valle –Arenosas, el Yarte y La Guita–. Se trata de un proyecto con una inversión de 75 millones de euros que se completa con una cuarta en Malabrigo –Jerez–, con una potencia en conjunto de 234 megawatios.

A estas instalaciones de grandes dimensiones, la provincia de Cádiz suma esas otras, cada día más numerosas, destinadas al autoconsumo, tanto de viviendas particulares, como de comunidades de vecinos y empresas.

Crecimiento que, según la Agencia Andaluza de la Energía, se viene registrando a lo largo de los últimos años en la totalidad de provincias y que, además, se espera que experimente un destacado repunte a raíz de los precios desorbitados del suministro eléctrico. Demanda que ya detectan muchas de las empresas gaditanas que se dedican a la instalación de placas solares en la provincia.

«En los últimos años, el interés de los propietarios de viviendas por este sistema ya venía incrementándose y, a raíz de la subida de los precios del suministro eléctrico, está yendo a más. Aunque es cierto que no todo el mundo que pregunta se decanta por instalarlo, no lo es menos que ha subido el porcentaje de quienes ya ven en la energía solar una solución a sus problemas», apuntan desde Ensolbahía.

Aunque el grueso de la demanda se concentra en viviendas particulares, «cada vez son más las empresas que, aprovechando la gran superficie de su techo, se decantan por la energía solar, tal y como venimos comprobando en polígonos industriales como los de Chiclana».

«Asimismo –añaden– la energía solar se ha convertido en el gran recurso de esas viviendas que, por razones muy diversas, no tienen la posibilidad de engancharse a la red de suministro eléctrico».

También cabe destacar el interés creciente de las comunidades de vecinos por esta opción de energía limpia. «Si bien es cierto que es más complicado poner de acuerdo a todos los vecinos para desarrollar un proyecto de estas características, cada vez son más las comunidades que, cuanto menos, se interesan e incluso se animan a dar el paso. De hecho, nosotros vamos a ejecutar ahora una actuación en Cádiz», apuntan desde Solarcosta.