IU señala a Podemos por el “ruido” y la “confusión” previa al 19-J que debilitó a Por Andalucía

El coordinador general Toni Valero presenta el informe político post-electoral

El coordinador general de IU Andalucía, Toni Valero
El coordinador general de IU Andalucía, Toni Valero FOTO: La Razón La Razón

La división de la izquierda se agranda tras los “muy malos” resultados del 19-J. La coalición Por Andalucía, integrada por Izquierda Unida, Podemos, Más País, Verdes Equo, Iniciativa del Pueblo Andaluz y Alianza Verde, ha entrado en su fase analítica. IU señala directamente a Podemos como gran responsable de que el proyecto llegase a las urnas debilitado. El coordinador general de IU Andalucía, Toni Valero, presentó en Málaga un informe político ante la Comisión Coordinadora de IU Andalucía, en el que culpa a la “derechización” del voto, a la desmovilización de los votantes progresistas, a la fragmentación de la izquierda en dos marcas que no han sabido diferenciarse y a las críticas al Gobierno central de PSOE y Podemos por la crisis de la inflación. El informe fue aprobado con el 74% de los votos a favor, 7% de abstenciones y 19% en contra.

El proyecto de izquierdas ha pasado de 586.000 votos en 2018 como Adelante Andalucía, a unos 451.000 votos entre las dos opciones, que suman siete escaños. De haber ido en una única papeleta, se estima que hubiesen llegado a los 12 escaños y que el PP no habría obtenido la mayoría absoluta. Valero no entiende “la apuesta por la dispersión en vez de por el encuentro”. La “falsa moderación” de Juanma Moreno y su gestión de “continuismo de viejas políticas iniciadas por el PSOE”, sumado al “miedo a Vox”, han puesto “un puente de plata” para que PP “fagocitase” a Cs y atrajese a un 16% de votantes socialistas.

Por Andalucía llegó a la campaña “sin una imagen consolidada” que provocó la “confusión” de los electores y con una candidata, Inma Nieto, a la que faltó “más tiempo” para diferenciarse de Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía). Según el análisis de IU, la marca de coalición tuvo la “visión negativa” del votante de izquierdas. Y a ello contribuyó la ruptura del grupo parlamentario de Podemos Andalucía, que “emitió ruido” hasta la propia campaña electoral. Para Valero, el proceso “se vino frustrando desde diciembre” por no entenderlo como “genuinamente andaluz” y se complicó “extremadamente” a partir de marzo, cuando las tensiones estatales generadas por la guerra en Ucrania se trasladaron a la negociación, y se produjo el “bloqueo de la dirección estatal de Podemos para llegar a acuerdos”. Como consecuencia, se generó una “incertidumbre” en torno al proyecto en un contexto donde la tensión era “constante por las amenazas de adelanto electoral”.

Al fin, el pacto sale adelante bajo la marca Por Andalucía, que Valero ha catalogado como “una trágala por Podemos, a pocos minutos de que se cerrase el plazo”, y que dejaba a IU “en detrimento” y con una “injusta representación” en el grupo parlamentario. Sin embargo, asegura que se siguió adelante para trabajar en un frente amplio, visibilizar la marca e incorporarla al nuevo ciclo electoral. De no ser así, ha advertido que “se habría puesto en serio riesgo la estabilidad del espacio político estatal”.

Una decisión “responsable”, pero que se volvió a ver empañada por el “ruido” cuando Podemos no llegó a tiempo al registro y quedara fuera de la papeleta, “generando confusión entre electores” que todavía asociaban a Teresa Rodríguez con Podemos. A ello se suma la destitución en plena campaña de Amanda Meyer, jefa de gabinete del ministerio de Igualdad, de Irene Montero.

Según IU, las encuestas y los medios de comunicación se afanaron en “instalar ese marco de división en la izquierda” y fruto de ello “no se divisó una alternativa factible y los electores en ningún momento pensaron que podía haber cambio de gobierno”; lo que se ha traducido en una mayor abstención del votante progresista.

Valero ha reconocido también que el contexto de la guerra Ucrania y la crisis socioeconómica derivada de la inflación, “está generando un malestar que afecta más al bloque progresista que al conservador”. La preocupación de la mayoría social de llegar a final de mes, está provocando una desmovilización y desafección del electorado que también se ha pronunciado en la abstención”.

Así las cosas, la convocatoria electoral municipal supone para IU “una oportunidad imprescindible parar construir las bases del frente amplio” y que llegue a los comicios generales. “Vamos a unas municipales que deben traducirse en conseguir cambiar la tendencia electoral y que haya un giro hacia la mayoría progresista”, dice Valero, que señala que de esos comicios debe salir una IU fortalecida para incidir en la creación de un proyecto de país que debe liderar Yolanda Díaz, y construir candidaturas lo más unitarias posibles”.