El PSOE andaluz defiende la práctica de «la derrama» como algo «normal»

La anterior dirección dejó en las cuentas un saldo positivo de 1,9 millones de euros

Juan Espadas, en un acto en Pozoblanco. EFE/Salas
Juan Espadas, en un acto en Pozoblanco. EFE/Salas FOTO: Salas EFE

La petición del PSOE de Andalucía de reclamar financiación a sus agrupaciones con una aportación de hasta un 15% de su saldo, en tanto afecta al bolsillo del militante, ha dolido. El partido volvió a defender este sistema de financiación tras el varapalo de las elecciones andaluzas – 30 diputados en el Parlamento y 883.000 votos– y su consecuente reducción de la subvención electoral. Los socialistas contarán con una financiación como segunda fuerza del Parlamento de 3.056.165,15 euros: 1.442.200,95 euros por los escaños y votos y 1.613.964 euros al multiplicar la ponderación de su porcentaje de voto (un 24,09%) por el censo de las andaluzas, lo que equivale a 0,24 céntimos por voto. El PP sobrepasará los cinco millones, por lo que el PSOE-A de Espadas busca formas de financiación a través de «las derramas» para competir, además, según dijo Espadas en la campaña, con el aparato de la Junta de Andalucía.

Ante las críticas internas, el parlamentario y secretario general del PSOE de Almería, Juan Antonio Lorenzo, aseguró que el partido en Andalucía se financia de forma «multidireccional», a través de convenios con las agrupaciones locales de la formación que son «legales y transparentes». «No comprendo el revuelo que se ha montado con este tema, el PSOE se ha financiado y se financia de manera multidireccional», insistió Lorenzo. El dirigente socialista expuso que existen convenios de financiación «de ida y vuelta» entre los distintos órganos para contribuir a la financiación del aparato. «Después de los procesos que hemos pasado de primarias, de elecciones y demás, pues hace falta echar una mano y se plantea una derrama en las agrupaciones locales», manifestó Lorenzo.

Para la actual dirección del PSOE de Andalucía esta práctica es «algo normal» y que «se viene haciendo en la historia» del partido, con convenios entre agrupaciones, por lo que el partido «se ha financiado siempre de manera legal y de manera transparente, no como otros», señaló. El secretario general del PSOE de Almería insistió en la normalidad de dicha práctica y expuso que él mismo ha hecho «un préstamo al partido antes de las elecciones a nivel personal».

El partido defiende su financiación «multidireccional» con convenios «transparentes»

Las críticas internas del PSOE-A van más allá, ya que se censura que este tipo de decisiones no se abordaran en el pasado comité director. Además, hace un año el partido arrojaba un saldo positivo, a fecha 23 de julio de 2021, de 1,9 millones de euros, según el informe de situación bancaria al que aluden los críticos con la actual dirección, adelantado por Economía Digital. Entonces, el partido y el grupo parlamentario estaban «al corriente de pago de cuantas obligaciones tributarias y ante la tesorería general de la Seguridad Social pudieran derivarse», según reza el documento. Uno de los militantes que han rechazado la «tasa Espadas» es Luis Ángel Hierro, que se enfrentó a Susana Díaz y al actual líder del PSOE-A en las primarias. «Quitar recursos a las Agrupaciones Locales, que irían a la campaña electoral de las municipales, para pagar gasto administrativo del PSOE-A es otro error más. El PSOE de Juan Espadas impone un ‘impuesto’ para cuadrar las cuentas tras el 19-J», señaló vía Twitter.

El PSOE andaluz «reajusta» sus cuentas con críticas internas incluidas. Los socialistas andaluces, en concreto, piden a través de un comunicado a sus agrupaciones locales y de distrito, con fecha de 28 de julio –15 días después del comité director en el que Espadas abogó por «la renovación»– «porcentajes de colaboración» de hasta el 15% del saldo acumulado a fecha del 31 de diciembre de 2021. «Se hace necesario establecer un marco de colaboración entre la estructura regional y las agrupaciones locales y de distrito», argumenta el PSOE andaluz. El argumento utilizado para la petición es que en otras ocasiones ha sido el partido regional el que ha sostenido a las agrupaciones locales. La campaña electoral, para la que se tiró de microcréditos, ha supuesto finalmente un descalabro económico, a la que hay que añadir la campaña de promoción de Espadas dado su bajo índice de conocimiento más allá de Sevilla.