Portugal y Galicia, aliados de Andalucía para impulsar la economía azul

El presidente Juanma Moreno firmó sendos acuerdos de colaboración para potenciar un sector clave en Andalucía y en el que la Unión Europea ha fijado parte de su agenda sostenible

La economía azul engloba todas las actividades de origen marino, como puertos y zonas costeras. En la imagen, el Puerto de Algeciras
La economía azul engloba todas las actividades de origen marino, como puertos y zonas costeras. En la imagen, el Puerto de Algeciras FOTO: AUTORIDAD PORTUARIA DE LA BAHÍA DE ALGECIRAS AUTORIDAD PORTUARIA DE LA BAHÍA DE ALGECIRAS

Una de las apuestas del nuevo Gobierno andaluz que ha conformado Juanma Moreno es la economía azul. La consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul que lidera Ramón Fernández-Pacheco será la encargada de materializar estas políticas en sintonía con el Pacto Verde Europeo y que debe situar a Andalucía como una de las regiones europeas más competitivas en esta materia.

La economía azul es toda actividad económica asociada a los océanos, los mares, los puertos y las zonas costeras. Por tanto, es una fuente para el desarrollo económico de los territorios, en general, y de las comunidades costeras en particular. El concepto de economía azul engloba todas las actividades de origen marino o relacionadas con el mar, comprendiendo los puertos y las zonas costeras.

De momento, el decreto del Presidente de reestructuración de competencias en consejerías ha atribuido al nuevo departamento que liderará el exalcalde de Almería, además de las propias de medio ambiente y desarrollo sostenible, las relativas al uso, gestión y conservación sostenible de los recursos marinos. Igualmente, tiene adscritas la Agencia Pública de Puertos de Andalucía y la Fundación para el Desarrollo Sostenible de Doñana.

Durante la pasada legislatura, el Gobierno de Juanma Moreno ha sentado las bases para el impulso de esta nueva actividad económica en Andalucía. De hecho, el presidente ha firmado sendos acuerdos con Portugal y con Galicia para explorar vías de colaboración en esta materia. Incluso se ha planteado la opción de crear una Alianza Ibérica Marítima Andalucía-Portugal-Galicia.

Durante una visita a Faro (Portugal), Moreno firmó un nuevo Convenio transfronterizo de la Eurorregión Algarve-Alentejo-Andalucía. El texto incluía una apuesta por potenciar la economía azul a» través del medio marino y costero, promover un desarrollo sostenible que incida en la protección del medioambiente, la biodiversidad y el patrimonio cultural y natural y la lucha contra el Cambio Climático impulsando la transición hacia energías renovables y el aumento de eficiencia energética».

También hizo lo propio durante la visita del presidente gallego Alberto Núñez Feijóo al Palacio de San Telmo para debatir sobre el nuevo modelo de financiación autonómico. Este encuentro, que se produjo antes de que Feijóo se convirtiera en el nuevo presidente del Partido Popular, se saldó con la firma de una declaración institucional en el que ambos Gobiernos autonómicos se comprometían a «crear una estrategia de futuro común y construir un eje Norte-Sur que establezca acciones conjuntas para consolidar la economía del mar, también llamada economía azul, además de impulsar otras actuaciones en materia de revolución verde; nuevas formas de energía; incendios forestales; desafío demográfico y promoción del territorio».

Portugal lleva años apostando por el impulso de la economía azul ya que el mar es un elemento distintivo en su historia. De hecho, es uno de los pocos países con un ministerio dedicado exclusivamente al mar.

Por tanto, constituye un buen espejo para el desarrollo de esta actividad. Andalucía, con fachada marítima tanto al Mediterráneo como al Atlántico, y con casi 1.000 kilómetros de costa, tiene potencialidad para aprovechar mejor estos recursos.

De hecho, el debate sobre la economía azul no es nuevo. En la precampaña de las elecciones andaluzas de 2018, la entonces presidenta de la Junta Susana Díaz inauguró Innovazul, un encuentro organizado por la Universidad de Cádiz y que se definía como un espacio de encuentro de empresas, instituciones, centros de investigación y universidades relacionados con los sectores estratégicos vinculados a la economía azul. El objetivo, según los organizadores, era facilitar la colaboración entre los distintos agentes del sistema para promover la innovación y contribuir a generar una economía moderna, sostenible y competitiva. De hecho, está previsto un segundo encuentro entre el 29 de noviembre y el 2 de diciembre próximos. «La economía azul es esa veta en la que centra el crecimiento el Gobierno», señaló Díaz durante su intervención en 2018.

Tras todos estos intentos por potenciar la economía azul en Andalucía, así como en otras regiones costeras, se encuentra la oportunidad de captar recursos de la Unión Europea, decidida a alcanzar los objetivos fijados en el Pacto Verde Europeo.

En una Comunicación de la Comisión Europea del año pasado se señalaba, entre otras cuestiones, que y el Grupo del Banco Europeo de Inversiones, compuesto por el Banco Europeo de Inversiones y el Fondo Europeo de Inversiones, intensificarán su cooperación para una economía azul sostenible.