La Fundación Centa, ejemplo de cómo el PSOE-A alargaba la vida de sus “chiringuitos”

El Gobierno de Moreno finiquita el organismo que Susana Díaz salvó en 2018 a través de una adquisición mayoritaria de la Junta para “solventar un problema financiero coyuntural”

El Consejo de Gobierno del pasado 9 de agosto autorizó la extinción de la Fundación Pública Centro de las Nuevas Tecnologías del Agua (CENTA)
El Consejo de Gobierno del pasado 9 de agosto autorizó la extinción de la Fundación Pública Centro de las Nuevas Tecnologías del Agua (CENTA) FOTO: Raul Caro EFE

El Gobierno de Susana Díaz decidió alargar en 2018 la vida de la Fundación Pública Centro de las Nuevas Tecnologías del Agua (Centa) autorizando la adquisición mayoritaria por parte de la Junta de Andalucía con el único objetivo de «solventar el problema financiero coyuntural que presentaba la Fundación » y sin acompañar siquiera de un plan estratégico. Es la conclusión general argumentada por el Gobierno de Juanma Moreno para autorizar la extinción de uno de los llamadas «chiringuitos» que formaban parte de la administración paralela andaluza durante la gestión socialista.

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía publicó ayer el acuerdo del Consejo de Gobierno del pasado 9 de agosto de autorización de la extinción de la Fundación Pública Centro de las Nuevas Tecnologías del Agua (CENTA), en los términos acordados por el Patronato de la Fundación el pasado 20 de diciembre de 2021 y que implica la cesión e integración de su activo y pasivo en la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía (Amaya). El personal al servicio de la citada Fundación se integrará mediante subrogación en la plantilla de Amaya, es decir sus 19 trabajadores, entre coordinador general, responsables de Servicios Tecnológicos y de Administración, técnicos, investigadores y operarios, con retribuciones de casi 27.000 euros de media.

La auditoría operativa llevada a cabo por el Gobierno de PP y Cs en 2019 –ejecutada al conjunto del sector público instrumental– permitió detectar que esta operación «no fue acompañada de un plan estratégico que contemplara la localización o integración dentro de la entonces Consejería de Obras Públicas y Transporte y del sector público andaluz de la investigación» para fomentar sinergias entre los distintos hubs existentes, como institutos universitarios o la propia Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía (Amaya). Estas sinergias, según explica ahora el Gobierno andaluz, «hubieran podido suponer un mejor aprovechamiento de los recursos disponibles de todas las entidades del sector público andaluz dedicado a la I+D+i, mejor aprovechamiento de los fondos y transferencias de la Junta de Andalucía, así como ventajas competitivas a la hora de acudir a las convocatorias de fondos europeos». Y, por supuesto, se concluye que se estaban generando «duplicidades entre las funciones asumidas y desarrolladas por la Fundación CENTA y las de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible y sus agencias».

Aunque la Fundación dedicaba sus esfuerzos operativos a la «postulación y desarrollo de proyectos que se enmarcan dentro de las líneas y fines para los que fue creada» no se reportaba «información en detalle sobre cómo estos proyectos finalmente son transferidos al desarrollo científico, tecnológico y social de Andalucía». El Gobierno de Juanma Moreno, «en aras de la necesaria eficacia y eficiencia administrativa y el adecuado uso de los recursos públicos que exigen una racionalización del gasto y de mejora de la gestión del sector público» procede ahora a su extinción esgrimiendo «deficiencias en la gestión y falta de procedimientos internos y carencias en la planificación estratégica».

La Junta de Andalucía impulsó la creación del Centa en 1994, a través de la entonces Consejería de Obras Públicas y Transportes, bajo la forma jurídica de asociación y agrupaba a más de 33 instituciones de naturaleza privada y pública, con el objetivo de servir de punto de encuentro entre administraciones, universidad y empresa en torno al agua. El 6 de marzo de 2008 cambia su forma jurídica a la de Fundación Centro de las Nuevas Tecnologías del Agua, teniendo como principal objetivo, contribuir al desarrollo científico, tecnológico y social de Andalucía, impulsando una mejora de la competitividad de las empresas, profesionales y organizaciones del sector del agua, promoviendo su implicación activa en las actividades de la Fundación, especialmente en lo que respecta a actividades de investigación y desarrollo tecnológico.

De acuerdo con sus Estatutos, la Fundación tenía, entre otros, los siguientes fines promover una mejor gestión de los recursos hídricos; contribuir al desarrollo científico, tecnológico y social de Andalucía: y contribuir al desarrollo de un nuevo enfoque en las políticas públicas del agua. El 13 de noviembre de 2018, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía acuerda autorizar a la entonces Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio para adquirir la representación mayoritaria en la Fundación Centa, lo que determina su condición de Fundación del sector público de la Comunidad Autónoma de Andalucía, estando adscrita en la pasada legislatura a la denominada Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible (hoy Agricultura, Agua y Desarrollo Rural).