Impulso a las carreteras «verdes» en Andalucía: menos ruido y asfalto sostenible

La Junta aprueba el nuevo Plan de Infraestructuras de Transporte, con una inversión de 7.766 millones

Andalucía cuenta con 10.500 kilómetros de red viaria de titularidad autonómica
Andalucía cuenta con 10.500 kilómetros de red viaria de titularidad autonómica

Un documento «realista y ejecutable» que dibuja el marco de las infraestructuras del transporte y la movilidad en la comunidad autónoma hasta el año 2030, con una inversión de 7.766 millones de euros. El Consejo de Gobierno aprobó ayer el nuevo Plan de Infraestructuras de Transporte y Movilidad de Andalucía (PITMA), que marca la dirección de las inversiones y proyectos en este ámbito bajo dos premisas fundamentales: la sostenibilidad y la apuesta por la obra pública como mecanismo de «ayuda a la reactivación económica», tal y como aseguró la consejera de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda, Marifrán Carazo.

Uno de los objetivos del plan es la ejecución de carreteras «verdes» bajo los parámetros de la sostenibilidad y la innovación. Andalucía cuenta con 10.500 kilómetros de red viaria de titularidad autonómica y en algunos tramos ya se interviene con técnicas no contaminantes. Las actuaciones van encaminadas a reducir el consumo energético en los sistemas de iluminación, a combatir la contaminación acústica y a incluir vegetación en los entornos de los viarios. En la A-92 ya se aplica un sistema innovador, denominado Masai y desarrollado por la Universidad de Granada, consistente en un asfalto sostenible. Los Masai son mezclas bituminosas producidas a temperatura máxima de 140 grados y con características singulares, como que al menos el 20% del peso es material fresado procedente de carreteras deterioradas o el 0,5% de material reutilizado como polvo de neumáticos.

Junto a la A-92, a la altura del Puerto de la Mora y Guadix, también se ha aplicado en la A-4026, en Pinos Genil; en la A-4028 en Cájar o, más recientemente, en la carretera Iznalloz-Darro (A-308), donde además del asfalto sostenible se incorporaron sensores para medir el desgaste o la temperatura del asfalto o el número de vehículos que circulan por la vía, entre otros factores.

El 64% de la inversión prevista en el PITMA recae en la construcción de infraestructuras de transporte intermodal, principalmente el desarrollo de los metros de Sevilla, Málaga y Granada. Junto a ello, el plan recoge el desarrollo de un nuevo marco normativo para el transporte y la movilidad sostenible, el impulso de un sistema inteligente del transporte público que atienda a todos los modos, el diseño de un nuevo sistema concesional de transporte por carretera o la mejora de la política tarifaria para fomentar la intermodalidad. De igual forma, se prevé el desarrollo de una red de corredores limpios y la mejora de la eficiencia energética en los sistemas de transportes y se apuesta por ampliar la Red Logística de Andalucía y una mejora del sistema portuario. Carazo destacó que el plan es fruto de un «minucioso trabajo» de redacción y tramitación de dos años y medio, desde que el Consejo de Gobierno de la Junta acordó su formulación en mayo de 2019, y que durante su elaboración se ha garantizado la participación «real y efectiva» de la ciudadanía, los agentes económicos y sociales y las administraciones públicas para obtener un documento de consenso.

De la inversión prevista, más del 41% procede de financiación pública directa de la Junta de Andalucía, mientras que un 23% procede de fuentes como los mecanismos financieros que pone a disposición la Unión Europea (como los Feder) y un 18% se estima que corresponderá al Estado. También se contará con colaboración público-privada en algunas líneas, como es el caso de áreas logísticas y puertos. Los porcentajes podrán variar en función de la financiación que finalmente resulte del nuevo marco financiero Feder.