Salud

Mujeres tetrapléjicas que logran ser madres: «Es una decisión muy valiente»

La Unidad de Lesionados Medulares del Virgen del Rocío ayuda a 22 pacientes a tener un hijo

En los años 80 se pensaba que la inmadurez del sistema neurológico del bebé hacía innecesaria la anestesia
En los años 80 se pensaba que la inmadurez del sistema neurológico del bebé hacía innecesaria la anestesialarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1d2f781d

María Barrera es jefa de la Unidad de Lesionados Medulares del Virgen del Rocío, donde se deriva a los pacientes cuando ya han sido dados de alta por el traumatismo. Desde su experiencia, asegura que el proceso de aceptación de estas personas a su nueva condición «no tarda un año ni dos», de hecho, «algunos nunca llegan a adaptarse». Por eso, cuando una de sus pacientes le dice que quiere ser madre, lo que piensa Barrera es que «para tomar una decisión así hay que ser muy valiente».

Por su unidad han pasado 22 mujeres valientes que han sido madre con diferentes tipos de lesión medular. Aunque, aclara Barrera, es algo excepcional: «En nuestra unidad hemos visto a 22 bebés en 20 años». No porque la lesión medular sea obstáculo para la fertilidad, prosigue, sino porque influyen una serie de factores psicosociales y, por supuesto, el entorno de la mujer. «En estos casos es importante que haya una pareja, por el tema de los cuidados», incide la doctora.

¿Y cómo es el proceso? En primer lugar, cuando una mujer con lesión medular toma la decisión de querer se madre «tiene que comunicárnoslo inmediatamente para planificar el embarazo desde antes incluso de que suceda». Esto es importante, explica la jefa de Unidad de Lesionados Medulares del Virgen del Rocío porque, entre otras cosas, «en muchas ocasiones es necesario modificar su medicación para que no interfiera en el seguro desarrollo del feto».

Una vez se confirma el embarazo, el equipo de Barrera ofrece información a la futura madre de cómo va a trascender la gestación. «Y en esto va a depender mucho el tipo de lesión que tenga», apostilla la doctora. «Cuando la lesión se produce en los niveles bajos de la médula, el embarazo y, sobre todo, el parto se va a parecer mucho al del resto de mujeres. Pero cuando sufren tetraplejía o paraplejía con lesión medular alta, el parto se complica».

Una vez entendido cómo será el proceso, se deriva a la paciente a la unidad de Medicina Maternofetal, dirigida por el doctor Lucas Cerrillo, que trabaja codo a codo con el equipo de Barrera. Allí les explican que las complicaciones más frecuentes del embarazo son la incontinencia, el estreñimiento y un aumento excesivo de peso que luego les impida recuperar su funcionalidad en la silla de ruedas, con el consiguiente riesgo de trombosis.

«Pero es sin duda el parto el momento clave», subraya la doctora Barrera, puesto que «se complica en aquellas lesiones medulares por encima de la dorsal 6 y las tetraplejías porque estas mujeres no tienen sensación de dolor». Por tanto, no pueden reconocer cuando el trabajo de parto está en marcha. Este equipo interdisciplinar que les enseñan a reconocer ciertas señales que indican que el bebé ya está en camino. «Reaccionan al dolor con un aumento de la pasticidad, con contracciones involuntarias de absomen y piernas y tienen que saber identificarlo», explica la doctora.

Al contrario de lo que se pueda creer, la mayoría de estos partos son vaginales, no por cesárea. Y es importante que lo hagan con la epidural, apunta Barrera, porque las mujeres tetraplégicas «aunque no sientan dolor, esa sensación sí llega a la médula y reaccionan con un cuadro de hipertensión grave». De ahí que sea fundamental el tema de la anestesia».

Todas estas recomendaciones se recogen en la Guía Educacional para Mujeres con Lesión Medular que desean ser Madres. Dada la experiencia de estos profesionales y la novedad que supone en el sector, ha recibido este año el Premio a la Mejor Comunicación presentada al Congreso Nacional de la Sociedad Española de Paraplejia