Andalucía

Fornieles: arte andaluz sobre las cenizas del nazismo

El autor lepero abrirá su segundo espacio artístico el 3 de diciembre en Meißen (Sajonia)

Fornieles en su atelier
Fornieles en su atelier FOTO: La Razón La Razón

Fornieles sigue traspasando fronteras. El artista lepero se encuentra desde el pasado mes de abril en en Meißen (Sajonia), donde ha sido acogido con entusiasmo “y cariño”, al punto de que su proyecto galería y Atelier ha sido incluido “entre los lugares de interés cultural y turístico para visitar en la región”, según informó el artista a LA RAZÓN. La historia de este nuevo espacio creativo y expositivo del artista andaluz recoge una historia relacionada con el nazismo y especialmente con la conocida noche de los cristales rotos.

Fornieles abrirá su segundo espacio artístico “el próximo 3 de diciembre” en “un edificio histórico con una planta de sótano del siglo XIII, y planta baja del siglo XV-XVI”. Se localiza “en una calle histórica como es Görnische Gasse, la calle de los artistas especialmente asociados con la Porcelana”.

Emilio Fornieles
Emilio Fornieles FOTO: La Razón La Razón

“Meissen posee la fábrica más antigua de Porcelana de Europa, es mundialmente conocida por esta razón. Se planea que en febrero de 2023 entre a formar parte de la UNESCO”, explica Fornieles. La galería del andaluz se concibe como “un lugar que además recibe visitas guiadas por su valor histórico”, como “el pasado aniversario de la noche de los cristales rotos, cuyas familias deportadas eran judías”.

Fornieles, asimismo, “el próximo 2023″ ha sido “invitado a cerrar el evento Parga noche del arte, la cultura y la arquitectura, con un evento de pintura en vivo con flamenco y será en el Museo Histórico de la ciudad, de la Edad Media con una parte Neogótica, iglesia franciscana en realidad convertida en museo. De los más antiguos de la región”.

Foto de la ciudad de Meissen desde el Rio Elba con la fortaleza Albrechtsburg al fondo.
Foto de la ciudad de Meissen desde el Rio Elba con la fortaleza Albrechtsburg al fondo. FOTO: La Razón La Razón

La ciudad de la bella ciudad sajona, además, posee la primera fortaleza más antigua de Alemania, Albrechtsburg. “Ella y la historia de la porcelana han inspirado a muchos creadores, hay un libro de Emilio Calderón en castellano sobre el secreto de la porcelana”, relata Fornieles.

“Hablar de Meissen supondría muchas palabras y muchas páginas especialmente en el ámbito histórico y cultural a nivel europeo”, relata Fornieles, que destaca “su antigüedad cercana a los 1100 años y su belleza arquitectónica conservada, gótico, barroco, la internacionalmente conocida fábrica de porcelana o la primera manufactura en Europa de 300 años de antigüedad, algo que va a llevar a esta hermosa ciudad alemana de la región de Sajonia a ostentar el próximo año 2023 a ser considerada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad”.

Foto de la calle Görnische Gasse, números 2 y 3.
Foto de la calle Görnische Gasse, números 2 y 3. FOTO: La Razón La Razón

Este enclave histórico se ha abierto de par en par para un artista andaluz. Fornieles, desde abril de este año, se encuentra ubicado en la ciudad y su proyecto de galería y taller abierto al público ha sido considerado por la ciudad como lugar de interés cultural y turístico para el visitante a la región.

El centro histórico de Meissen destaca por las casas renacentistas construidas alrededor de 1560/70 y que pertenecen a la parte más antigua de la ciudad de Meissen, cuya construcción inicial data en realidad del año 1200. “La renovación de estas casas catalogadas ha avanzado a pasos agigantados, también gracias a los arquitectos Antje y Andreas Hainz, con sede en Meissen para la planificación estructural general. La pareja Hainz ha estado apoyando los proyectos de construcción de Brumm Bau GmbH en este hermoso callejón durante muchos años y, por lo tanto, contribuyen a que la renovación avance rápidamente y las casas recuperen su antiguo esplendor”, señala el autor. Con entusiasmo por la rehabilitación de edificios históricos dicen ambos acerca del edificio donde Fornieles Galerie&Atelier se ubica: “Tratamos de preservar lo máximo posible el edificio histórico, algunos de los cuales datan del siglo XVI, procuramos incluir y restaurar la estructura barroca de unos así como detalles renacentistas en los frentes de las ventanas de otros en nuestra planificación”.

Comunidad judía frente a la puerta de la galería y Atelier el pasado aniversario de la noche de los cristales rotos, tarde del 10 de noviembre
Comunidad judía frente a la puerta de la galería y Atelier el pasado aniversario de la noche de los cristales rotos, tarde del 10 de noviembre FOTO: La Razón La Razón
Planta sótano abovedado  del año 1200 en el que tendrán previstos eventos artísticos.
Planta sótano abovedado del año 1200 en el que tendrán previstos eventos artísticos. FOTO: La Razón La Razón

Detalles históricos del espacio

En el caso del edificio donde se ubica la galería y taller de Fornieles, la casa número 2, ha sido incendiada en varias ocasiones a lo largo de la historia. Por razones de seguridad, incluso el segundo piso tuvo que ser demolido, luego la casa se derrumbó parcialmente hasta que solo quedaron las paredes de ladrillo en bruto, las cuales a modo de rememoración se han mantenido en una combinación histórica junto a los techos vistos de hormigón armado, aportando un estilo industrial.

A lo largo de la historia una y otra vez el callejón se vio afectado en el transcurso del la historia. “Incendios de la ciudad, inundaciones y también una devastación de las casas tras la invasión sueca del año 1637, que dañó y destruyó gran parte de la ciudad”, relata el artista a LA RAZÓN.

En los documentos históricos existe un registro de 1637 en el que también se nombra a los propietarios de las casas parcialmente destruidas entonces pero hoy saneadas, renovadas y habitables: Görnische Gasse 2 (O número histórico: 277) perteneció al señor Paull Mücze y mientras que la casa de Görnische Gasse 3 en la que la galería y taller de Fornieles cuenta con un gran ventanal a modo de escaparate histórico (número histórico 278) perteneció al señor Elias Schneider. “En los siglos que siguieron, fueron reconstruidas repetidamente y los dueños fueron cambiando, pero es curioso conocer ya de por aquel entonces los datos de sus propietarios”, cuenta Fornieles.

A principios del siglo XX, el historiador de arte y arquitecto Cornelius Gurlitt, cofundador de la investigación histórico-artística barroca y fundador de la preservación sajona de sus monumentos, produjo una de las descripciones más completas del “inventario de monumentos de arte del Reino de Sajonia” en 41 volúmenes. Estos escritos suponen las biblias de referencia para las sucesoras generaciones de arquitectos, que también le deben a Gurlitt la fundación del Bund Deutscher Architekten (BDA) fundado en 1903. Sus obras hacen referencia naturalmente a áreas urbanas de habla alemana, Extracto de Gurlitt “Funcionarios de Meissen: descripción de los monumentos arquitectónicos y artísticos más antiguos del Reino de Sajonia” (1923): Görnische Gasse 2 (277).

Fornieles, ante una de sus obras
Fornieles, ante una de sus obras FOTO: La Razón La Razón

Asimismo, recoge en sus descripciones la puerta de arco, con los remates decorativos con las conchas marinas y con los asientos de piedra, de perfil liso con un gran karnies (karnies o cornisa en castellano. También se le llama repisa de campana) como nexo principal. Sólo la piedra angular contradice la determinación del tiempo. Lleva el año 1673, incluyendo decoración vegetal en el que posteriormente se graba: 1787.

La historia de este nuevo espacio creativo y expositivo del artista andaluz recoge una triste historia relacionada con el nazismo y especialmente con la conocida noche de los cristales rotos. Es la historia de Ludwig Fischer.

Ludwig Fischer nació en la casa en 1923, de padres judíos. En 1939, Fischer escapó a Estados Unidos escondido en un tren de envío de niños desde Alemania a través de Holanda y donde tomaría luego el nombre de Lawrence Fisher. Creció en la casa Görnische Gasse 2, (local actual del taller y galería de Fornieles), luego iría al instituto Franziskaneum de Meissen hasta la triste y famosa Kristallnacht de 1934 (la noche de los cristales rotos en alemán). Su madre, Hannchen Fischer, se quitaría la vida más tarde ante las represalias nacionalsocialistas, en 1936. Su padre, Leeopold Fischer, traficante de chatarra y prestamista, sería declarado mentalmente discapacitado e incapacitado. Más tarde viviría en las llamadas “Casas Judías” de Dresde. En 1939 se le pierde su rastro.

El espacio artístico y creativo del artista andaluz abrirá sus puerta el próximo 3 de diciembre con el respaldo de la Ciudad de Meissen y su departamento de Cultura así como el apoyo institucional de la Embajada de España en Alemania. Un evento en el que tendrá cabida el flamenco y la marca España con la presentación de la segunda edición de vino tinto extremeño de Bodegas Toribio, esta vez “Atomic” bajo el diseño del propio artista.

Para el próximo año se plantean además proyectos culturales de gran relevancia en el que el artista ha sido invitado con sus manifestaciones artísticas en vivo y en un escenario nuevamente flamenco, además en escenarios históricos propuestos como el Albrechtsburg o el Museo de la Ciudad, un edificio medieval, de los más importantes en la región sajona, en realidad Iglesia Franciscana con ampliaciones Neogóticas en la que tendrá cabida también el arte contemporáneo mediante la performance Action Painting de Emilio Fornieles, una vez más patentando la marca España.

La fachada histórica de la galería y justo en la puerta de entrada va a recibir el próximo año la conocida Stolperstein en la que se recuerda a las personas que ahí vivieron y fueron sacadas a la fuerza para ser enviadas a campos de concentración o simplemente asesinaras. Esta placa en el suelo o piedra será inaugurada el próximo año en noviembre y será un punto de recuerdo a nivel internacional dentro de la comunidad judía en relación al holocausto. “Será inaugurada por un rabino judio muy conocido en la comunidad internacionalmente”, cuenta Emilio Fornieles.