Sanidad

Los médicos amagan con frenar el plan de Primaria

La nueva orden de conciertos sanitarios ha tensado las negociaciones con el Sindicato Médico Andaluz

Consulta de pediatría en un centro de salud
Consulta de pediatría en un centro de salud La Razón

La epidemia de Covid-19 terminó por romper las costuras del sistema sanitario y, sobre todo, de la maltrecha Atención Primaria. Los centros de salud, primer filtro del sistema sanitario y pieza clave para su buen funcionamiento, colapsaron con el Covid y aún no se han repuesto pese a los sucesivos planes para optimizar su actividad. Hace justo un año, cuando Elías Bendodo todavía era consejero de Presidencia, la Junta anunció un plan de refuerzo de la Atención Primaria, con la contratación de 387 nuevos profesionales sanitarios, la apertura de las citas de tarde y la mejora del sistema Salud Responde, para poder atender el 100% de las llamadas.

Un año después, con cambio de equipo incluido, la situación de la Atención Primaria sigue siendo un rompecabezas para el Gobierno de Juanma Moreno. Es cierto que consiguió apuntarse un tanto al frenar la huelga de médicos convocada por el sindicato mayoritario en Andalucía, el Sindicato Médico Andaluz (SMA), cuando se sucedían en el resto de comunidades de España. Pero la confianza de esta organización pende de un hilo.

Salud aceptó su máxima reivindicación con el objetivo de que desconvocaran los paros: limitar las agendas de los facultativos a 35 pacientes en el caso de los médicos de cabecera y a 25 en el caso de los pediatras. Y se emplazaron a seguir negociando el resto de reivindicaciones. Así, el nuevo plan de Primaria en el que trabaja Salud prevé, además, mejorar los cupos designados a cada médico a un máximo de 1.200 pacientes, aumentar la inversión a un 7,4% del PIB y aumentar también la capacidad diagnóstica de los centros de salud. A este respecto, la consejera anunció ayer que se estudia dotar a los médicos de cabecera de equipos para hacer ecografías y analíticas, con el objetivo también de reducir las derivaciones a los hospitales.

Y aunque la consejería que dirige Catalina García está dando pasos para aprobar junto al Sindicato Médico Andaluz (SMA) este plan para Primaria, la nueva orden que actualiza las tarifas de conciertos con la sanidad privada ha tensado de nuevo la cuerda. El presidente del SMA, Rafael Carrasco, ha criticado que esta nueva orden haya sido elaborada de espaldas a los sindicatos y avanzó que pedirán explicaciones a la consejera por haber incluido por primera vez la Atención Primaria en la certera de servicios que se puede derivar a la sanidad privada. A este respecto, reprochó que «la Consejería de Salud debería dedicar toda su capacidad presupuestaria a mantener, mejorar y aumentar la capacidad de asistencia sanitaria con personal e instalaciones públicas», en lugar de «subcontratar estos actos médicos con entidades privadas y con ánimo de lucro». «Si nuestro desacuerdo con la derivación de pacientes al ámbito privado era manifiesto en el caso de la cirugía, pruebas complementarias o estancias hospitalarias, aún lo es más con el hecho de que se añada la posibilidad de concertar la Atención Primaria en un momento como el actual», criticaron han desde la organización sindical. Así,añadieron que las prioridades en este momento debieran ser «el aumento del presupuesto en Atención Primaria, la captación, contratación y fidelización de médicos de familia y pediatras y el aumento de la oferta asistencial con recursos propios».

Por su parte, el resto de sindicatos de la Mesa Sectorial de Salud –UGT ,CC OO, y CSIF–anunciaron que intensificarán sus protestas tras una nueva reunión «fallida» con la consejería.