Transporte

El operador de alta velocidad Iryo se estrena en Andalucía

Trasladará a 2,5 millones de pasajeros anuales en la comunidad autónoma, que generarán un gasto turístico de 350 millones de euros al año

Tren de Iryo en la estación de Santa Justa de Sevilla
Tren de Iryo en la estación de Santa Justa de Sevilla Efe Efe

El primer operador privado español de alta velocidad participado por los socios de Air Nostrum, Trenitalia y Globalvia, Iryo, ha realizado su trayecto inaugural para celebrar su conexión con Andalucía un día antes del lanzamiento de sus operaciones comerciales. El primer viaje con la comunidad autónoma se ha realizado entre la Estación de Madrid-Atocha y la Estación de Sevilla-Santa Justa con parada en Córdoba y ha contado con la presencia de representación institucional y empresarial del sector de la movilidad y turismo. Así, este viernes, 31 de marzo, se inician los viajes comerciales en Sevilla, Málaga y Córdoba y el 2 de junio en Antequera, según ha explicado el operador en un comunicado.

En su parada en la Estación de Córdoba, el alcalde de la ciudad, José María Bellido, ha dado la bienvenida al primer tren inaugural de Iryo y ha destacado que "siempre es una magnífica noticia que Córdoba aumente sus posibilidades de acoger nuevos visitantes". "Recibimos con los brazos abiertos y aplaudimos iniciativas valientes que apuestan por el potencial turístico de Córdoba y nos conectan, a través de la Alta Velocidad, con las principales ciudades de nuestro país. Deseo a iryo toda la suerte del mundo en esta aventura que comienza porque eso significará también muchos éxitos y buenas noticias para Córdoba", ha apostillado. A su llegada a la capital hispalense, la subdelegada del Gobierno en funciones en Sevilla, Isabel Mayo López, ha subrayado en su intervención que "la llegada de Iryo a Sevilla y a Andalucía supone un empuje a la movilidad sostenible en nuestra provincia muy importante". "El Gobierno de España ha liderado la liberalización del mercado ferroviario logrando en los trayectos donde ya se opera en competencia un aumento de los servicios, una mayor variedad de productos y una importante reducción de precios", ha añadido.

Por su parte, el consejero de la Presidencia, Interior, Diálogo Social y Simplificación Administrativa de la Junta de Andalucía, Antonio Sanz, ha resaltado que "con la llegada del tren de Alta Velocidad Iryo, Sevilla y Andalucía vuelven a hacerse un hueco en la historia del ferrocarril, ya que se inaugura una nueva etapa en la movilidad de nuestra tierra que va a permitir aumentar y hacer más asequibles las posibilidades de viajar por placer o para hacer negocios". En ese sentido, Sanz ha explicado que "la liberación ferroviaria en Andalucía va a suponer una aportación directa a la economía andaluza, impulsando sectores tan importantes como el turismo". Al mismo tiempo, ha remarcado que "nos va a permitir optar más fácilmente por usar un medio de transporte sostenible y poco contaminante como el tren".

Finalmente, el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, ha recibido al tren en el andén y ha señalado durante el evento posterior que "Iryo llega a la ciudad en un momento único coincidiendo con un gran calendario de eventos deportivos, congresuales y culturales, entre ellos, la ceremonia de los Premios Grammy 2023 que se va a celebrar en Sevilla, a lo que hay que sumar la ampliación de la capacidad del aeropuerto en un 30% a través de la nueva terminal que permitirá nuevas conexiones, así como el crecimiento de la capacidad hotelera con los nueve establecimientos de 5 estrellas". "Son realidades que impulsarán nuestro turismo con el objetivo de mejorar los grandes datos de recuperación del sector en 2022 y seguir mejorando las cifras en este 2023", ha precisado el regidor.

De otro lado, el presidente de Iryo, Carlos Bertomeu, ha puesto de relieve que, "a 15 días de celebrar los 31 años de la inauguración de la Alta Velocidad en España entre Madrid y Sevilla, volvemos a hacer historia. Es un orgullo formar parte de este gran proyecto que, gracias al trabajo de todo el equipo, nos permite romper por primera vez el monopolio ferroviario en Andalucía". A este respecto, ha asegurado que "la personalización, la sostenibilidad, la concepción multimodal y la experiencia de viaje definen Iryo y esperamos convertirnos en la opción de movilidad preferencial de odos los que por ocio o por negocios viajen con origen o destino en Andalucía". También ha habido representación de Adif con la asistencia del director adjunto a la Presidencia, Fidel Corral, y el director general de Circulación y Gestión de Capacidad, José Estrada. También ha asistido el viceconsejero de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda de la Junta de Andalucía, Mario Muñoz-Atanet Sánchez.

Iryo llega a Andalucía con la vocación de ser "socio estratégico" del desarrollo socioeconómico de Andalucía. Para ello, el operador iniciará operaciones con cuatro frecuencias para Sevilla y Málaga con parada en Córdoba (dos por sentido), aumentándolas gradualmente hasta alcanzar, el 2 de junio, las 12 frecuencias en la ruta Madrid-Córdoba-Sevilla (seis por sentido) y diez en la ruta Madrid-Córdoba-Málaga (cinco por sentido). Finalmente, en esta misma fecha, ampliará a cuatro sus destinos en Andalucía incluyendo la conexión con Antequera, que tendrá dos frecuencias diarias.

En los próximos años, Iryo trasladará en Andalucía en torno a 2,5 millones de pasajeros anuales que generarán un gasto turístico de alrededor de 350 millones de euros al año. Hasta la fecha, en términos de empleo la compañía ha contratado un total de 60 personas en la comunidad. A nivel nacional, la cifra ascenderá a 8 millones de pasajeros anuales con un gasto turístico de 2.000 millones de euros al año. Iryo inició sus operaciones comerciales el pasado 25 de noviembre de 2022 entre Madrid, Zaragoza y Barcelona, y, apenas unas semanas después, el 16 de diciembre, llegó a Valencia y Cuenca. Siguiendo con su hoja de ruta, tras la inauguración de la conexión con el sur de España, el próximo 2 de junio llegará a Albacete y Alicante y el 15 de junio lo hará a Camp de Tarragona.