Nueva Zelanda declara una emergencia climática

Sumándose a más de 30 países, el país dio el paso simbólico de declarar una emergencia climática como una iniciativa que pretende reducir a cero sus emisiones de dióxido de carbono para 2025

White Island volcano erupts in New Zealand
Whakaari / White Island (New Zealand), 09/12/2019.- A handout photo made available by the Auckland Rescue Helicopter Trust and taken by crew aboard the Auckland Westpac Rescue Helicopter shows an aerial view of New Zealand's White Island, 09 December 2019 (issued 10 December 2019). Hopes are low for finding any more survivors after a volcanic eruption on New Zealand's White Island, with questions being asked about why tourists were allowed there. At least five people died, some 30 others were injured and eight people are still missing after the White Island (Whakaari) volcano erupted on 09 December, media reported. (Nueva Zelanda) EFE/EPA/AUCKLAND RESCUE HELICOPTER TRUST / HANDOUT AUSTRALIA AND NEW ZEALAND OUT HANDOUT EDITORIAL USE ONLY/NO SALESAUCKLAND RESCUE HELICOPTER TRUSTEFE

(AP). Sumándose a más de 30 países, Nueva Zelanda dio el miércoles el paso simbólico de declarar una emergencia climática.

Los parlamentarios aprobaron la moción por 76 votos a favor y 43 en contra, una división que reflejaba las divisiones por partidos.

El gobierno también lanzó una nueva iniciativa que requiere a muchas agencias públicas reducir a cero sus emisiones netas de dióxido de carbono para 2025, en parte retirando las calderas de carbón y comprando autos eléctricos.

El gobierno suele declarar emergencias sólo para cuestiones como desastres naturales, indicó la primera ministra, Jacinda Arden, señalando que si no se aborda el cambio climático, esos desastres seguirán ocurriendo.

La declaración, añadió, es un reconocimiento de la carga que afronta la siguiente generación de neozelandeses.

“Para ellos es instintivo, es tangible, es real”, dijo Ardern. “Se trata del país que heredarán. Y se trata de la carga de deuda que heredarán a menos que nos aseguremos de que mostramos liderazgo en este asunto”.

La declaración no iba acompañada de nuevos poderes ni de presupuesto, lo que la hacía puramente simbólica. Pero Ardern y otros parlamentarios prometieron respaldar la medida con acciones.

La moción afirma que el cambio climático es uno de los mayores desafíos que afronta la humanidad y promete un compromiso para reducir el calentamiento global. Añade que el cambio climático tendrá un efecto devastador sobre Nueva Zelanda en forma de inundaciones, incendios forestales, subida del nivel del mar y disponibilidad de agua.

Ardern señaló que el cambio climático es una consideración importante a la hora de reconstruir la economía tras la crisis provocada por el coronavirus, y que es importante “reconstruirla de una forma sostenible, con énfasis en la neutralidad de emisiones netas”.

El portavoz de cambio climático de la oposición, Stuart Smith, calificó la declaración de vacía y sin sustancia.

“El espectáculo del gobierno hoy fue un triunfo de la política sobre las soluciones prácticas, y de los lemas sobre la consistencia”, dijo otro legislador opositor, David Seymour.

Ardern ya había anunciado planes para que el país plante mil millones de árboles, abandone de forma gradual las prospecciones petrolíferas y gasíferas y haga que la red eléctrica funcione por completo con fuentes de energía renovables para 2030.

El gobierno aprobó el año pasado una ley para que el país reduzca a cero sus emisiones netas de dióxido de carbono para 2050, aunque habilitó algunas excepciones para ganaderos y agricultores, que producen buena parte de los ingresos del país en el extranjero.