Asia afronta con medidas muy diversas la nueva ola mundial de la covid-19

La mayoría de los países de Asia, que acoge a más de la mitad de la población mundial, están afrontando con medidas y resultados muy diversos la nueva ola mundial de la pandemia

A man wearing a plastic bag as precaution against the coronavirus disease (COVID-19), takes part in protests demanding to reduce the Royal budget and distribute it to people, in front of the government house in Bangkok, Thailand January 26, 2021. REUTERS/Challinee Thirasupa
A man wearing a plastic bag as precaution against the coronavirus disease (COVID-19), takes part in protests demanding to reduce the Royal budget and distribute it to people, in front of the government house in Bangkok, Thailand January 26, 2021. REUTERS/Challinee ThirasupaCHALINEE THIRASUPAREUTERS

(EFE). La mayoría de los países de Asia, que acoge a más de la mitad de la población mundial, están afrontando con medidas y resultados muy diversos la nueva ola mundial de la pandemia que está causando estragos en Europa y América.

Los contrastes son muy visibles en las regiones que comprenden el sur, sureste y este del continente, con los cero casos de la covid-19 que ha declarado hasta el momento Corea del Norte y los 10,6 millones en India, que es el segundo país con más contagios en el mundo, detrás de Estados Unidos.

CHINALas autoridades de China, que acumula 89.197 casos (incluidos 4.636 fallecidos), anunciaron la última muerte de covid-19 el 14 de enero después de casi ocho meses sin sumar ningún nuevo deceso por el coronavirus, siempre según las estadísticas oficiales.

Tras la críticas por la gestión inicial de la pandemia, el país decidió blindarse del exterior para controlar el virus dentro de sus fronteras: en marzo de 2020 restringió la entrada de extranjeros y de los propios ciudadanos chinos, que deben presentar test negativos y hacer cuarentena en hoteles designados por las autoridades.

En respuesta a los rebrotes en los últimos meses, el Gobierno decretó que todas las ciudades de país con menos de 5 millones de habitantes deben ser capaces de hacer pruebas a toda su población en dos días, mientras que las de más de 5 millones deben ser capaces de hacerlas entre tres y cinco días.

China comenzó en julio del año pasado a suministrar candidatas a vacunas entre sanitarios y personal de diversos campos con “alto riesgo de contagiarse”, campaña que ha ido ampliando hasta inocular a unas 15 millones de personas hasta la fecha.

TAIWÁN

Taiwán encarna una de las pocas historias de éxito ante la covid-19, después de ser unos de los primeros países en responder a la pandemia con restricciones de vuelos internacionales, cuarentenas y un extendido uso de la tecnología para el rastreo de posibles contagios.

Las autoridades, que mantienen los contagios por debajo de 900 (incluidos 7 muertos), ordenaron el lunes la cuarentena de 5.000 personas mientras investigan el origen del dos casos de la covid-19 relacionados con un hospital.

INDIA

A pesar del gran número de casos, en India predomina el optimismo con una curva de contagios en caída libre mientras continúa la campaña de vacunación, con la inoculación de 2 millones de sanitarios en este país de 1.350 millones de habitantes.

Según los últimos datos oficiales, la India registró en las últimas 24 horas 9.102 nuevos casos de covid-19, la cifra más baja desde principios de junio y muchos menos de los 100.000 registrados en el pico de septiembre.Tras casi 200 millones de test y con restricciones en los vuelos internacionales, el país empieza a creer que el fin de la pandemia se encuentra cada vez más próximo.

JAPÓN

Japón, con 125,6 millones de habitantes, acumula hasta ahora cerca de 368.500 contagios de coronavirus y 5.194 muertes, y afronta desde mediados de noviembre la tercera y mayor ola de contagios hasta la fecha, que ha llevado al Ejecutivo nipón a declarar de nuevo la emergencia sanitaria en Tokio y las otras regiones más pobladas.

El número de test PCR y de antígenos efectuados supera los 9,8 millones, y las autoridades han aumentado el ritmo diario de estas pruebas ante la aceleración de los contagios.

El Gobierno no ha ordenado en ningún momento el confinamiento obligatorio de la población y ha tratado de evitar medidas demasiado dañinas para la economía, por lo que su estrategia de contención del virus se ha centrado en recomendaciones a ciudadanos y a empresas, además de en amplias restricciones a la entrada de viajeros.

COREA DEL SUR

Tras registrar su máximo de contagios diarios en diciembre (algo más de 1.200) Corea del Sur, que nunca ha cerrado fronteras ni confinado, parece haber domado la tercera oleada con restricciones como limitar horarios de bares y restaurantes (hasta las 21.00 horas) y prohibir reuniones de más de cuatro no convivientes.

Corea del Sur activó desde el principio un exhaustivo sistema de rastreo y desde abril cuarentenas de 14 días y testeo obligatorios a todo aquel que entra en el país.Ahora mismo, la nación asiática tiene una incidencia acumulada a 14 de días de 11,3 casos por cada 100.00 habitantes.

COREA DEL NORTE

Corea del Norte sigue sin reportar ningún caso de COVID-19 a la OMS, que en su último informe regional refleja que el hermético país ha hecho pruebas PCR a más de 13.200 personas sin resultado positivo alguno.

La ausencia total de contagios es una afirmación de la que dudan muchos expertos teniendo en cuenta la porosidad de la frontera norcoreana con China, cerrada desde el 22 de enero de 2020.

SUDESTE ASIÁTICO

Los países del Sudeste Asiático mantienen estrictos controles en sus fronteras, así como cuarentenas obligatorias a quienes tienen permiso de entrada, y distintos niveles de restricciones a la actividad económica para controlar la pandemia.

Indonesia, con un millón de casos y más de 28.000 muertos, es el país más afectado en la región, seguido de Filipinas, que acumula más de medio millón de contagios y 10.229 fallecidos.Vietnam es uno de los países que mejor han afrontado la pandemia gracias a una toma de medidas rápida desde el inicio de la pandemia, como el cierre de fronteras al turismo, y a la eficacia de sus equipos rastreadores.

El país comunista tiene un total de 1.549 casos, incluidos 35 muertos, y lleva 54 días sin ningún contagio local.