• 1

«Tomar proteínas fortalece el sistema inmune»

Paula Jiménez Fonseca / Oncóloga Médica del Hospital Universitario Central de Asturias

  • Image

Tiempo de lectura 2 min.

05 de febrero de 2018. 18:04h

Comentada
Marta Robles.  5/2/2018

-¿Hay que llevar una dieta concreta durante el tratamiento oncológico?

-Algunos pacientes tienen dificultad para la ingesta por los efectos secundarios, por ello, la dieta debe adaptarse a estos síntomas. Se recomienda realizar unas 5-6 comidas ligeras y consumir purés o batidos en momentos de escaso apetito y malas digestiones.

-¿Hay algún alimento especialmente indicado para prevenir el cáncer y otros para mejorar la tolerancia a los tratamientos?

-El jengibre mejora la tolerancia a los alimentos al reducir las náuseas y la cúrcuma tiene propiedades antitumorales por actuar en diversas vías moleculares implicadas en la carcinogénesis. El rooibos y té verde a los que se puede añadir zumo de limón son infusiones con propiedades antioxidantes y además son astringentes por lo que podrían ayudar a combatir la diarrea.

-En los tratamientos a veces hay inapetencia. ¿Qué se puede hacer para que comer no sea un castigo?

-Para abrir el apetito es recomendable realizar ejercicio físico ligero como caminata, gimnasia o natación, antes de las comidas. La ingesta de una rodaja de piña o el zumo natural de ésta no sólo ayuda a abrir el apetito, sino que también mejora las digestiones.

-¿Recibir las suficientes proteínas y calorías es necesario para favorecer la curación del cáncer?

-El sistema inmune es nuestro aliado contra el cáncer. Para mantenerlo fuerte es clave un adecuado aporte de nutrientes, especialmente proteínas, en todas las comidas. Por ello, hay que asegurar la ingesta de huevo, lácteos, pescado y carne blanca.

-¿La dieta blanda es recomendable?

-Facilita la digestión y permite, en un menor volumen o cantidad, consumir más cantidad de alimentos.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs