Construyen una nanomáquina para ver como ataca la bacteria de la tuberculosis

Esta enfermedad infecciosa tiene una elevada tasa de fallecimiento

  • Estructura 3D del sistema de secreción de la bacteria Mycobacterium smegmatis | CNIO
    Estructura 3D del sistema de secreción de la bacteria Mycobacterium smegmatis | CNIO
Madrid.

Tiempo de lectura 5 min.

09 de octubre de 2019. 18:49h

Comentada
C.D.M.  Madrid. 9/10/2019

ETIQUETAS

En una época en la que cada vez más bacterias están desarrollando resistencia a los antibióticos que se usan para combatirlas, un equipo internacional, que cuenta con investigadores españoles integrantes del CNIO, ha colaborado en un trabajo multidisciplinar, en el que han logrado obtener un modelo preciso en 3D del mecanismo que utiliza la bacteria responsable de la tuberculosis para bloquear la respuesta inmunitaria cuando ataca a un organismo y que la infección pueda progresar.

La prestigiosa revista “Nature” publica este hallazgo tan esperado entre la comunidad investigadora de la tuberculosis, que podría ayudar a revolucionar la búsqueda de nuevos tratamientos contra esta y otras enfermedades bacterianas. Este equipo está formado por investigadores del Grupo de Complejos Macromoleculares en la Respuesta a Daños en el ADN, que dirige Óscar Llorca en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), y del grupo liderado por Sebastian Geibel en la Universidad de Würzburg (Alemania). Este estudio multidisciplinar abre todo un campo a explorar en el ámbito de las enfermedades causadas por infecciones bacterianas, ya que conocer la estructura tridimensional de los distintos sistemas de secreción de las bacterias permitirá explorar nuevos compuestos que los bloqueen.

¿Qué es la tuberculosis?

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa que tiene una elevada tasa de fallecimiento: es una de las diez primeras causas de mortalidad en todo el mundo, e impacta especialmente a personas con VIH y otras patologías que afectan al sistema inmunitario. Según datos de la OMS, diez millones de personas enfermaron de tuberculosis en 2017 en todo el mundo, 1,6 de las cuales fallecieron. La antigüedad del actual tratamiento ( la cual data de hace 40 años) y el surgimiento de nuevas cepas de la enfermedad que muestran resistencia frente a los antibióticos, urgen a encontrar nuevas estrategias terapéuticas. Para ello, es necesario comprender en profundidad los mecanismos que la bacteria emplea para causar la enfermedad.

La tuberculosis es uno de los grandes retos a afrontar según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y teniendo en cuenta que esta enfermedad supone todavía una gran amenaza en países en vías de desarrollo que poseen sistemas de salud insuficientes, poner fin a la epidemia es una de las metas sanitarias urgentes de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que estableció la Organización de Naciones Unidas (ONU) para el año 2030.

¿Cómo actúa la bacteria?

Cuando un organismo es infectado por la bacteria de la tuberculosis, el sistema inmunitario lanza una compleja respuesta para destruirla. Pero la bacteria evoluciona con nuevos mecanismos para debilitar al sistema inmune y utiliza un sistema de secreción que inyecta dentro de las células del sistema inmune determinados factores de virulencia. Estos factores son moléculas que tienen como meta paralizar la respuesta defensiva de las células inmunitarias, para que la bacteria, en lugar de ser destruida, tenga vía libre para continuar infectando al organismo.

La estructura y el mecanismo de funcionamiento del sistema de secreción de M. tuberculosis, llamado T7SS (sistema de secreción de tipo 7), no pudo ser estudiado antes con tanto detalle. Hasta ahora, solo se había logrado obtener información estructural con poco detalle, que mostraba una estructura en forma de hexámero (estrella de seis puntas), cuyo centro sirve de canal a través del cual la bacteria expulsa los factores de virulencia. La falta de información sobre cómo es y cómo funciona el T7SS a nivel atómico estaba impidiendo avanzar en el logro de nuevas estrategias terapéuticas contra la tuberculosis basadas en el ataque al sistema de secreción.

Pero ahora, los investigadores Óscar Llorca y Ángel Rivera-Calzada, que desde el CNIO han aportado su experiencia en criomicroscopía electrónica y procesamiento digital de imagen, y Sebastian Geibel y Nikolaos Famelis de la Universidad de Würzburg, expertos en sistemas de secreción bacterianos, se han coordinado para desentrañar estas incógnitas y han conseguido describir en detalle cómo es el T7SS a nivel atómico.

Tuberculosis

Los investigadores trabajaron con una bacteria muy similar, M. smegmatis, que se emplea en investigación como modelo para estudiar la tuberculosis y que comparte con ella el mismo sistema de secreción. El trabajo ha mostrado que T7SS constituye una sofisticada nanomáquina donde varias proteínas cooperan para la inyección de los factores de virulencia producidos por la bacteria en las células del sistema inmune. “Hemos podido ver que los componentes que hasta ahora se veían difusos con otras técnicas son en realidad elementos que están en constante movimiento”, explica Llorca. “Así, hemos visto que el hexámero de T7SS está formado por un subcomplejo de cuatro proteínas, y que son necesarias seis copias idénticas de este sub-complejo para dar forma a la estrella de seis puntas en torno a un poro central, por donde la bacteria expulsa los factores de virulencia que bloquean la respuesta defensiva del organismo infectado”. Posteriormente, el mecanismo propuesto fue testado con éxito por el grupo de la Universidad de Würzburg mediante diferentes versiones mutadas del sistema.

Dicho sistema es de gran interés para toda la comunidad investigadora: “Será de gran utilidad para testar el efecto de nuevas moléculas dirigidos contra este mecanismo de secreción, que necesitan las bacterias del género Mycobacterium para llevar a cabo con éxito la infección”, amplía Rivera-Calzada.

El trabajo ha sido financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, el Instituto de Salud Carlos III, la Elite Network de Bavaria y la Universidad de Würzburg, el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, la Comunidad de Madrid y el Fondo Social Europeo.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs