• 1

Innovación para la energía del futuro

Iberdrola inaugura su primera feria de I+D en la que participan start-ups y universidades

  • Innovación para la energía del futuro
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

28 de mayo de 2018. 17:49h

Comentada
M. V. .  Madrid. 28/5/2018

Si hay algún punto en común entre todas las investigaciones y pilotos que se están llevando a cabo en el sector eléctrico quizá ese sea el de la digitalización como herramienta para equilibrar la demanda y la oferta en el mercado renovable, además de mejorar los servicios a los clientes. La digitalización consiste en utilizar supercomputadoras, «big data», inteligencia artificial, «machine learning»; todo para saber con exactitud lo que se está produciendo en cada momento. Por ejemplo antes de construir un parque eólico, es necesario saber qué recurso de viento hay en la zona antes de invertir. Una vez construido es muy útil también saber lo más aproximadamente posible lo que se generará al día siguiente y evitar así desvíos. La digitalización también sirve para minimizar el gasto de mantenimiento puesto que gracias a la colocación de sensores se puede ver el comportamiento de un molino de viento, el estado de una presa hidráulica o la incidencia del oleaje o del viento en la operación de un parque eólico offshore. Y es que reducir los costes de las renovables sigue siendo importante para el precio de la energía.

Por eso es tan importante la innovación, entendida como «germen social y económico. Me atrevería a decir que en un futuro próximo, las grandes empresa serán innovadoras o no serán. Pocos sectores reflejan mejor esta realidad que el eléctrico, inmerso en la llamada transición energética, que nos está permitiendo mejorar la seguridad del suministro, la sostenibilidad y la competitividad». Con estas palabras y este concepto, inauguraba esta semana Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, su primera Feria Innoday. Con esta edición, la compañía eléctrica pretende mostrar los proyectos más innovadores en los que trabajan sus departamentos, además de start-ups, proveedores y jóvenes talentos de diferentes universidades con los que colaboran.

El evento gira en torno a dos ejes: la feria de innovación, por un lado, y el programa de universidades por otro; algunos de los centros que colaboran con Ibredrola son la Universidad Pontificia de Comillas, la Universidad de Salamanca, el Massachusetts Institute of Technology, la Universidad de Strathclyde o el Instituto Tecnológico de Monterrey.

Despacho de generación

Ibredrola quiere presentarse con esta feria como la «utility» del futuro. No en vano se sitúa entre las cuatro compañías que más dinero invirtieron en 2017 en I+D+i. Ese año destinó 246 millones de euros a esta actividad, un 17% más que el año anterior. Este evento de innovación ha servido para dar a conocer algunos de los trabajos que se están abordando para adaptar el sector eléctrico a las necesidades del mercado futuro y al cambio climático. Uno de los proyectos destacados es la utilización de drones en las labores de revisión de aerogeneradores. Otro de los retos que tratan de resolverse en el sector eléctrico a través de la innovación es el del almacenamiento. Iberdrola está desarrollando una proyecto en Oregón que consiste en un sistema de baterías con una capacidad de 10MW, que a partir de 2019 servirá para controlar que el consumo y la oferta de la zona se equilibrada (en eólica no es exacto el cálculo entre lo que se va a producir y lo que realmente se produce, por ejemplo) y es que en esta zona conviven parques eólicos de 1.300 MW de potencia con otros 600 MW aproximadamente divididos entre centrales hidráulicas, central térmica de gas natural, etc.

En el área de movilidad, la adaptación al futuro pasa por el diseño de cargadores de vehículo eléctrico. En esta caso, la compañía apuesta por tres tipos diferentes, pensados para viviendas unifamiliares o para personas que residen en edificios comunitarios de apartamentos, con soluciones bluetooth o wifi, que permiten controlar la carga del coche desde el móvil. Iberdrola también participa en el ICA Speed Club, la escudería eléctrica de los alumnos de ICAI e Icade que está construyendo un vehículo fórmula 1 eléctrico y una moto eléctrica. El vehículo, algo más pequeño que los de competición alcanza los 135 km/h; tiene una batería de 7 kWh (un Tesla cuenta con una batería de 40 kW) y una autonomía de 20 minutos.

Últimas noticias