Aumentan un 70% los casos de sífilis en Europa desde 2010

El Centro Europeo de Control alerta del récord histórico del número de contagios de la infección por relaciones sexuales sin protección

  • Los diagnósticos de sífilis fueron cosiderablemente más altos entre los hombres, con tasas que duplicaron de 6,1% por 100.000 en 2010 a 12,1 en 2017
    Los diagnósticos de sífilis fueron cosiderablemente más altos entre los hombres, con tasas que duplicaron de 6,1% por 100.000 en 2010 a 12,1 en 2017 /

    ECDC/La Razón

Tiempo de lectura 4 min.

23 de julio de 2019. 10:52h

Comentada
Pilar Pérez Madrid. 23/7/2019

El número de casos de sífilis ha aumentado constantemente en toda Europa desde 2010, afectando principalmente a hombres que tienen sexo con hombres que viven en áreas urbanas. En 2017, las tasas de notificación alcanzaron un máximo histórico en los países de Europa con más de 33.000 casos notificados. Un estudio en profundidad del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) describe los factores que hay detrás de este incremento y menciona las opciones, basadas en la evidencia, para el control de la sífilis en la salud pública, incluida la búsqueda y el manejo de casos, así como las actividades educativas.

Se notificaron más de 260.000 casos confirmados de sífilis en 30 países europeos entre 2007 y 2017. Si bien las notificaciones anuales disminuyeron ligeramente entre 2007 y 2010 (de casi 20.000 a un mínimo de 19.000 casos), aumentaron continuamente a más de 33.000 casos en 2017. Un récord histórico desde el inicio del registro y vigilancia del ECDC. Jorge del Romero, portavoz del Grupo de Estudio de Enfermedades de Transmisión Sexual (GEITS) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), explica que «el repunte es tremendo y es igual en todos los países avanzados. Junto a la sífilis, todas las ITS –infecciones de transmisión sexual– están experimentando el mismo crecimiento y resulta muy preocupante».

Desde el ECDC, Andrew Amato-Gauci, director del programa sobre el VIH, las ITS y la hepatitis viral, afirma que «existe una relación clara entre el comportamiento sexual de riesgo y el peligro de sífilis y otras enfermedades de transmisión sexual. Los aumentos en las infecciones por esta ITS que vemos en toda Europa, así como en otros países del mundo, son el resultado de varios factores, como las personas que tienen relaciones sexuales sin condón y múltiples parejas combinadas con un menor temor a contraer el virus del sida».

Entre 2010 y 2017, 15 países informaron de un crecimiento en la tasa de notificación de más del 15%. Sin embargo, esto varió enormemente entre los países con tasas que se duplicaron como Islandia (876%), Irlanda (224%), el Reino Unido (153%), Alemania (144%) y Malta (123%). Por otro lado, Estonia y Rumanía reportaron una caída de 50% o más durante el mismo período. Durante este período, los diagnósticos de sífilis fueron consistentemente más altos entre los hombres, con tasas que se duplicaron de 6,1 por 100.000 en 2010 a 12,1 en 2017. Entre 2007 y 2017, cerca de dos tercios (62%, 94.015 de los 152.233 casos donde se conoció la orientación) entre hombres que tienen sexo con hombres. Los hombres heterosexuales aportaron el 23% de los casos y las mujeres el 15%. La proporción de casos diagnosticados entre hombres que tienen sexo con hombres varió desde menos del 20% en Letonia, Lituania y Rumania a más del 80% en Francia, Alemania, Irlanda, Países Bajos, Suecia y el Reino Unido.

El diagnóstico y la terapuética de la sífilis son accesibles y rentables. Si no se trata, la infección puede llevar a complicaciones graves y también facilita la transmisión de la infección por VIH. La sífilis no abordada durante el embarazo puede comprometer gravemente los resultados del embarazo, lo que lleva a la pérdida del embrión, muerte fetal o sífilis congénita en el recién nacido. «Para revertir esta tendencia debemos alentar a las personas a usar condones de manera consistente con parejas nuevas y casuales. Las pruebas regulares para la sífilis y otras infecciones de transmisión sexual también deben formar parte del paquete, especialmente si ha habido un riesgo de infección», manifiesta Amato. Pero, además, «hay que hacer trabajo de prevención, tener en cuenta los factores en los que los se tiene ese sexo sin protección asociado a drogas de inhibición en grupo denominadas sesiones», subraya Romero.

Últimas noticias