El doctor que plantó cara al cáncer

Dr. Josep Tabernero: Mejor médico del año

  • Josep Tabernero, Carmen Montón y Enrique Ruiz Escudero / Foto: Jesús G. Feria
    Josep Tabernero, Carmen Montón y Enrique Ruiz Escudero / Foto: Jesús G. Feria

Tiempo de lectura 4 min.

02 de julio de 2018. 21:31h

Comentada
2/7/2018

Lleva desde 1997 desarrollando su labor como médico oncólogo en el Hospital Universitario Vall d’Hebrón. Cuando comenzó apenas sí se sabía que existía un tipo de cáncer de pulmón, uno de colón y había dos tipos de cáncer de mama catalogados. En estos largos años de actividad las terapias han evolucionado mucho, el 60% de los tumores ya no son mortales y eso es gracias también a su trabajo; hoy se reconoce su aportación y la de su equipo a la Oncología desde el punto de vista de la práctica clínica y la investigación. Y por si fuera poco, el doctor Tabernero ha conseguido poner a España al frente del I+D a nivel mundial; no en vano es desde este año presidente de la Sociedad Europea de Oncología Médica. «Me hace mucha ilusión recoger este premio y lo considero un reconocimiento a todo el equipo que trabaja por intentar conocer el cáncer cada día mejor.

Cuando llegué al hospital éramos cinco personas, ahora somos 50 personas. Cada una trabaja en una subespecialidad y no se trata sólo de los médicos, también de las enfermeras y de todo el personal que intenta dar todos los días el mejor tratamiento a los pacientes con tumores», explica Josep Tabernero tras saberse ganador de este premio de A TU SALUD.

Su máxima es mejorar la calidad del servicio al paciente y por eso considera prioritario el trato con cada enfermo. El doctor Tabernero es pionero en ello, por eso la revista Forbes lo ha nombrado como uno de los cinco líderes más influyentes en la asistencia sanitaria contra el cáncer en España. Eso sin dejar a un lado el conocimiento cada vez más exhaustivo de los mecanismos del cáncer; de hecho su equipo es especialista en la llamada investigación traslacional, es decir, en trasladar lo más rápido posible los descubrimientos que se hacen en laboratorio a la consulta, para combatir la enfermedad lo antes posible. Esta unión entre ambas áreas ayuda también a contestar junto al paciente las dudas que van surgiendo durante el proceso. Todo para conseguir un tratamiento cada vez más dirigido y personalizado y más certero.

Los avances en la investigación y tratamiento del cáncer en estos años son innumerables. En 1997 sólo había catalogados un cáncer de pulmón, ahora hay seis y cinco tumores de mama, frente a los dos de entonces. «Esto hace que hayamos cambiado nuestra visión completamente y nos ha hecho más flexibles», dice Tabernero. También ha cambiado la tecnología. Mientras antes se hacían biopsias sólo al hacer el diagnóstico, hoy en día se repiten estas pruebas porque se sabe que los tumores van cambiando a medida que actúan los tratamientos. Es lo que se llama biopsia secuencial. Pero ahí no queda todo. Su aportación ha sido fundamental para la incorporación de una nuevo y revolucionaria técnica, la biopsia líquida, que consiste en el diagnóstico a través de la sangre, por donde todo fluye, «el basurero del cuerpo», como dice él. El mejor lugar donde ir a obtener muestras y sacar conclusiones. «Con las biopsias teníamos una foto en alta calidad, con los estudios de la sangre ahora contamos con un vídeo de lo que le está pasando a los tumores. Podemos decir que ya, en 2018 tenemos la dimensión de la tragedia, es decir, conocemos mucho mejor la enfermedad; contamos con genoma humano, con el genoma de los principales tumores... En el año 97 ignorábamos incluso que el cáncer evolucionara, por ejemplo», afirma el oncólogo.

A pesar de los éxitos cosechados y el esfuerzo diario de los médicos de esta unidad, la humildad frente el trabajo es máxima, porque el objetivo es conseguir curar o en el peor de los casos cronificar todos los tipos de cáncer y eso teniendo en cuenta que hasta 2025 se prevé que aumentará el número de enfermos. «Un 40% de los cánceres son evitables a día de hoy, sólo teniendo hábitos de vida saludable. En el año 97 sólo se curaba el 35% de los tumores; hoy en día la media está en el 60 y en casos como el de mama se alcanza el éxito contra el 90% de los tumores. Nuestra sanidad es muy buena; somos el segundo país del mundo en investigación oncológica clínica, pero hay que seguir trabajando porque la investigación de hoy es la salud de mañana», concluye.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs