«El reloj me salvó la vida»

Toni Cortés / Paciente portador de marcapasos y comercial

  • Toni Cortés / Foto: Miquel González / Shooting
    Toni Cortés / Foto: Miquel González / Shooting

Tiempo de lectura 2 min.

21 de mayo de 2018. 20:58h

Comentada
Pilar Pérez Madrid. 21/5/2018

- Su relación de confianza con el dispositivo que lleva (Apple Watch), ¿cómo comenzó?

-Hace dos años, empecé teniendo unos mareos que iban y venían. Fui al médico y me sometí a diferentes pruebas y no daban con el origen, que si podía ser por el azúcar, que si un arritmia...

-¿Por qué no encontraban una razón de su malestar?

-Me dijeron en el médico que tenía que ir cuando sufría los mareos, porque cuando acudía ya estaba recuperado, mis constantes eran normales y sin anomalías. Tras diferentes estudios, decidieron colocarme un holter durante 15 días para que registrará el momento del malestar y los mareos que pudieran darme de nuevo.

-¿Qué pasó?

-Pues nada, que todo salió bien.

-¿Y entonces?

-Como estaba intranquilo decidí buscar en el mercado un dispositivo que registrara mis pulsaciones mínimo cada 10 minutos 24 horas al día. Y encontré la primera generación de AppleWatch. Y me salvó.

-¿Qué papel jugó el reloj en la detección de su cardiopatía?

-Una noche empezó a avisarme de que tenía las pulsaciones bajas, 36 en concreto y me empecé a sentir mal. Ingresé en Urgencias con 23 y allí me estabilizaron. Casi 48 horas más tarde salí con un marcapasos por un bloqueo atrioventricular.

-¿Qué opinaron los médicos de la ayuda que le prestó el dispositivo?

-Al principio eran muy reacios, pero compararon los datos con los de sus máquinas y eran precisos. En las revisiones también lo hacen y gracias a ello me han hallado ahora otra anomalía para la que me trato.

Últimas noticias