«En cinco años no habrá vacuna para el sida, hay que prevenir con otras armas»

José M. Gatell/ Jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas y Sida del Hospital Clínic y Catedrático de Medicina por la Universidad de Barcelona
José M. Gatell/ Jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas y Sida del Hospital Clínic y Catedrático de Medicina por la Universidad de Barcelona

– ¿Cuál es la incidencia del sida en España?

– En Cataluña hay unos 600 nuevos casos por año y en España son unos 3000 y éstas son cifras que más o menos se han mantenido estables en los últimos años, lo que quiere decir que las medidas de prevención sólo han funcionado a medias

- ¿Qué características tienen estos nuevos casos?

– Aproximadamente, el 40% son españoles, jóvenes, homosexuales, y el otro 40% son inmigrantes, algunos de los cuales cuando vinieron a España ya estaban infectados y otros se han infectado estando en España. El 20% restante es un pupurri.

–Entonces, ¿la principal vía de contagio sigue siendo la sexual?

– La principal vía de contagio del sida siempre ha sido la sexual en todo el mundo. Lo que pasa es que en algunos países y en algún momento histórico concreto, la drogadicción por vía parenteral fue muy importante . Globalmente el sida es una enfermedad de transmisión sexual y, en este sentido, más del 90% de los casos de sida que hay en el mundo son por transmisión sexual.

– Me hablaba de la prevención y decía que, a juzgar por los resultados, no ha sido suficiente. ¿No se está haciendo bien, no cala como debería...?

– Este es un problema de todo el mundo occidental. Si el número de nuevos casos por año permanece estable es que algo no estamos haciendo bien del todo o es que deberíamos hacer más de lo que estamos haciendo en el campo de la prevención.

– ¿Y en los países subdesarrollados la situación en la misma?

– En los países en vía de desarrollo, sobre todo en África subsahariana, la vía de transmisión más importante es sobre todo la sexual, pero heterosexual, no homosexual. La prevención ha sido mucho más lenta y eso explica que el problema del sida en el África subsahariana sea mucho más importante que en los países occidentales . En España se calcula que hay unas 150 mil personas infectadas por el virus, lo que significa un 0,03% de la población, mientras que en algunos de estos países africanos puede haber prevalencias de 5, 10 y 15% de la población, lo cual es un desastre. Siempre es un problema de prevención.

– ¿Disponen de los mismos médicos y fármacos para tratar la enfermedad que en occidente?

– Actualmente se ha avanzado mucho. En el mundo occidental prácticamente todo el mundo que necesita un tratamiento lo tiene y lo tiene cubierto por la Seguridad Social. En países en vía de desarrollo, la cobertura de tratamiento es el 50% de los que lo necesitan, y eso porque ha mejorado mucho en los últimos años. Uno de los objetivos de la Organización Mundial de la Salud para el 2020 es que en todo el mundo como mínimo el 90% de las personas que necesiten tratamiento lo estén recibiendo.

– ¿A día de hoy el sida es una enfermedad crónica?

-Si se diagnostica y se trata, sí. Si tú a una personas con VIH le diagnosticas, le prescribes un tratamiento y la persona realiza bien el tratamiento, la esperanza y calidad de vida es parecida a la de la población en general.

–¿En qué consiste el tratamiento?

– En general son pastillas y puede ser tan sencillo como tomar una sola pastilla al día cuando te vas a dormir, pero esta pastilla contiene tres principios químicos. Pero los tratamientos hay que individualizarlos según el paciente y hay pacientes que tienen tratamientos más complicados. Estos tratamientos inhiben la réplica del sida. No lo eliminan totalmente del organismo, pero lo frenan.

–¿Y para los infectados bajo tratamiento, la supervivencia es la de la población general?

– Se mueren de cosas que no tienen relación directa con el virus, básicamente por enfermedades que aparecen con la edad.

–La esperanza de vida de estas personas es similar a la de cualquiera, pero ¿la calidad de vida también? ¿El tratamiento no tiene efectos secundarios?

– El de hace 10 años tenía muchos efectos secundarios, el que usamos ahora prácticamente no tiene.

–¿El sida y la hepatitis C van de la mano?

– Son enfermedades que se transmiten por vía sexual o jeringas, por lo que aproximadamente un 20 o 30% de infectados por VIH están simultáneamente infectados por la hepatitis C pero afortunadamente ésta última tiene un tratamiento corto y eficaz, aunque caro, que permite curarla.

–¿Para cuando una vacuna para el sida?

– Hay muchos grupos investigando pero no sabemos cuándo va a cristalizar una investigación, aunque seguro que en los próximos 5 años no habrá vacuna. Se investiga para una vacuna terapéutica y para una preventiva. La terapéutica es para que las personas no tengan que hacer tratamiento retroviral toda la vida y en estos estamos un poco más avanzados que en lo que se refiere a la vacuna preventiva, que se da a la población en general que no está infectada para no contagiarse.

–¿Y es hacia esas vacunas hacia dónde va la investigación?

– Está dirigida a cómo mejorar la prevención, a mejorar los retrovirales todavía más, a cómo conseguir erradicar el virus del sida del organismo con un tratamiento, y hacia las vacunas.

–¿Hay un horizonte posible en el que se pueda erradicar el virus?

– En los 30 millones de infectados que hay en el mundo sólo se ha conseguido con una persona infectada, pero es muy difícil. Lo que sí que se puede hacer es implementar medidas de prevención para que la incidencia y prevalencia vayan tirando para abajo. Según las estimaciones de la OMS, para el 2030 el tamaño de la epidemia podría ser considerablemente inferior, pero para ello es necesario hacer las cosas muy bien desde el punto de vista de la prevención y eso no está tan claro.