En España mueren cada día seis personas atragantadas

La asfixia dejaría de ser la primera causa de muerte accidental, por detrás de las defunciones en carretera, gracias a un nuevo dispositivo

Los fallecidos por asfixia ocupan la primera posición por delante de los accidentes de tráfico
Los fallecidos por asfixia ocupan la primera posición por delante de los accidentes de tráfico

Los niños, junto a los ancianos, son los grupos de personas que tienen mayores problemas fisiológicos en las vías digestivas. Es decir, tienden a atragantarse con más facilidad. En el caso de los más pequeños es porque aún no han terminado de desarrollar la madurez necesaria para poder tragar con la suficiente seguridad, pues sus conductos respiratorios y digestivos no están completamente desarrollados, además de la tendencia a llevarse a la boca cualquier objeto o alimento que salta a la vista.

Es por eso que, según el doctor Raimundo Gutiérrez Fonseca, secretario general de la Sociedad Española de Otorrinolaringologia y Cirugía de Cabeza y Cuello (Seorl-CCC), «hay que adaptar correctamente la dieta de los niños a las características de su desarrollo a nivel de edad, personal y según su maduración». A pesar de que el desarrollo completo de las vías airo digestivas se alcanza a partir de los cinco años en condiciones normales.

Desde la Seorl-CCC recuerdan que alimentos como los frutos secos, las uvas, las salchichas, las palomitas de maíz, los caramelos, las manzanas, las zanahorias crudas, semillas, trozos de carne y los chicles, entre otros, pueden causar asfixia por aspiración en los niños, incluso llegando a provocar la muerte. ¿Por qué? Tal y como subraya Gutiérrez: «los frutos secos, por ejemplo, se tienden a fragmentar y éstos pueden pasar a la vía respiratoria con facilidad. En el caso de las uvas, tienen diferentes texturas (la piel, la semilla, la carne y, a su vez, el líquido que desprenden). Esto puede producir la incorporación a la vía respiratoria provocando la asfixia.

Por otro lado, en las personas ancianas, el proceso de envejecimiento y la anatomía se va alterando, se pierden piezas de tarima y, por ello, el entorpecimiento para la masticación. Según Raimundo: «Se disminuye la masa muscular y, por consiguiente, la fuerza de la deglución y la sensibilidad en las faringes. Todo esto influye negativamente, pero si a eso le añades ciertos trastornos neurológicos, causan más dificultad para tragar a la vez que mayor propensión para las infecciones respiratorias». Es por ello que en este grupo de personas, el número de muertes se acrecienta en aquellas que tienen alzhéimer, párkinson, ELA, o se hayan visto afectadas por ictus o por un daño cerebral...

Las últimas cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística Español (INE) en su Informe «Defunciones según la causa de muerte» (2017) reflejan que los fallecidos por asfixia en atragantamientos es de 2.336 al año en nuestro país (seis muertes por día), 12 veces más que los causados por incendios (1.190), y cinco más que en ahogamientos por inmersión (475). Incluso ocupando la primera posición por delante de los accidentes de tráfico con un total de 1.180 según la Dirección General de Tráfico (DGT) en 2018. En el caso de los niños, es la tercera causa de muerte no natural por detrás de las caídas y los suicidios.

No obstante estos fallecimientos son más frecuentes en las personas más mayores. Según los últimos datos ofrecidos por el INE, se puede apreciar que el número se dispara entre los 70-74 años ( 2.033 de las 2.336). Dato más que relevante alcanzando el 87% del total de fallecimientos por esta causa.

SE PUEDE EVITAR

Sabiendo que la asfixia por atragantamiento es una de las principales causas de muerte, desde IES Medical han querido hacerse eco de ello, para hacer llegar que, «la mayoría de estas muertes se pueden evitar sabiendo cómo actuar en estos casos». Proponen un nuevo dispositivo destinado a liberar las vías respiratorias que funciona en segundos evitando esta causa de muerte y cuya eficacia ya se ha demostrado salvando vidas. Se llama «LifeVac».

El aparato funciona por medio de una succión. Te colocas el dispositivo sobre la nariz y boca, haciendo un vacío que libera las vías aéreas en segundos cuando el protocolo estándar no tiene éxito. Según el Consejo Europeo de Reanimación, en caso de obstrucción total, hay que dar primero unas palmadas en la espalda y, posteriormente practicar comprensiones abdominales, lo que se conoce popularmente como «Maniobra de Heimlich». Si esto no funciona, se pasaría a utilizar el aparato.

«LifeVac» está recomendado para uso en niños a partir de diez kilos de peso. Cada uno incorpora tres mascarillas con diferentes tamaños, lo que hace que se adapte a prácticamente toda la población. Además, es una técnica muy sencilla que requiere solamente unos minutos de familiarización. Es decir, lo puede utilizar uno mismo.

Hay 30 casos a nivel global en los que se ha utilizado el aparato con un resultado positivo.

En España hay que destacar el primer caso de vida salvada. Este suceso ocurrió en el Centro de Párkinson de la Roda a Rafeal, un anciano de 80 años que el dos de junio se encontraba comiendo cuando se atragantó con un pedazo de carne. El equipo que le atendió siguió el protocolo con cinco palmadas intra escapulares en primer lugar, seguido por las cinco compresiones abdominales de la Maniobra de Heimlich. Como no consiguieron liberar la obstrucción, utilizaron el «LifeVac» para salvar su vida.

Saber como actuar en estos acontecimientos es fundamental. Es muy importante que todo el mundo conozca el protocolo y sepa realizarlo porque así se podrán evitar mas de 1900 muertes al año en España.