Foro Sanidad: El reto de una financiación transparente y equitativa

Políticos y profesionales de la Sanidad se reunieron en LA RAZÓN para debatir sobre el desafío de las cuentas sanitarias

  • Foro de debate «Políticas de financiación sanitaria» / Reportaje gráfico: Cristina Bejarano
    Foro de debate «Políticas de financiación sanitaria» / Reportaje gráfico: Cristina Bejarano

Tiempo de lectura 8 min.

04 de diciembre de 2018. 20:39h

Comentada
Pilar PérezRaquel Bonilla Madrid. 4/12/2018

ETIQUETAS

La financiación sanitaria es un problema que preocupa tanto a los profesionales de la Sanidad como a los ciudadanos y a los políticos. La solución no es sencilla, pues se trata de una cuestión compleja con muchas aristas. Para intentar aportar luz al respecto, LA RAZÓN acogió el martes 27 de noviembre el foro de debate «Políticas de financiación sanitaria», organizado por el suplemento A TU SALUD en colaboración con la Fundación Bamberg, que contó con una completa representación del mundo de la política y de la Sanidad. «Es pertinente y necesario poner el problema de la financiación sanitaria sobre la mesa. El debate va a determinar el futuro de nuestra Sanidad a corto, medio y largo plazo», aseguró Sergio Alonso, director del suplemento A TU SALUD, durante sus palabras de bienvenida.

En el último plan presupuestario enviado a Europa la cantidad consignada a Sanidad equivale al 6% del PIB, cifra similar a la de los últimos años. La pregunta resulta obligada: ¿es suficiente? La respuesta no es única, pues, tal y como advirtió Diego Martínez López, secretario general de Financiación Autonómica y Local del Ministerio de Hacienda, «es una pregunta normativa y política. Vivimos en un mundo con escasez de recursos y hay límites que condicionan la respuesta, como la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, que se encarga de repartir los recursos escasos entre las diferentes CC AA que gestionan su inversión en Sanidad. Un gasto insostenible es malo para todos. Hay que distinguir entre el coste de la prestación sanitaria y la eficiencia, es decir, ver si se provee al mínimo coste necesario».

La regla de gasto, que asegura que el desembolso público no crezca por encima de los ingresos, es una de las herramientas que marcan la financiación sanitaria. «Soy un convencido de esta regla de gasto, porque es necesario contener el endeudamiento público», aseguró Alfonso Domínguez Simón, consejero de Administración Pública y Hacienda del Gobierno de La Rioja. Pero hizo hincapié en que «existen otros criterios, como el de la financiación per cápita, que no nos gustan en el sistema sanitario, pues no ayuda a ver si gastamos bien o mal. Preferimos hablar de costes sanitarios. La igualdad del sistema no la asegura la financiación sino la prestación de servicios, aún sabiendo que en algunos lugares es más caro prestarlos que en otros». En este sentido, Teresa Palmer Tous, portavoz de Hacienda del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, insistió en la idea de que «las provisiones de gasto sanitario tengan en cuenta el coste real de la prestación sanitaria en cada lugar». Así también se posicionó José Agustín Manzano Mozo, director general de Tributos y Financiación Autonómica de la Consejería de Hacienda de Castilla y León, quien destacó que «el envejecimiento y la accesibilidad de los servicios, marcada por la dispersión de la población, son claves. Por eso las CCAA tenemos muchas reivindicaciones presupuestarias, ya que en determinados lugares nos surgen sobrecostes y los responsables de Hacienda creemos que hemos llegado al límite de lo soportable».

Por su parte, Antonio Alarcó, portavoz de Sanidad del Grupo Popular en el Senado introdujo en el debate el matiz de la evidencia y el de la necesidad de practicar una política global a nivel europeo: «Debemos conseguir una Cartera de Servicios pactada, universal y transparente. Es contraproducente utilizar la palabra gratuita al hablar de Sanidad».

El punto de optimismo lo puso José Martínez Olmos, portavoz de Sanidad del Grupo Socialista en el Senado, quien destacó que «algo estaremos haciendo bien si en los últimos años no hemos superado el umbral del 6,5% del PIB para gastar en Sanidad, a pesar de que ha habido más innovaciones, nuevos hospitales, más personal... La gestión sanitaria es buena, aunque debemos poner el foco en la innovación, que es la gran fuente de incremento de gasto. Sería necesario hacer una planificación estratégica en este sentido y exigir que las variables que más influyen en el gasto estén encima de la mesa. Esto sí sería hacer política con evidencia». En este sentido, Domínguez Simón aseguró que «hay que ser valientes en el asunto de la innovación sanitaria, que es muy cara, pero necesaria. La colaboración público-privada puede ser un aliado». Y Martínez Olmos aludió a la industria farmacéutica y tecnológica, ya que «ambas necesitan que el sistema sanitario sea sostenible, pues si no, no tendrán clientes».

España puede presumir de un buen sistema sanitario, «pero hay que evitar gripar el motor», aseguró Alarcó, quien apuntó a la necesidad de que «el Ministerio sea de Salud, y no de Sanidad, pues la rentabilidad futura del sistema pasa por la prevención y la promoción de la vida saludable». «La falta de adherencia a los tratamientos aumenta el gasto farmacéutico de las CC AA y eso complica los presupuestos, sumado a las ineficiencias propias del servicio público», añadió Domínguez Simón. Así, tal y como concluyó Ignacio Para, presidente de la Fundación Bamberg, «el futuro pasa por establecer un indicador de resultados de salud y resultados sanitarios para saber si el que gasta más lo hace mejor. La medición de resultados es un reto pendiente».

«Es necesario resolver el gasto sobrevenido que implica las nuevas terapias»
Ignacio Para / Presidente de la Fundación Bamberg
Foro de debate «Políticas de financiación sanitaria»

«El hándicap de la financiación sanitaria está en la boca de todos. Se plantea la necesidad de establecer una suficiencia financiera para el desarrollo eficaz de la Sanidad. Es un tema complejo que depende de la capacidad de gasto que tienen las CC AA en función de las transferencias otorgadas y de la recaudación de impuestos que logran. Pero también influye cuánto decide gastar cada comunidad para Sanidad, lo que provoca una gran variabilidad entre regiones. La clave es fijarse en cuánto es el gasto per cápita, aunque hay otros aspectos decisivos, porque la financiación no es finalista. Otro reto es resolver el gasto sobrevenido que implican las nuevas terapias y también es clave resolver la financiación intercomunitaria sobre todo para los centros de referencia».

«Hay que incluir en el debate la medición de resultados en salud y la inversión en innovación sanitaria»
Nabil Daoud / Presidente de Lilly España, Portugal y Grecia
Foro de debate «Políticas de financiación sanitaria»

«Más allá de saber si se gasta lo suficiente en Sanidad es necesario introducir dos elementos adicionales en el debate: la medición de los resultados en salud y la importancia de la inversión en tecnología e innovación sanitaria. En los últimos 40 años, por ejemplo, un paciente diabético ha vivido en primera persona la evolución de la calidad de los tratamientos que toma, así como de los dispositivos médicos que le permiten controlar su glucosa. Esto demuestra que debe producirse un debate sobre qué preponderancia se le da a la innovación tecnológica dentro del gasto sanitario, y ahí también entra la innovación farmacéutica, el desarrollo de dispositivos médicos y más recientemente la tecnología de comunicación y de información entre médico y paciente, sobre la cual España sólo gasta el 1,27% del gasto total en salud, por debajo del promedio de Europa que está entre el 2 y el 3%. Un elemento adicional del debate es ver cómo logramos invertir en medidas que a largo plazo nos permitan medir mejor los resultados obtenidos, porque así se logrará bajar de forma generalizada el gasto del SNS».

«Ser eficiente significa trabajar en calidad y en eficacia gestora»
José Martínez Olmos / Portavoz de Sanidad del grupo socialista en el Senado, en representación del secretario general de Sanidad y Consumo, Ministerio de Sanidad y Consumo
Foro de debate «Políticas de financiación sanitaria»

«Vamos tarde en la definición del nuevo modelo de financiación autonómica, pero eso da la oportunidad al sector sanitario de poder influir ahora. El desafío es lograr consenso y equidad y desde el sector sanitario debemos aportar la garantía de que la gestión se hace de manera eficiente, aunque todavía existen elementos de mejora. Pero ser eficiente no es un objetivo en sí mismo, sino trabajar en calidad y eficacia gestora. La igualdad y equidad son los valores más importantes para que la sociedad quiera que la Sanidad pública progrese en buena dirección, aunque parece una utopía. Una buena Sanidad bien gestionada aporta empleo a la ciudadanía y da soporte para que las empresas investiguen e innoven, lo que genera desarrollo y contribuye al cambio de modelo productivo».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs