Jorge Crivillés: “Empecé a nadar porque me lo recomendó el traumatólogo”

  • Jorge Crivilles, nadador | Cristina Bejarano
    Jorge Crivilles, nadador | Cristina Bejarano

Tiempo de lectura 4 min.

03 de abril de 2019. 17:48h

Comentada
Eva S. Corada.  1/4/2019

Aunque empezó de manera amateur, su disciplina y empeño le llevaron a conseguir el título Triple Corona (otorgado a los nadadores que han conseguido dar la vuelta a Manhattan, cruzar el canal de Santa Catalina y atravesar el de la Mancha), además de cruzar los de Molokai (en Hawái) en 2016 y el de Tsugaru (en Japón) en 2017. Crivillés sigue avanzando hasta completar los «7 Océanos» y lo hace cumpliendo dos retos: el físico y el solidario.

Creo que empezó a nadar por una cuestión de salud...

-Efectivamente, hace ya unos cuantos años, en 2009 en concreto, tenía muchos dolores de espalda (dos protusiones, una degeneración vertebral) y el traumatólogo me dijo que dejara de correr y la bici de montaña y que empezara a nadar como algo terapéutico. Y así fue como empecé. No había nadado nunca, no era un deporte que me llamara la atención en absoluto, pero comencé a nadar en la piscina y ahí conocí a un grupo de gente que preparaba travesías en el mar y fue lo que me enganchó.

-Hasta el punto de que va a emprender un gran reto a favor de la Asociación Española de Afectados por Linfoma, Mieloma y Leucemia (AEAL). ¿Qué le llevó a ello?

-Sí, voy a nadar el estrecho de Cook, en Nueva Zelanda, entre el 11 y el 15 de abril afrontaré este reto. Pertenezco a un club de natación de Alicante, el RC7 (fui uno de los fundadores) y, cuando decidimos hacer el estrecho de Gibraltar como primer reto, vimos que podía tener bastante alcance y decidimos hacerlo por una causa solidaria. Por mi trabajo yo conocía esta asociación, que estaban empezando, y nos hermanamos, por decirlo de alguna manera, con ellos y desde entonces tanto yo con mis retos individuales como el club, que organiza dos travesías al año, lo hacemos siempre a favor de AEAL.

-¿Por algún motivo especial?

-Ya hay una amistad y son muchos años que estamos juntos en esto. Todos, de manera directa o indirecta, hemos tenido contacto con el cáncer y ésta es una asociación formada por pacientes que lo que quieren es ayudar a otros afectados y a sus familias. Porque tú puedes tener un tumor, pero ahí no se acaba la vida. Además, son personas que muchas veces tienen problemas adicionales por haber tenido un cáncer.

-Serán muchas horas nadando. ¿Cómo se prepara física y mentalmente?

-Ya he hecho retos complicados aunque cada uno es una nueva aventura y tiene unos hándicaps a los que sabes que te vas a enfrentar. En este caso, por ejemplo, son las bajas temperaturas del agua, que están a entre 14 y 15ºC, unido a unas corrientes muy fuertes que en ocasiones te imposibilitan llegar al final, hay fauna... con lo cual la preparación física es fundamental con un entrenamiento acorde a la distancia, la temperatura, aclimatarte nadando todo el año en agua fría sin neopreno (porque estas pruebas no se lleva). A nivel mental, el mismo entrenamiento muchas veces ya te va preparando psicológicamente. Cuando hice mi primer reto importante, que fue el Canal de la Mancha en 2012, estuve con un psicólogo deportivo que me ayudó mucho y desde entonces me han quedado muchos trucos que voy poniendo en práctica.

-¿Como cuáles?

-Uno de ellos, por ejemplo, muy sencillo, es la visualización del reto. Lo hago continuamente cuando voy a nadar al mar o incluso en la piscina. Veo vídeos o fotos de gente que ya lo ha conseguido y me veo a mí en esa situación, llegando a la otra costa, acabando el reto. O te visualizas en medio del mar con el agua en calma para que todo ello te genere paz interior, por decirlo de alguna manera.

-Y la alimentación, ¿la cuida de forma especial también antes, durante y después del reto?

-Durante todo el reto tienes que ir comiendo e hidratándote porque estas nadando muchas horas. En este caso son 26 km en línea recta que se convierten fácilmente en 30-35 km calculo, y en los retos que se han hecho hasta ahora pueden ser de media entre 10 y12 horas.

-Y cuando termina, ¿qué cuidados necesita?

-Lo primero intentar descansar, porque siempre me ha pasado que llevas tal subidón de adrenalina y de euforia que me cuesta dormir esa noche. Luego, intento tomar recuperadores, glutamina con aminoácidos, tomar bastante hidrato de carbono e hidratarme mucho. Y alguna cervecita con la familia y los amigos cae también.

Últimas noticias