Nuevo dardo contra el cáncer de mama avanzado

Llega un fármaco para tumores de pecho que no encontraban respuestas en el actual botiquín terapéutico, del que podrán beneficiarse al menos un 5% de las mujeres

  • Las mujeres con un cáncer de mama avanzado o metastásico representan el 5-6% | Eric Gaillard
    Las mujeres con un cáncer de mama avanzado o metastásico representan el 5-6% | Eric Gaillard

Tiempo de lectura 4 min.

13 de marzo de 2019. 12:25h

Comentada
Pilar Pérez Madrid. 13/3/2019

Más personalizados y más dirigidos. Así son las nuevas opciones terapéuticas que llegan al botiquín del cáncer de mama para evitar la muerte de las 6.500 mujeres al año. “Tenemos que destacar el aumento importante de la supervivencia en los últimos años, gracias a la incorporación de nuevos tratamientos y diagnósticos precoces. Por cada un 1% de avances, conseguimos una disminución del riesgo que evita la recaída de al menos unas 250 mujeres”, explica Encarnación González, oncóloga médico del Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada. La llegada de este nuevo fármaco, ribociclib (comercializado como Kisqali, por Novartis), supone una opción para aquellas pacientes que empezaban con un cáncer de mama en estado avanzado o metastásico, que supone entre un 5-6% de las mujeres, y aquellas que recaen tras un diagnóstico precoz, hasta un 30% de éstas.

“Se trata de encontrar un fármaco más eficaz que la quimioterapia, con menos secuelas y que haga vivir más y mejor a las pacientes. En definitiva, una mejor calidad de vida”, apunta Joaquín Gavilá, oncólogo médico de la Fundación Instituto Valenciano de Oncología (IVO) y miembro de la directiva del Grupo de Investigación en Cáncer de Mama (Solti).

Ver a pantalla completa

¿Cómo funciona?

Todo esto no sería posible si no hubiera “un profundo conocimiento de la biología y la genómica del tumor. La investigación ha dado sus frutos y lo que empezamos a conocer se traduce en respuestas para actuar contra los tumores. Más dirigidos, más seguros y más específicos”, subraya Aleix Prat, jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico de Barcelona y del equipo genómica trasnacional y terapias dirigidas en tumores sólidos de Idibaps, y miembro de la junta directiva de Solti.

Como explica José Ángel García Sáenz, oncólogo médico de la Unidad de Cáncer de Mama del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y miembro de la junta directiva de Geicam (Grupo de Investigación en Cáncer de Mama), “se trata de un inhibidor de CDK4/6 único en su clase que ha conseguido demostrar un incremento de la supervivencia libre de progresión en combinación con fulvestrant en pacientes de primera línea”.

Los estudios Monaleesa apuntan que superan las mujeres superan los 27 meses sin señales del cáncer, más del doble de lo que se conseguía antes con la terapia estándar. Esto se traduce como añade García Sáenz en que “hoy cuando la mujer sale de la consulta no tiene rasgos que la identifiquen como paciente en terapia, porque el fármaco borra la caída del pelo, el cansancio... No las dejan un asiento en el autobús”.

Así, las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama mestastásico HR+/HER2- podrán beneficiarse de esta terapia, ya disponible en España. Los expertos de Geicam y Solti han subrayado que con este tipo de fármacos se evita la toxicidad que añadían las anteriores opciones terapéuticas. “El gran reto de futuro es subdividir biológicamente los diferentes tipos de cáncer de mama metastásico y tratarlos de una forma mucho más personalizada, gracias también a la extensión de la biopsias líquida y sus posibilidades”, concluye Prat.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs