• 1

Por la transparencia de la industria farmacéutica

Farmaindustria: iniciativa de transparencia por el código de buenas prácticas

  • Humberto Arnés, Carmen Montón, Enrique Ruiz Escudero, Sergio Alonso y Francisco Marhuenda / Foto: Jesús G. Feria
    Humberto Arnés, Carmen Montón, Enrique Ruiz Escudero, Sergio Alonso y Francisco Marhuenda / Foto: Jesús G. Feria

Tiempo de lectura 5 min.

02 de julio de 2018. 20:27h

Comentada
2/7/2018

En la industria farmacéutica uno de los motores de la economía española –ya que en inversión de I+D copa el 20,3% del total – no hay duda de la necesidad, legitimidad y beneficio general de la colaboración con organizaciones y profesionales sanitarios, esencial para el progreso terapéutico y para la calidad de la prestación sanitaria. En la reciente presentación de la Memoria de 2017, se puso de manifiesto su «buena salud», ya que 25 medicamentos con nuevos principios activos llegaron a los pacientes españoles el año pasado.

La colaboración entre todos los actores genera un círculo virtuoso donde todos ganan: los profesionales sanitarios, puesto que actualizan y mejoran sus conocimientos sobre los medicamentos; la industria farmacéutica, que puede hacer así el mejor uso de la experiencia clínica y científica de los sanitarios; el sistema sanitario, que dispone de profesionales a la vanguardia del conocimiento y de constantes mejoras farmacológicas, y los pacientes y sociedad en general, receptores últimos de la oferta de servicios sanitarios.

Por esto, desde principios de la pasada década, las asociaciones nacionales de la industria farmacéutica de toda Europa (integradas en la denominada Efpia) han dado un paso importante basado en la autorregulación para introducir rigor en esas interacciones y, por tanto, garantizar la independencia de las partes. En España, esta acción se ha plasmado en el «Código de Buenas Prácticas de la Industria Farmacéutica», que ha experimentado continuas mejoras derivadas de su aplicación efectiva.

Necesario

Este es un paso significativo en las medidas de transparencia que en los últimos años ha hecho la industria farmacéutica para reforzar la confianza de la sociedad en el funcionamiento de nuestro sistema sanitario. La publicación de las relaciones con las asociaciones de pacientes, de los resultados de ensayos clínicos y de las resoluciones de autocontrol y los acuerdos de mediación ante la Comisión Deontológica son algunos ejemplos.

La apuesta de transparencia de que encabeza Farmaindustria es una iniciativa ambiciosa y pionera con respecto a otros sectores de la sociedad; constituye una postura honrada y valiente que, aunque tenga su hito con la publicación de datos cada mes de junio, responde a un compromiso real de mejora que se consolidará y optimizará en los próximos años. Este acto de publicación de datos de colaboración, que lleva ya dos años en marcha, cuenta con una acogida positiva que también han dispensado entidades ajenas a la sanidadd, como el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y la Fundación Transparencia Internacional España, y refleja las crecientes expectativas de la sociedad en esta materia de transparencia. También, y sobre todo, refuerza a la industria en una decisión que ha de ser compartida con los profesionales sanitarios y que contribuirá a mostrar el rigor y la independencia con la que se produce su colaboración.

Para el desarrollo del proceso, desde la industria se ha buscado la colaboración de las autoridades sanitarias y, en especial, de los representantes de los profesionales sanitarios. A lo largo de los dos últimos años, desde Farmaindustria y desde la Unidad de Supervisión Deontológica, responsable de velar por el cumplimiento del Código de Buenas Prácticas de la Industria Farmacéutica, se han celebrado reuniones constantes con sociedades científicas y colegios profesionales, con el objetivo primordial de compartir la iniciativa y las opiniones e inquietudes de los profesionales y resolver las dudas que se plantearan.

También destacan en la Memoria los datos referentes a la aplicación del Código de Buenas Prácticas de la Industria Farmacéutica, por cuyo cumplimiento vela la Unidad de Supervisión Deontológica. Fruto de la apuesta del sector por la transparencia es que se hacen públicas las colaboraciones con organizaciones y profesionales sanitarios y organizaciones de pacientes, las mediaciones y sanciones del Sistema de Autorregulación y las evaluaciones de las reuniones científico-profesionales organizadas por terceros. En 2017 la Unidad de Supervisión Deontológica analizó y verificó 5.377 reuniones científicas, de las que el 95% cumplían con el Código y el 5% restante necesitó correcciones.

En la intervención de la presentación en la Asamblea General de 2018, Jesús Acebillo, presidente de Farmainsutria ratificó el compromiso del sector con esta transparencia a escasas fechas de que las compañías farmacéuticas publiquen de forma individualizada todas las colaboraciones con organizaciones y profesionales sanitarios. «No era un reto fácil, todos los sabemos. Pero dimos el paso, y a finales de este mes de junio daremos otro más, ya claramente de consolidación. Esto nos coloca a otro nivel ante la sociedad. No hay sector que haya hecho una apuesta como ésta. De hecho, la gran mayoría de los medios y las organizaciones e instituciones de referencia han visto la iniciativa en positivo, y así nos lo han reconocido, incluso premiándonos. Sin duda, nos presenta ante la sociedad como un sector moderno, abierto y consecuente, que no será perfecto, pero que tiene la voluntad clara de hacer las cosas mejor».

PERFIL
Ejemplo de patronal

Creada en 1963, Farmaindustria es la Asociación Nacional Empresarial de la Industria Farmacéutica establecida en España. Agrupa a la mayoría de los laboratorios farmacéuticos innovadores establecidos en nuestro país, lo que supone la práctica totalidad de las ventas de medicamentos de prescripción bajo patente en España. Representa, pues, a un sector estratégico para la sociedad, tanto por la naturaleza de su actividad, basada en su compromiso con la salud, como por su aportación empresarial y económica, de altísimo valor añadido: la industria farmacéutica. Las compañías farmacéuticas proporcionan a la sociedad uno de los bienes más preciados y que más contribuye al bienestar y a la salud de la población: el medicamento. Son las que investigan, desarrollan, producen y comercializan los fármacos que alivian dolencias y curan enfermedades.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs