Rodillas a la carta

El Hospital Universitario Dexeus y el Hospital Quirónsalud Barcelona han empleado una técnica para reconstruir en 3D esta articulación e implantar con éxito prótesis personalizadas

  • El diseño se basa en un estudio de imagen por TAC que permite una recostrucción tridimensional de la articulación del paciente
    El diseño se basa en un estudio de imagen por TAC que permite una recostrucción tridimensional de la articulación del paciente

Tiempo de lectura 4 min.

17 de septiembre de 2019. 19:30h

Comentada
Pedro del Corral Madrid. 18/9/2019

ETIQUETAS

Si por algo se caracteriza la rodilla es por ser la articulación más compleja del cuerpo humano. Ella es la encargada de soporta la mayor parte del peso corporal al caminar o al correr, por lo que también es la más propicia a lesionase cuando se practica algún deporte. De hecho, éstas son habituales a cualquier edad, provocando molestias y dificultades para desplazarse. Hasta el punto, en algunas ocasiones, de limitar su función en diferentes grados. En esos casos, una de las opciones que mejor resultados tiene es la colocación de una prótesis, un elemento de metal y polietileno que sustituye la articulación y facilita su movimiento. Un campo en el que acaba de acontecer una verdadera revolución: el Hospital Universitario Dexeus y Hospital Quirónsalud Barcelona han conseguido emplear implantes únicos y personalizados.

“Este nuevo procedimiento consiste en la fabricación especial de una prótesis que coincide al 100% con la rodilla del enfermo, antes de estar afectada por el desgaste”, explica Lluís Puig, especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Quirónsalud Barcelona. “El concepto es contrario al de los sistemas clásicos, donde se adaptaba la articulación del paciente a la forma estándar de las prótesis disponibles en el mercado”. Aquí, el paradigma cambia: es ésta la que se fabrica a medida de la persona. El diseño empieza con un estudio de imagen por TAC que permite una reconstrucción tridimensional exacta de la rodilla, así como de todo el material necesario para la intervención quirúrgica, también ajustado a la anatomía del paciente. El proceso está totalmente automatizado y garantiza que tanto el implante como los instrumentos que se utilizarán durante la cirugía están hechos única y exclusivamente para la rodilla de cada paciente, por lo que la adaptación del implante al plato tibial y al fémur resulta perfecta, evitando así errores de medición que pueden ocurrir con el uso de tallas estandarizadas.

Rodilla

“El procedimiento es muy seguro ya que no sólo se fabrica la prótesis a medida del paciente, los instrumentos para realizar los cortes óseos durante la cirugía también se fabrican específicamente para la intervención. De esta forma se evitan los errores de colocación”, continúa Puig, pionero en el uso de estos avances y experto en cirugía de reemplazo de rodilla y cadera. Por lo tanto, los beneficios para el paciente son claros: se disminuyen los riesgos, se reducen las dolencias por desajuste e inestabilidad y se facilita que la recuperación sea más rápida. “La intervención consiste en la sustitución de toda la parte de cartílago desgastado de la rodilla, incluidos los meniscos, por implantes metálicos y un espaciador para facilitar el deslizamiento de los componentes en los movimientos de la articulación. Los primeros estudios comparativos ya reflejan menos fallos en la fijación del plato tibial y, por supuesto, en los tamaños de los implantes que en los métodos tradicionales. De esta forma, se asegura mejor la distribución de las cargas sobre la rodilla”, añade Ignacio Ginebreda, jefe del Departamento de Reconstrucción y Alargamiento del Hospital Dexeus. Tal es la rapidez y el éxito de estas operaciones que la persona puede iniciar la rehabilitación a las pocas horas de abandonar el quirófano.

No obstante, si bien éste es un sistema que no sirve para todos los pacientes a día de hoy, sí constituye una opción idónea para la gran mayoría. “Prácticamente, está indicado para todos ellos, pero en aquéllos que presentan una gran deformidad o necesitan prótesis con vástagos más largos o mayor estabilización hay que recurrir a modelos diferentes”, mantiene Ginebreda. A lo que Puig añade al respecto: “Confiamos que en un breve período de tiempo, todos los pacientes puedan beneficiar de él”.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs