Un nuevo brote de ébola en Liberia desata las alarmas

Una mujer llora la muerte de un familiar por ébola en Monrovia

Liberia ha colocado a 153 personas bajo vigilancia sanitaria en un intento de controlar el nuevo brote de ébola que sacude al país, según han informado fuentes sanitarias, tan solo dos meses después de que se hubiera declarado libre del virus, informan las agencias EP y Reuters.

Tres nuevos casos de ébola han sido registrados este viernes en Liberia. El primero de estos afectados ha sido un joven de 15 años, Nathan Gbotoe, del suburbio de Paynesville, situado al este de la capital, Monrovia. Dos miembros más de su familia han sido declarados positivos en el virus y han procedido a ser trasladados al hospital.

«Tenemos tres casos confirmados y hemos registrado 153 contactos. Los hemos catalogado como alto, medio o bajo dependiendo del riesgo que poseen», ha declarado a Reuters el jefe médico de Liberia, el doctor Francis Katé.

El país ha sufrido un gran número de muertes en el que ha sido el peor brote de ébola en la historia, durante el que han perdido la vida casi 5.000 personas.

Por contra, ya han sido dos veces las que Liberia ha sido declarado como libre del virus por la Organización Mundial de la Salud, una en mayo y otra el pasado 3 de septiembre, a pesar de lo cual nuevos brotes continúan apareciendo.

Se desconoce la vía por la que Gbotoe se ha visto infectado y Katé no ha arrojado ninguna explicación al respecto, salvo la confirmación de que la investigación sigue su curso.

La hipótesis de una infección a través de la frontera parece improbable ya que los países vecinos, Guinea y Sierra Leona, se encuentran libres del virus, este último declarado como tal el mes pesado.

En el barrio de Duport Road, en Panynesville, equipos médicos han recorrido casa por casa este sábado proveyendo de agua y comida a los vecinos de la familia afectada, considerados en riesgo de contagiarse de la enfermedad.

La epidemia, por su parte, ha sacudido fuertemente la economía nacional, y su presidente, Ellen Johnson Sirleaf, ha señalado que llevará dos años al país recuperarse del golpe. A pesar de ello, en contraste con los meses anteriores, no se han levantando barreras ni se han visto soldados asegurando la cuarentena.

Asimismo, el anterior brote del virus en Liberia se cree que pudo haber sido provocado por un encuentro sexual, ya que el virus sobrevive en el semen de los varones hasta nueve meses tras la infección, un tiempo de vida mucho mayor que en sangre.

Además, es teóricamente posible que un animal, previamente infectado por el virus, pueda iniciar una nueva cadena de afectados. Así, en el brote que sacudió la zona occidental del continente africano y que dejó 11.300 víctimas mortales, fue un murciélago el que inició la transmisión.

EP/Reuters