• 1

Un nuevo fármaco acaba con la malaria en una sola dosis

La tafenoquina actúa frente al parásito más frecuente fuera de África

  • Imagen del mosquito que transmite la malaria / Archivo
    Imagen del mosquito que transmite la malaria / Archivo

Tiempo de lectura 4 min.

01 de agosto de 2018. 16:25h

Comentada
Eva S. Corada Madrid. 1/8/2018

Los esfuerzos en la lucha contra la malaria parecen estar dando sus frutos. Esta misma semana, la Agencia Americana del Medicamento (FDA por sus siglas en inglés) acaba de aprobar el primer fármaco frente a esta enfermedad en 60 años. La tafenoquina, que así es como se llama, es capaz de eliminar con una sola dosis –el fármaco actual requiere de 14 días de tratamiento– del hígado el parásito Plasmodium vivax, la forma predominante fuera de África, lo que contribuirá a disminuir el número de casos reincidentes y será un paso importante para la eliminación de la enfermedad.

«El pobre cumplimiento de la terapia pautada es una de las principales dificultades para la lucha contra la malaria, lo que se traduce en fallos terapéuticos y provoca desarrollo de resistencias. Sin embargo, la tafenoquina podrá sustituir el tratamiento de primaquina, que exigía ser administrada durante 14 días consecutivos. El avance en este sentido es muy significativo y elimina de esta forma la posibilidad de que el paciente interrumpa la terapia», explica el director de Biología del centro de investigación del DDW (Diseases of the Developing World) que la compañía farmacéutica GSK tiene en Tres Cantos (Madrid), Javier Gamo. El DDW ha sido el encargado de asegurar la solidez de los estudios farmacológicos y aspectos relacionados con el perfil antimalárico de la tafenoquina, contribuyendo a la aprobación de este importante fármaco.

El mecanismo de acción de este nuevo medicamento –desarrollado por GSK en colaboración con Medicines for Malaria Venture– está basado en la eliminación de las formas latentes del parásito que se encuentran en el hígado, conocidos como hypnozoitos. Así, la tafenoquina es capaz de actuar a nivel hepático e impedir que se establezca la infección en sangre que origina los síntomas clínicos de la malaria.

Compleja biología

La razón por la que se ha tardado tanto en encontrar un tratamiento eficaz contra la enfermedad responde a dos aspectos fundamentales: las resistencias que el parásito desarrolla por una parte y la dificultad de eliminar las formas latentes del parásito en el hígado, por otra. «La biología adaptativa del parásito y la falta de cumplimiento de los tratamientos pautados son las principales causas del desarrollo de dichas resistencias ya que es capaz de vencer la eficacia de los nuevos fármacos en muy poco tiempo. El otro aspecto, al existir parásitos con el metabolismo inactivo, es que resulta difícil encontrar medicamentos que puedan interferir en procesos esenciales y matar al parásito. La tafenoquina sí puede hacerlo», señala Gamo.

Si bien se trata de un paso importantísimo para lograr el objetivo marcado por la OMS para conseguir erradicar el paludismo (cuyo plazo se ha fijado en el año 2030), la FDA alerta de que, aunque eficaz, tiene importantes efectos secundarios que deben tenerse en cuenta, recomendando que las personas sean evaluadas antes de que se les administre. Y aún quedarían lo casos en que la malaria es causada por otro parásito, el Plasmodium falciparum. «Probablemente no se pueda conseguir la eliminación total para esa fecha. Los últimos datos parecen indicar que estamos en una fase de transición y que los avances para bajar los casos y muertes relacionados han sufrido un parón repentino. No obstante, soy optimista y confío en que fármacos como la tafenoquina contribuirán a reducir muy significativamente la incidencia de la enfermedad para esa fecha», concluye el experto.

Últimas noticias