• 1

Vacuna gripe: Sólo cinco autonomías eligen la composición que marca la OMS

Este año la Organización Mundial de la Salud recomienda en primer grado la inmunización frente a cuatro subtipos del virus respiratorio con el fin de evitar la incidencia de la epidemia del pasado año

  • Vacuna gripe: Sólo cinco autonomías eligen la composición que marca la OMS

Tiempo de lectura 4 min.

23 de octubre de 2018. 18:30h

Comentada
Pilar Pérez Madrid. 22/10/2018

Esta semana se da el pistoletazo de salida a las campañas de vacunación contra la gripe en muchas autonomías, a excepción de Asturias y Navarra que ya empezaron el pasado lunes. Este año la novedad reside en que cinco comunidades, Melilla, Canarias, Galicia, Castilla y León y Asturias, han apostado por seguir las instrucciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y han optado por la inmunización frente a cuatro subtipos del virus. ¿Por qué resulta tan importante?

La epidemia el año pasado fue significativamente más agresiva que en los anteriores, tanto a nivel nacional como a nivel global. En concreto, en España se dio la tercera temporada más dura de la última década; en Europa hubo cifras superiores a años previos y se registró un mayor número de hospitalizaciones e ingresos en las unidades de críticos. Si cruzamos las fronteras continentales, en Asia, China y Japón también describieron niveles elevados y en EE UU, el número de casos se disparó de forma alarmante.

Así que para evitar que este año la onda epidémica deje una huella tan profunda en los ciudadanos desde la OMS han decidido que la mejor defensa está en la máxima protección. Hasta ahora, la opción de la vacuna tetravalente era la «segunda alternativa» y para un uso en población de riesgo, pero visto que el año pasado la elección de los subtipos no fue «acertada» y que circularon a nivel global distintas variedades de B, la estrategia ha cambiado. Como manifiesta la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), la efectividad de la vacuna antigripal se ve afectada por el grado de concordancia entre las cepas circulantes y las incluidas en la vacuna y «desde hace cuatro años no ha habido concordancia entre la cepa B circulante y la que contiene la vacuna».

Resulta difícil conocer con exactitud las características del virus que va a circular cada temporada, ya que son muy cambiantes y cada año la OMS propone la composición de la vacuna, con cepas A y B que son los que causan epidemias en humanos; y en esta ocasión ha recomendado dos de cada. Esther Redondo Margüello, coordinadora del Grupo de Trabajo de Actividades Preventivas y Salud Pública de Semerge explica que «en la vacuna es importante que se incluyan las cepas y los linajes de los virus predominantes. Por eso, que haya dos de cada es un seguro frente a la infección». Redondo también recalca el hecho de que el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades haya sido explícito a la hora de recomendar en primera instancia la forma tetravalente. «En materia de inmunización, todo evoluciona y si ahora tenemos la posibilidad de incluir cuatro en vez de tres, pues mejor», subraya Redondo.

Aumentar coberturas

Dado el hecho de que «no se pueden hacer previsiones para la temporada 2018-2019, ya que el virus de la gripe es imprevisible. En todo caso, y sin poder aventurar la intensidad de la onda epidémica, lo que sí que esperamos es que vuelva con fuerza por Navidad», como asegura Manuel García Cenoz, médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública del Servicio de Epidemiología y Prevención Sanitaria del Instituto de Salud Pública de Navarra, lo que queda es emplear «armas de prevención masivas», como las vacunas.

En este sentido, uno de los colectivos más vulnerables son los mayores de 65 años, donde se dieron 22 de los 27 brotes identificados la pasada campaña por el Sistema de Vigilancia de la Gripe en España. Quizás, cabe mencionar que una de las razones de esto puede deberse a que sólo cinco de cada diez adultos en esta franja de edad se vacunase, cuando la OMS recomienda coberturas por encima del 75%. En esta materia, desde el Ministerio de Sanidad han elaborado un documento que recoge la recomendación expresa al colectivo de profesionales sanitarios de que den ejemplo y se vacunen, pese a que esta opción sólo la escogen tres de cada diez. «Aquí tenemos que hacer un esfuerzo nosotros y llegar al menos al 40% que pide el Ministerio. No sólo por nuestra salud, sino porque podemos ser transmisores del virus», insiste Redondo.

Junto a ellos, los pequeños de la casa no sólo se infectan sino que en la mayoría de las ocasiones actúan de «vectores» de la infección. Por eso, Josep de la Flor, pediatra de Atención Primaria recuerda que «la vacunación anual es la mejor estrategia para reducir el número de afectados de la gripe. A la clásica recomendación de vacunar a los niños con enfermedades crónicas, crece la tendencia de recomendación de vacunar a todos los niños sanos a partir de los seis meses. La eficacia de la vacuna, que depende fundamentalmente de la concordancia entre los virus previstos y los realmente circulantes, oscila entre el 70-80%, aunque es menor en niños, especialmente en menores de dos años».

Cabe destacar que, según Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV), «este tipo de herramientas son muy útiles y necesarias, ya que ponen de manifiesto la importancia de que todos los agentes implicados trabajemos conjuntamente para lograr un objetivo común. La gripe no es una enfermedad banal, ya que puede comportar graves complicaciones para la salud, así que hay que aumentar las coberturas».

Ver a pantalla completa

Últimas noticias