Europeístas

España es un buen lugar para empezar a reivindicar Europa. Aprender de la historia para no repetir errores y seguir manteniendo vivo un espíritu de superación continuo. Hablaremos de sostenibilidad, lo importante que son los mercados y la solidaridad, proteger a la familia moderna para que transmita valores y, todo ello, con un nuevo lenguaje más amable, inclusivo y dialogante, porque todos somos Europa y nosotros somos Europeístas.

  • Image

El poder de un día

true

Sobre el autor

José Francisco Sigüenza, Rocío Santos, Miguel Ángel Arranz Molins, Carmen Serrano

José Francisco Sigüenza (@jfsiguenza). Estudié en Salamanca Ciencias Físicas. Oficial del Ejército del Aire, en la actualidad Capitán Reservista Voluntario. Participé en las misiones de paz de la antigua Yugoslavia y Afganistán, soy paracaidista y especialista NBQ (nuclear, biológico y químico). En la actualidad trabajo en la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). Rocío Santos (@RocioEuropeista) Estudié Ingeniería Superior de Telecomunicación en la Universidad Politécnica de Madrid. Mi proyecto fin de carrera lo hice en Sony International GmbH en Stuttgart (Alemania). He estado también formándome en Inglaterra, Gales, Estados Unidos y Suecia. Desde 2003 trabajo como ingeniera especializada en patentes tecnológicas, primero en Holanda y desde 2009 en Berlín. Miguel Ángel Arranz Molins (@mangelarranz) Bilingüe español-francés. Soy profesor de Seguridad acreditado por la Dirección General de la Policía con Máster en Gestión Integrada en Prevención, autor del libro Guía Práctica de Seguridad Infantil en el Hogar y secretario de organización de la Asociación Nacional de Profesores Acreditados de Seguridad Privada. Tutorizo el trabajo de fin de grado de los alumnos de Criminología de la Universidad Europea de Madrid. Soy Concejal/Portavoz del Grupo Municipal de UPYD en el Ayuntamiento Alcobendas. Colaboro con de Onda Cero Madrid Norte. Carmen Serrano Hospital (@seamos_una_voz). Licenciada en Derecho por la Universidad de Deusto, dedicada a asesorar a empresas. En la actualidad, trabajo en una agencia de desarrollo local. Presidenta de la Asociación iQual. En Europeístas coordino el grupo de trabajo de Familia junto con Arky.

Por José Francisco Sigüenza

La semana comenzaba con el 8 de octubre, un día en el que muchos reivindicaban la reacción del pueblo español y catalán, catalán y español, al desafío que supuso el referéndum ilegal del día 1 de octubre.

El 1 de octubre de este año se convirtió en una fecha para reivindicar, por esa otra parte de catalanes que no quieren estar en España, que ellos habían decidido el estar fuera de la nación española. El 1 de octubre en España y durante muchos años, se celebró el nombramiento de Francisco Franco como Jefe del Estado de las tropas sublevadas contra la II República. Esa misma II República concedió, un 1 de octubre, el derecho al voto a las mujeres, cosa por la cual muchos celebramos ese día. Las fechas, según se utilicen, tienen un gran poder en sí mismas y, como vemos, pueden servir lo mismo para ensalzar la democracia como para celebrar el nacimiento de una dictadura. Las fechas son el punto de apoyo en el que hacer palanca para hacernos eco de nuestras reclamaciones. Actos, desfiles, fiestas, juegos... Todo vale para poner un círculo en el calendario y alertar de la necesidad de cambiar o perpetuar algo.

Hay días mundiales como el 1º de mayo o el 8 de marzo, el día del trabajador y de la mujer, que ponen el acento de un modo determinante y poderoso en la reivindicación de algo que entendemos todos justo. Llegar a conseguir algo así, y me refiero a un grado tal de consenso que ninguna fuerza política ponga en duda lo justo de lo que se reclama, es algo muy difícil de conseguir, pero no imposible.

Los europeos compartimos muchas cosas en común, muchas más de las que nos imaginamos. Aparte de los muchos préstamos lingüísticos que fruto de las conquistas y migraciones internas tenemos en nuestro vocabulario, están las influencias artísticas que las diferentes escuelas hicieron en cada momento, el gótico y el románico que atravesaron Europa entera, las alianzas que surgieron por las guerras y la capacidad de construir cosas juntos tan importantes como un espacio único sin fronteras, unas becas universitarias o una sonda espacial.

Europa también necesita de su día. Un día de todos para celebrar y reivindicar lo que nos une. El 9 de mayo.

¿Imaginan un “Máster Chef” europeo que nos muestre la vida de una científica polaca, de un zapatero italiano o un conductor de tranvías portugués? ¿Imaginan que la gran final fuese el 9 de mayo, el mismo día en el que la selección europea de baloncesto se enfrenta en un amistoso con la de los EE.UU.? ¿Imaginan que ese mismo 9 de mayo fuese festivo y que celebrásemos todos juntos que el futuro lo decidimos entre todos? Sería fantástico tener un día así. Hoy, cuando escribo estas líneas, es día 9, el día en el que John Lennon cumpliría 78 años, el mismo que dijo que hay que imaginar, que es fácil si lo intentas.

Imaginemos...

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias