Europeístas

España es un buen lugar para empezar a reivindicar Europa. Aprender de la historia para no repetir errores y seguir manteniendo vivo un espíritu de superación continuo. Hablaremos de sostenibilidad, lo importante que son los mercados y la solidaridad, proteger a la familia moderna para que transmita valores y, todo ello, con un nuevo lenguaje más amable, inclusivo y dialogante, porque todos somos Europa y nosotros somos Europeístas.

  • Image

Más Vale Prevenir

true

Sobre el autor

José Francisco Sigüenza, Rocío Santos, Miguel Ángel Arranz Molins, Carmen Serrano

José Francisco Sigüenza (@jfsiguenza). Estudié en Salamanca Ciencias Físicas. Oficial del Ejército del Aire, en la actualidad Capitán Reservista Voluntario. Participé en las misiones de paz de la antigua Yugoslavia y Afganistán, soy paracaidista y especialista NBQ (nuclear, biológico y químico). En la actualidad trabajo en la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). Rocío Santos (@RocioEuropeista) Estudié Ingeniería Superior de Telecomunicación en la Universidad Politécnica de Madrid. Mi proyecto fin de carrera lo hice en Sony International GmbH en Stuttgart (Alemania). He estado también formándome en Inglaterra, Gales, Estados Unidos y Suecia. Desde 2003 trabajo como ingeniera especializada en patentes tecnológicas, primero en Holanda y desde 2009 en Berlín. Miguel Ángel Arranz Molins (@mangelarranz) Bilingüe español-francés. Soy profesor de Seguridad acreditado por la Dirección General de la Policía con Máster en Gestión Integrada en Prevención, autor del libro Guía Práctica de Seguridad Infantil en el Hogar y secretario de organización de la Asociación Nacional de Profesores Acreditados de Seguridad Privada. Tutorizo el trabajo de fin de grado de los alumnos de Criminología de la Universidad Europea de Madrid. Soy Concejal/Portavoz del Grupo Municipal de UPYD en el Ayuntamiento Alcobendas. Colaboro con de Onda Cero Madrid Norte. Carmen Serrano Hospital (@seamos_una_voz). Licenciada en Derecho por la Universidad de Deusto, dedicada a asesorar a empresas. En la actualidad, trabajo en una agencia de desarrollo local. Presidenta de la Asociación iQual. En Europeístas coordino el grupo de trabajo de Familia junto con Arky.

ETIQUETAS

Por José Francisco Sigüenza

Tengo una muy buena amiga que me dice que no use tantos chascarrillos y frases hechas, pero, ¿qué le voy a hacer si el refranero popular es tan sabio? Voy a no hacerle caso por esta vez y a escribir hoy sobre “ponerse la tirita antes de que nos salga el grano”.

Las relaciones humanas no son sencillas, la amistad y el compañerismo pueden proporcionarnos instantes fantásticos de inmensa alegría, pero también es cierto que las disputas y la crispación pueden sacar lo peor de nosotros mismos y hacer que lo bueno se convierta en un infierno. Esto ocurre con mucha frecuencia en el ámbito familiar, hermanos que se dejan de hablar por una herencia o esa pareja que en su día se amó y ahora no para de pelear en los juzgados.

Quedémonos con el segundo ejemplo. Desde que se legalizó el divorcio en España, muchos son los matrimonios que se han roto proporcionando a cada cónyuge la posibilidad de rehacer su vida y comenzar una nueva etapa. Pero también, no podemos obviarlo, han aparecido nuevos problemas sobre los que debemos reflexionar. Los juzgados de familia están llenos de frustración y despecho y estas no son las mejores circunstancias para tratar de llegar a acuerdos. Al final, muchos son los daños colaterales que generan estas situaciones, no están sólo los progenitores que ven como parte de su vida desaparece, también tenemos a los abuelos, tíos, amigos y, sobre todo, a los más inocentes, los hijos.

Mucho se ha legislado en este asunto desde entonces y varias son las opciones que se están barajando para mejorar la situación. Desde la custodia compartida, hasta el contemplar a los abuelos como parte de ese régimen de visitas que se ha de establecer. El problema de estas medidas legislativas es que, cuando se han de aplicar, siempre se hacen en el momento que la tensión es máxima y la frustración de la situación más puede nublar el entendimiento de las partes. Nos encontramos en la fase del reproche, aquella en la que es más complicado controlar las palabras y, como decía Sabina, “cada vez más tú, cada vez más yo y menos de nosotros”.

Si esto es así, ¿no podría venir la solución de tratar de legislar antes? En pactar unas acciones “por si llega el momento”, cuando más amor hay en la pareja, cuando las ganas de construir son máximas. Esto que propongo ya se hace en el régimen económico que regirá la pareja. Antes de establecer el vínculo, se ha de elegir entre un régimen de gananciales o de separación de bienes y, si no se quiere entrar en ello, la ley, dependiendo de la comunidad autónoma, otorga uno u otro.

¿Por qué no se puede hacer lo mismo con la custodia de los hijos o con el régimen de visitas? Una especie de contrato prematrimonial que evite tener que pelearse llegada la ruptura, ya que todo quedó claro cuando más fácil era llegar a un entendimiento.

Ya lo decía aquel programa de Ramón Sánchez Ocaña, más vale prevenir. El refranero es sabio, apliquémoslo.

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias