El Safari Park de Madrid y el extraño caso del burrito come coches

Hoy hablamos de otro plan original en Madrid: El Safari Park.

Fui con mi familia hace poco y la verdad es que la excursión tuvo “lo suyo”.

Es un parque que está en Aldea del Fresno, en Madrid. Es de animales pero se diferencia de otros parques en el hecho de que en éste los animales están en semi-libertad. También hay un mini-zoo, un espectáculo de aves rapaces, zona de felinos, de rapaces, una zona de karts, un tobogán gigante... vamos, que echas el día allí sin ningún problema.

También tienes una zona para comer que no es muy moderna que digamos pero te saca del apuro. Menús compuestos por hamburguesas, perritos y bocadillos en una zona de picnic.

Lo más curioso es que para ver la sección de animales en semi-libertad recorres un trayecto definido dentro de tu coche.

A algunos animales los ves a cierta distancia, pero otros se acercan al coche y les puedes dar de comer (te venden paquetes de zanahorias en la entrada). Allí todos lo pasamos bien. Bueno, todos... menos el coche. Un simpático pero ansioso burrito no se tomó muy bien que cerrásemos la ventanilla del coche para seguir nuestro camino y le pegó un “bocao” al coche. ¡Lo que leéis! ¡Sus dientes se quedaron marcados en la carrocería! Cuando nos bajamos del coche a comprobarlo no dábamos crédito.

Por eso recomiendan que los coches no se paren. Pueden andar despacio pero sin parar. El coche de delante (como suele pasar) hacía lo que le apetecía en cada momento y nos paraba a nosotros... y luego pasa lo que pasa.

Otra zona donde hay que tener cuidado es la de monos. Si paras los monos se pueden subir al coche y te lo dejan como el rosario de la Aurora. Ahí no tuvimos problema porque había un guardia controlando que ningún coche se parara.

A pesar de las incidencias, pasamos un día genial y completo, ¡lo recomiendo totalmente!

En su web (www.safarimadrid.com) podéis consultar los horarios y precios. ¡Feliz aventura!